El País Vasco estudia una proposición para obligar a las operadoras a atender en euskera

Una proposición de Ley promulgada por el partido político EH-Bildu en el Parlamento Vasco, buscará multar a las operadoras de telefonía que no ofrezcan un servicio de atención al cliente en euskera, bajo multas de 6.000 a las compañías que no cumplan con este requisito. La formación política declara estar buscando el respeto a los derechos lingüísticos.

Según informa Movilonia, el Parlamento Vasco estudiará una polémica proposición de Ley que llega de la mano de EH-Bildu, con el objeto de regular la atención al cliente de las operadoras que tengan usuarios en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa. Esta normativa supondría la obligación para las compañías de telefonía y banca que ofrezcan sus servicios en el País Vasco, de contar con personal capaz de atender a clientes que deseen utilizar el euskera. Esto afectaría por tanto a las operadoras de telecomunicaciones nacionales y regionales que operan en tierras vascas y que se enfrentarían a multas de hasta 6.000 euros en el caso de no hacerlo, como recoge el texto presentado por Xabier Isasi, parlamentario de EH-Bildu.

La atención al cliente es uno de los aspectos fundamentales de un servicio de telecomunicaciones. De hecho, este factor suele copar los primeros puestos cuando se dan a conocer los motivos por los cuáles los usuarios deciden cambiar de compañía. Las empresas del sector saben de la relevancia de ofrecer un servicio de calidad y por ello muchas de ellas están comenzando a centralizar la atención al cliente en España, al contrario de la tendencia de derivar estos servicios a países de América Latina, buscando la cercanía con el propio cliente.

Los servicios y atención al cliente especializados son valorados

Existen operadoras con un marcado acento regional, como es el caso de Euskaltel en el País Vasco y R Móbil en Galicia. En ambos casos no excluyen a los clientes españoles pero sí que han buscado reforzar su posición en sus respectivas regiones con un marcado acento local y servicios y promociones limitados en su mayor parte a dichas autonomías, debido al uso de sus infraestructuras en dicho territorio.

En otro extremo tenemos a operadoras como Parlem en Cataluña, que tratan de diferenciarse buscando únicamente a los usuarios que tienen más arraigada su identidad regional. En el caso de esta compañía, sus servicios y productos ofrecidos son únicamente en orientados a un grupo catalanoparlante. Esta estrategia es un arma de doble filo ya que puede excluir a buena parte de la población que no domine la lengua de la región de igual manera.