Intel Core M: nuevos procesadores de 14 nm más eficientes y potentes

Hardware

El salto al proceso de fabricación de 14 nanómetros (nm) de Intel, con su familia Intel Core M, supone una importante evolución para el sector. Este proceso de fabricación, con respecto a los 22 nm permiten una mayor potencia, menor consumo energético y niveles de temperatura más reducidos sin necesidad de ventilador.

La refrigeración de un ordenador portátil, por ejemplo, al igual que algunas tabletas de gran potencia, supone un esfuerzo para los equipos de desarrollo de un determinado dispositivo, puesto que también es necesario reducir su tamaño a la mínima expresión para conseguir una correcta disipación del calor sin hacer excesivamente grueso el cuerpo del dispositivo. Sin embargo, este problema queda como “cosa del pasado” con los nuevos procesadores con un proceso de fabricación de 14 nm, puesto que no necesitan de un ventilador para mantenerse bajo temperaturas correctas. Además, no sólo suponen una evolución en este aspecto.

cuerpo-intel-core-m

Intel Core M: Menos ruido y temperatura, más potencia y autonomía

De una forma genérica, y antes de detenerse a estudiar el rendimiento final concreto que pueden ofrecer con las diferentes configuraciones de hardware, el proceso de fabricación de 14 nm permite a los fabricantes optimizar algunos aspectos fundamentales para la evolución de la tecnología de consumo. Como consecuencia directa de la “no necesidad” de refrigeración por ventilador nos encontramos con un menor ruido producido por los dispositivos sobre los que se monte un Intel Core M y un nivel de temperatura más estable. Por otra parte, esta “microarquitectura” ha permitido a Intel dar lugar a procesadores que, con una potencia bastante superior a nivel global, requieren de una fuente de alimentación menor para ofrecer la misma autonomía. De hecho, la evolución es tal que, según Intel, necesitaremos la mitad de batería, en cuanto a su capacidad, para obtener como resultado el doble de autonomía. Por otra parte, también se da lugar a la posibilidad de reducir notablemente el grosor del producto final desde un mínimo de 26 milímetros anterior hasta un mínimo, ahora, de 7,2 milímetros. Sin duda, esto es especialmente atractivo no sólo para ordenadores portátiles de reducido tamaño y altas prestaciones, sino también para las “nuevas tabletas” que quieren sustituir a los ordenadores portátiles.

Escrito por Carlos González

Fuente > Intel

Continúa leyendo
Comentarios
2 comentarios
  1. dveras 12 Ago, 14 11:56 am

    Pues podrían equipar las Surface 3 con estos procesadores y no los actuales i3, i5 o i7 que parece ser que se calientan un poco…

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      12 Ago, 14 1:37 pm

      Estos procesadores (arquitectura Broadwell) todavía están en desarrollo y se espera que Intel los libere a finales del 2014 principios del 2015, con lo que imagino Microsoft los incorporara a su Surface en la siguiente versión (la 4) que pongan a la venta allá por 2015 – 2016.

      Salu2.