Orange se hará con Jazztel pero respetando unas duras condiciones

Desde hace ya un tiempo, la operadora de telefonía francesa Orange se marcó el objetivo de adquirir Jazztel con el fin de mirar aún más de cerca a sus más directas competidoras europeas, Movistar y Vodafone. Hace unos días la propuesta fue por fin aprobada en Bruselas, aunque con determinadas condiciones.

Uno de los principales requisitos para que esta adquisición se haga efectiva, es que Orange se verá en la obligación de ceder, por medio de un alquiler regulado, la mayoría de la red ADSL que actualmente tiene operando Jazztel en nuestro país a alguno de sus rivales nacionales. Bruselas ha puesto como fecha límite el próximo 25 de junio para que Orange encuentre un operador fiable y solvente con el que llegar a este acuerdo, de lo contrario podría entrar en el «juego» una tercera entidad para gestionar los derechos de lo que hasta ahora es Jazztel. Este nuevo operador tendría que hacerse cargo y gestionar de manera efectiva las 1.120 centrales pertenecientes a Movistar pero alquiladas por Jazztel a un precio regulado por las autoridades de Competencia de la UE de 10,64 euros por línea.

En concreto hablamos de la cesión, aproximadamente, de casi 700.000 hogares que a día de hoy utilizan la red ADSL de Jazztel, por lo que es seguro que a la compañía no le faltarán candidatos dispuestos a asumir ese compromiso impuesto. De hecho, según afirma el diario El País, ya hay dos operadoras que han puesto sus cartas sobre la mesa, se trata de Yoigo y de Masmóvil. La primera ya ha informado a Bruselas de que su intención es adquirir esas líneas con el fin de crear una red de banda ancha propia y de este modo convertirse en el cuarto operador español, ya que además de estos clientes de ADSL, Yoigo ya cuenta con 4 millones de usuarios de móvil.

orange-condiciones

Por otro lado, en lo que se refiere a la propuesta de Masmóvil, en la actualidad cuenta con 300.000 usuarios de móvil y ADSL además de 400.000 de VoIP utilizando la red de Orange para ello, al no disponer de una propia. En caso de ser la elegida La operadora de propone dar un importante salto y convertirse en una de los grandes ISPs nacionales.

Desde luego si la propuesta de compra se hace finalmente efectiva por parte de Orange aceptando las condiciones de Bruselas, algo bastante factible, lo que queda claro es que en España lo más probable es que nos encontremos con cuatro grandes operadoras de banda ancha y móvil luchando por conseguir clientes, por lo que esperamos que al final el mayor beneficiado sea el usuario final gracias a las mejoras de servicios y tarifas derivados de la competencia.