Un coche de Google choca al circular en sentido contrario y hiere a otro conductor

Aunque dedicada a otras labores bien diferentes, la compañía de Mountain View se ha visto envuelta, una vez más, en un accidente de circulación por uno de sus coches dedicados a la captación de imágenes para el servicio Street View. En esta ocasión, dos coches han sido los que se han visto dañados por circular, el de Google, en dirección contraria.

En Little Rock, Arkansas, un coche de Google Street View, de entre los cientos que utiliza la compañía de Mountain View para captar imágenes que nos permiten tener una vista en primera persona de todas las carreteras y calles, ha tenido un accidente después de llevar a cabo una maniobra imprudente. Su conductor, de 28 años y llamado Alexander Spurr, circuló durante algunos metros -se desconoce cuántos fueron exactamente- en sentido contrario hasta que, finalmente, acabó impactando con otro vehículo en el que también había un único ocupante.

foto-google-car

 

No es el primer accidente de circulación de Google

El accidente, que podemos ver en la fotografía justo encima, no es el primero que se ha registrado en los últimos meses. De hecho, son varios los accidentes por los que la compañía de Mountain View ha tenido que responder y, además, en el caso que nos ocupa en estas líneas se produjo por una imprudencia del conductor de 28 años, Alexander Spurr.

El accidente se produjo cuando Alexander Spurr, según él mismo explicó a la policía, se dio cuenta de que estaba circulando en sentido contrario y, como consecuencia, trató de hacer un cambio de sentido. Al hacerlo, accidentalmente impactó contra el otro vehículo y le hizo dar la vuelta por completo. Por su parte, el otro conductor que salió herido del accidente, se llama Dylan Case y tiene 22 años y, según su declaración, él tenía prioridad de paso, puesto que su semáforo estaba en verde. En cualquier caso, el que ha salido perjudicado en mayor medida ha sido el joven de 22 años que, tras ser impactado por el coche de Google estará de baja algo más de tres semanas por contusiones en las costillas. Por otra parte, el arreglo de cada coche se ha estimado en 1500 dólares y 2000 dólares, saliendo de nuevo más perjudicado Dylan Case con su Mazda.