Probamos los Renault más tecnológicos virtual y realmente

Actualidad

Probar coches llenos de tecnología siempre es algo interesante. Si además podemos probar no solo un modelo, sino dos y de paso conocer los últimos avances de Renault en tecnología esto no puede ser más entretenido.

Es solo un breve resumen de una jornada en la que Renault puso no solo a disposición de la prensa sino de todas las personas que se acercaron a diferentes centros comerciales en España (Madrid, Valencia y Pamplona), los últimos avances y vehículos tecnológicos que comercializa. Para ello bastaba con entrar en la web Hazte Probador de Renault y registrarte. Esta fue nuestra experiencia.

Enchufados a los eléctricos

Uno de los modelos que pudimos probar fue el Renault ZOE, que además dispone del sistema R-Link, una amplia pantalla táctil dónde podemos hacer casi de todo gracias a su conexión a Internet. Sistema que detallamos más adelante. Desde un punto de vista tecnológico, probar el Renault ZOE fue una experiencia ya que era la primera vez que conducíamos un coche “sin gasolina”, un coche que recurre a esa energía que alimenta nuestros móviles y ordenadores para moverse y que le garantiza una potencia de 88 CV, autonomía de 210 KM y velocidad máxima de 135 Km/h.

Lo primero que hay que decir es que la suavidad de funcionamiento, el silencio y por consecuencia el confort de marcha son las tónicas de este coche. De verdad que es un coche fácil de llevar y que en el buen sentido de la palabra no para de “provocarte” con la pantalla R-Link en su salpicadero. Ahí tenemos entre otras muchas cosas, el modo ECO que es una chulada ya que te induce a conducir mejor para ahorrar energía. Lo mejor es que en el R Link ves con todo lujo de detalle lo bien que ha hecho tu trabajo y cómo afecta a la autonomía del coche. De hecho el sistema te puntúa en función de cómo lo haces, es decir una plena integración hombre-máquina.

Renault ZOE recargando electricidad

El Renault Twizy es un juguete tecno inolvidable que también pudimos probar. De propulsión eléctrica es divertido de conducir, ágil y sin duda que es diferente a todo lo que puedas encontrar en la carretera. Tecnológicamente decir que hay dos versiones eléctricas, de 5 y 13 CV con terminaciones de mayor o menos calidad y que puede alcanzar en la versión más potente los 80 Km/h. Como se trata de un coche de nuevo formato, de hecho el segundo pasajero va colocado detrás como en una moto, no hay palanca de cambios como en el ZOE, por lo que basta un botón de tres posiciones (la firma lo llama Mando de Velocidades) para avanzar, retroceder o sencillamente permanezca en un supuesto “punto muerto”. Una vez a los mandos sientes la suavidad de todo eléctrico con el aliciente de sentir el aire en la medida justa, por sus amplias ventanas. Hay que hablar de sus puertas de guillotina, como las de los deportivos más agresivos, que no dejan impasible a nadie. En su cuadro de mandos y como buen eléctrico un pictograma de una pila nos dice la autonomía que tenemos. No nos cansaremos de repetirlo un juguete que funciona con electricidad que hará las delicias de los más jóvenes.

Renault Twizy en la noche

Renault R-Link

Es sin duda el alma mater de la firma en temas de tecnología. Aunque hablamos de una amplia pantalla de 7 pulgadas, la firma lo denomina tableta multimedia integrada. En cierta manera no le falta razón ya que podemos hacer lo que se estila en un tablet.

Renault R Link

Para empezar tenemos navegación guiada con mapas de TomTom, radio, sistema de telefonía manos libres integrado, música a través de Bluetooth, gestión del correo y hasta la posibilidad de decirle el coche que realice una conducción ecológica y de paso puntuar al conductor en ello, analizando cómo ejecuta esa conducción respetuosa con el medio ambiente.

No faltan servicios como el estado del tiempo o la opción de conectar un USB o una tarjeta de memoria para disfrutar de nuestra música digital. El toque tecno también afecta al sistema de climatización que puede ser ajustado al detalle y viendo con representación pictográfica cómo, por dónde y de qué tipo es el aire que recibimos. Por si fuera poco el Renault R-Link dispone hasta de una tienda de aplicaciones propia donde encontrar apps como la guía Michelin o Spotify. Lo mejor de todo y desde luego lo que más nos gustó cuando lo probamos fue que desde la pequeña tecla que hay en volante manejas casi todas las funciones por medio de la voz, algo que es clave. Sobre todo el tema del correo nos parece que es clave. Por lo demás la pantalla en sí y su nivel de tactilidad está bien realizada y la rapidez de la respuesta ante la pulsación es bastante buena.

R Link pantalla

También en virtual

Cómo último punto de la visita pudimos ver por medio de simulaciones virtuales cómo son y cómo se comportan coches como el Renault Captur. Se trata de utilizar las últimas tecnologías en la materia, como son las gafas Oculus y el sistema Leap, que en resumidas cuentas lo que nos permite es entrar dentro del coche sin tenerlo. Además podemos mover las manos para tocar y mover el volante de ese coche virtual. La idea es que el usuario pueda ver y sentir el coche sin tenerlo. Nada mejor que comprobar tecnologías como el sistema de frenado de emergencia, eso sí que es tecnología en favor de la seguridad o el control dinámico de la estabilidad.

Gafas virtuales con sistema leap

Escrito por Miguel Ángel Muñoz

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
Comentarios
2 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    28 Oct, 14 5:05 pm

    esto fue en parquesur el otro dia en leganes, la verdad que me imoresiono bastante

  2. Anónimo
    Usuario no registrado
    28 Oct, 14 5:14 pm

    al lado del BMW i3 este renault no le llega ni a la suela y eso que de precio no se van tanto una vez te pones a comprar algo innovador. He probado casi todos los eléctricos ya que estoy decidido a comprar uno para uso de ciudad y decir que el i3 es el que mas me convence, solo que me va tocar hacer un poco mas hucha para la entrada y rezar, para que el estado siga dando los 6000€ de ayuda el próximo año que sera cuando lo compre.