¿De verdad comerías en casa de un desconocido a través de Uber?

Actualidad

En Francia, el sector de la hostelería está presionando al Gobierno para prohibir la “restauración colaborativa”, un sistema que consiste en la reserva online de cenas caseras. Es el Uber de la comida, pero no se trata de la polémica compañía en continuo enfrentamiento con el sector taxi, sino de varias otras que se han sumado a este singular negocio que está perjudicando gravemente a la hostelería. Hablamos de Francia, pero, ¿comerías en casa de un desconocido a través de un sistema tipo Uber?

Cada vez son más las startups que se suman a este tipo de negocios colaborativos, donde el núcleo del negocio varía, pero en definitiva consiste en poner en contacto a particulares como modelo de negocio. ¿Quieres transporte? Un hombre o mujer de a pie, sin su licencia necesaria y tributar como tal, puede convertirse en tu taxista, todo ello bajo la administración y gestión de esta startup. ¿Quieres comer? Pues eso, esta empresa se encarga de ponerte en contacto con un amo o ama de casa dispuesto a ganar dinero con su cocina casera. Y a cambio, ¿qué recibes tú? Por supuesto, el ahorro económico. Ahora bien, ese ahorro tiene su coste por otro lado, y es que prescindimos de importantes garantías profesionales.

uber comida casa

Nadie dijo que el curso de manipulador de alimentos fuese la cima de la higiene, una garantía de que no te infectará la bacteria escherichia coli. Vale, pero los hosteleros ofrecen garantías y asumen responsabilidades como profesionales de su sector. ¿Que es más caro que comer en casa? Por supuesto, en muchos casos sí, pero estamos pagando por un servicio profesional, y todo lo que eso significa. Ahora bien, la proliferación de las aplicaciones móviles, porque este es uno de los mayores desencadenantes de la cuestión, está provocando que “todo el mundo se crea profesional de todo”. Que no, señores, que no es así.

Por el momento en Francia, el servicio del que hablamos cuenta con 3.000 hogares-restaurante, y puede parecer una cifra muy reducida, pero la evolución de Airbnb en el mismo país muestra cómo se pasó de 7.000 viviendas a 50.000 en sólo 3 años. Casi nada. A modo de opinión personal, y quien quiera que opine en los comentarios, podría quizá llegar a ceder en el transporte y dejar que un desconocido me lleve en su coche, con lo cual tampoco estoy siquiera de acuerdo. Ahora bien, en la boca no me meto cualquier cosa. No penséis mal.

Quizá también te pueda interesar…

Escrito por Carlos González

Fuente > Telegraph

Continúa leyendo
Comentarios
11 comentarios
    1. TheV1ruSS 31 Ago, 15 9:06 pm

      Apruebo tu comentario! 🙂

  1. p2pforever 31 Ago, 15 9:20 pm

    En Francia no se pero en Asturias un menú del día cuesta 8 euros, buena comida y abundante, hoy por ej. he estado con una amiga, de primero hemos pedido una guisantes con jamón y ensaladilla rusa la otra y como las raciones son tan abundantes hemos podido comer las dos los dos platos

    De segundo cordero guisado con patatas y de postre tarta de queso aparte del pan y agua, hay 3 primeros para elegir, otros 3 segundos (a veces 4), y otros 3 ó 4 postres para elegir, por este dinero yo tengo muy claro que en mi vida usaré el catering de un desconocido

  2. tondo 31 Ago, 15 9:25 pm

    Como la comida casera nada no hay nada , es mejor de mas calidad y seguro que higiene habrá de lo contrario no tendría éxito, los restaurantes solo hay que ver pesadilla en la cocina y ver las cocinas cocineros lo sucios que son algunos y no digamos las comidas congeladas, por lo tanto como en casa nada siempre hay excepciones claro , pero si quieren tener exito estos restaurantes caseros deberán ser limpios y de calidad precios bajos por supuestos

    1. txoni 01 Sep, 15 2:14 am

      Con perdón, pero eso depende de cada casa 😉 No tienes más que leer los cientos de blogs y sus recetas, para ver que cocina realmente decente, así como higiénicamente y nutritivamente aceptables, se harán como mucho en el 10% de ellas.

      Ten en cuenta que esos programas que mencionas son realities, y están pensados ex profeso para conseguir la audiencia necesaria, sea como fuere. Buscan y filtran lo peor del país para mostrarlo en sus programas. Y viendo tu comentario, veo que lo consiguen 😉

      Son precisamente los programas de la tele, similares al que acabas de comentar los que están fomentando que restaurantes cutres vayan creciendo como champiñones en todas las esquinas. Lo están poniendo de moda, y están hundiendo la imagen del negocio.

  3. lordman 31 Ago, 15 10:02 pm

    Lo único que tienes claro cuando subes a un taxi o cuando vas a un restaurante es que hay un seguro por detrás que cubrirá lo que suceda y gracias a ese seguro puedes reclamar y tener donde rascar, bueno, y que también pues poner la reclamación en consumo, etc etc… es decir, si la lian hay unas garantías detrás que protegen al consumidor.

