Microsoft Office 2016 para Windows ya tiene fecha de llegada

Microsoft Office 2016 para Windows ya tiene fecha de llegada

Carlos González

En enero pudimos saber que Microsoft estaba preparando importantes lanzamientos para este año. Hablamos de Windows 10 para ordenadores y móviles, y de Microsoft Office 2016. La última versión de su suite de ofimática, el software de oficina por excelencia, será el segundo en llegar a los usuarios, y ya tenemos una fecha oficial de lanzamiento. ¿Novedades? No demasiadas, pero sí algunos cambios interesantes.

Nadie se ha roto la cabeza en las filas de Microsoft para el desarrollo de Office 2016. Los años pasan y cada vez son menos las novedades más allá de su acercamiento con los servicios cloud, retoques en la interfaz y poquito más. Lo cierto es que la falta de grandes cambios tiene que ver con que el producto es completo casi al cien por cien. Ahora bien, sigue habiendo amplio margen de mejora.

Si hay un cambio que se pueda destacar, hablamos de una interfaz variable en el día y la noche, con tonos oscuros que facilitan el uso cuando hay poca luz. De esta forma, trabajar con hojas de cálculo, presentaciones y documentos de texto durante la noche será menos cansado para la vista. Ahora bien, ¿es este un cambio por el que esperar ansiosos la actualización a Office 2016? Que levante la mano el que así lo creaNo lo es.

office 2016

 

Sin confirmación oficial aún por parte de la compañía de Redmond, la fecha está marcada en el calendario para los usuarios de la suite de ofimática de Microsoft. El próximo 22 de septiembre será cuando, según la información que tenemos, Microsoft iniciará el despliegue de Office 2016. Por el momento, no se saben detalles en cuanto a su distribución y precio, en cuanto a si habrá cambios a imagen y semejanza de Windows 10, o las cosas seguirán exactamente igual que antes.

Y por necesidad no será que no los haya, porque un mercado cada vez más nutrido de soluciones alternativas a Office que se ofrecen de forma totalmente gratuita, sin duda debería hacer pensar a Microsoft en su modelo Office 365, probablemente abocado a un fracaso lento, pero inevitable como el de Internet Explorer. Y es que, aunque Microsoft Office sigue siendo «la suite de ofimática por excelencia», ya quedan pocos usuarios que no sepan de Drive, LibreOffice y otros programas similares, que hacen las veces de Word, Excel y PowerPoint sin aflojar un céntimo.