¿Es posible utilizar el móvil con guantes?

¿Es posible utilizar el móvil con guantes?

Carlos González

El frío está llegando tarde este año, pero acabamos de entrar en el mes de diciembre y es inevitable… pronto tendremos que ponernos los guantes. Aunque el problema pueda parecer nuevo, las pequeñas teclas de los antiguos teléfonos móviles también hacían difícil su uso con guantes. Ahora bien, el uso del móvil ha cambiado y acostumbramos a tenerlo casi constantemente en las manos. ¿Es posible utilizar el móvil con guantes?

Hace tan solo algunos años la «moda» de los teléfonos móviles, en cuanto a diseño, nos llevó a usar cada vez dispositivos más pequeños. Ahora, por contra, los teléfonos inteligentes tienen cada vez pantallas más grandes. Y no sólo ha cambiado su diseño en ese aspecto, sino que la mayoría utilizamos ahora equipos con pantalla táctil, en lugar de teclas físicas. ¿Acaso era fácil pulsar esas pequeñas teclas con guantes? En absoluto, pero en la mayor parte de ocasiones sólo teníamos que hacer una, dos o tres pulsaciones para estar en conversación -llamada de voz, claro- con otra persona. Ahora, sin embargo, utilizamos con frecuencia el móvil para chatear, navegar por la web o escuchar música y consumir otro tipo de contenido multimedia. En primer lugar, lo mejor es comprender cómo funciona una pantalla táctil.

cualquier-guante-pantalla-tactil

Nuestros dedos, o cómo funciona la pantalla del móvil

El funcionamiento de una pantalla táctil se puede comprender de forma muy sencilla, y no necesitaremos una explicación más «técnica» para comprender por qué los guantes pueden suponernos un quebradero de cabeza en el uso de nuestro teléfono inteligente. Hasta hace pocos años, la mayoría de las pantallas eran resistivas, es decir, incorporaban varias capaz de material conductor, motivo por el cual eran bastante más imprecisas y requerían de cierta presión sobre su superficie. Y es que la introducción de «información» se producía al provocar el contacto entre algunas de estas capas.

Con la llegada de las pantallas capacitivas, las que utilizamos a diario, el corte en el paso de la electricidad se produce cuando hacemos contacto con «otra capa de carga eléctrica», que suele ser nuestro dedo. El problema está en que los guantes, por lo general, no son buenos conductores de la electricidad por su material de construcción, y esto es lo que provoca que la pantalla no reaccione al contacto con un guante, o algún otro tipo de tejido.

¿Necesitas guantes? Úsalos, pero tienen que ser especiales

Dado este problema ha nacido, como consecuencia, un nuevo mercado de guantes adaptados a las pantallas táctiles. La diferencia entre los «guantes para pantallas táctiles» y cualquier otro guante está en que los «adaptados» están fabricados con un determinado porcentaje de material conductor de la electricidad. Es decir, su tejido está compuesto, en un determinado porcentaje, de fibras metálicas que permiten el paso de la electricidad. Ahora bien, los hay de diferentes tipos y, mientras que algunos sólo tienen los extremos de ciertos dedos con tejido metálico, los hay también que están fabricados enteros con fibra metálica, así como algodón y otros materiales. Evidentemente, este tipo de guantes no abrigan tanto como unos buenos guantes y, por otra parte, en función de su grosor perderemos algo de precisión en el uso de nuestro teléfono inteligente o tableta. Si tu pantalla es grande, probablemente no notes la pérdida de precisión, pero en pantallas pequeñas se hace complicado escribir con cierta velocidad en el teclado.

movil-tacil

Tu móvil puede llevarse mejor con los guantes

Para facilitar el uso del teléfono inteligente con guantes, algunos fabricantes han optimizado sus equipos con una opción, dentro de los ajustes del equipo, que aumenta la sensibilidad de la pantalla táctil. Gracias a esta característica que encontramos en móviles de Samsung, Sony y algunos otros competidores, con guantes finos «no adaptados» sí podríamos hacer uso de la pantalla sin problema alguno. Ahora bien, estamos en el problema de siempre. Y es que abrigarse bien de verdad y utilizar la pantalla táctil de tu teléfono inteligente con precisión, en realidad, no son conceptos compatibles.

Ahora bien, como ya adelantábamos, todo depende del uso que quieras hacer del teléfono cuando llevas los guantes puestos y, por otra parte, del tamaño de la pantalla que incorpore tu dispositivo. Si tienes un móvil de 5 ó 6 pulgadas y no pretendes hacer ningún tipo de retoque fotográfico con detalle, por ejemplo, entonces no encontrarás problema en usar guantes «adaptados», o bien aumentar la sensibilidad de la pantalla y seguir utilizando tus guantes finos.