    Pero lo de que estamos pagando por un servicio profesional, eso ya entre comillas, en muchas ocasiones vas a la aventura y a ver si tienes suerte de que no te timen demasiado porque incluso en restaurantes el hecho de pagar caro no quiere decir nada, solo quiere decir, que has pagado bastante por el menú.

  4. txoni 01 Sep, 15 2:01 am

    Hoy en día el 90% de restaurantes poco tienen de “servicio profesional”, aparte de tener los papeles en regla. Cualquiera que sabe freír un huevo sin romperlo y rallar un poco de trufa (índicum, por supuesto) sobre la yema parece haberse ganado el derecho de colgar el cartelito de “gastrobar” y cobrar 4 veces más que el negocio de al lado.

    En fin, mientras la tele y los realities de cocina (es lo que realmente son) convenzcan a la gente de que la cocina es el novamás de los negocios, de que los productos basura con sello “masterchef” ofrecen todas las garantías y razones para cobrar el doble por ellos, y de que cualquiera puede hacerlo gobierne la forma de pensar, así seguirá siendo.

    Hasta que se cansen, y la moda cambie a la del MasterHairdresser, MasterButcher o MasterFamilyDoctor

  5. Nova6K0 01 Sep, 15 5:07 pm

    Por supuesto si cocina bien y no necesito ir a un restaurante de estos que te ponen “tortilla deconstruida” o “huevo de codorniz en salsa de arándanos” y te cobran 60 € y te vas casi con más hambre de la que venías.

    A mí me ponen huevos fritos, con patatas y chistorra y soy el hombre más feliz del Mundo y se puede decir que tengo un paladar esquisito, es decir una sensibilidad en la lengua demasiado alta y puedo notar muchos sabores aunque estén mezclados, pero a la vez soy sencillo en el comer. Lo que dije o unos macarrones con bonito, con chorizo y no necesito nada más.

    En todo caso como bien explica OILUJ (que por cierto nos estás dejando grandes comentarios, y no sólo en esta noticia) hay mucha tontería y mucho privilegio en ciertos sectores que no quieren perder su quasi monopolio. En todo caso esto está a punto de cambiar, por la regulación que estaría preparando la Comisión Europea, y que ojo puede abrir la caja de pandora y quitar los privilegios de estos sectores. No en vano precisamente la CE no está mucho por la labor de acabar con la competencia generada por la economía colaborativa y similares.

    Salu2

    1. oiluj 01 Sep, 15 7:01 pm

      Gracias por la parte que me toca, tron!!! Sinceramente, también leo con mucho interés tus comentarios (y los de otros forer@s, como p2pforever y más). Siempre aprendo algo y me resultan interesantes (además de un placer visual, al no encontrarme con esos “haber si oy bamos ha havrir 1 var”)

      Simplemente… no sé por qué, pero últimamente se me llevan los demonios con tanta mediocridad que veo. Aquí (en general, no me refiero a sólo este foro) cualquier PATÉTICO MONO se cree ingeniero, cocinero de postín, sumiller, arquitecto, cantante, pintor, escultor, escritor, etc. etc. etc… y en algunos casos incluso todo a la vez (un parto aprovechado, se llama eso).
      Y cuando su “proyecto cool” no tiene éxito (o lo tiene dos días y luego se hunde en la más absoluta miseria) la culpa SIEMPRE es de los demás, y NUNCA de su paupérrima y/o inexistente formación/cultura/inteligencia/talento. Y por supuesto… no nos olvidemos de sus constantes lecciones magistrales a todo el mundo. Y encima… me tengo que callar, porque si se me ocurre replicar a la correspondiente sarta de sandeces de turno… resulta que el malo soy yo!!!

      El otro día, un amiguete de mi hermano se definía a sí mismo como “creador musical, experto en ambientes sonoros, DJ y noséquéc*j*nes más”. Un figura. Resulta que para no sé qué aparato antiguo necesitaba una tarjeta de memoria SmartMedia, y yo tenía una de 64MB olvidada por ahí, de una Polaroid de hace mil años (malísima, por cierto). Bueno, el caso que sube a casa para dársela… y ve que tengo un sintonizador de Radio AM/FM Stereo de la marca Sony, de los años 70, bien conservado, funcionando, de esos grandes que es como un cajón entero. Va el colega, se lo flipa un poco mirándolo y oyendo cómo suena y tal, conectado a buenos bafles… y me salta: “esta rueda que pone ‘bass’ es para los bajos. Y esta que pone ‘treble’, ni idea”. OLÉ LOS HUEVOS del campeón “creador musical, experto en ambientes sonoros, DJ y noséquéc*j*nes más”!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! O sea, no sabría distinguir el canto de un ruiseñor de un cuesco calimochero y con regalito… y tiene los santos huevos de autodefinirse como “creador musical”!!!!

      En fin………………………………………………………………………………………………………………….
      Si es que… lo dicho: Me puedo sorprender de cómo la gente se atreve a quejarse acerca de cómo nos va. Del cómo nos va en sí mismo NO me sorprendo en absoluto. Y es que 2 y 2 siempre han sido 4.