IBM crea un chip que simula el funcionamiento del cerebro humano

IBM crea un chip que simula el funcionamiento del cerebro humano

David Valero

IBM ha desarrollado un chip neurosináptico con una arquitectura que simularía el funcionamiento del cerebro humano.  Con TrueNorth, la multinacional tecnológica quiere optimizar el procesado de grandes cantidades de información de forma lógica, realizando un consumo mínimo de energía.

La capacidad computacional que puede ofrecer este nuevo chip, bautizado como TrueNorth,  es extremadamente alta pero además permite lograrlo de modo eficiente ya que realiza un consumo de energía muy bajo, apenas 70 milivatios durante operaciones en tiempo real. Su pequeño tamaño -prácticamente como el de un sello postal- no le impide procesar una enorme cantidad de datos al instante, además de “razonar” para elegir la acción adecuada sorteando ambigüedades en dichas decisiones. Su arquitectura interna recuerda a una red neuronal similar a la que tenemos en nuestro propio cerebro. En ese tejido artificial, 5.400 millones de transistores forman una red de 4.096 núcleos neurosinápticos.

chip

La implementación de estos chips sensoriales en multitud de dispositivos puede suponer un importante avance tecnológico y los planes de la compañía es que dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles, monten esta clase de procesadores para que mediante un desarrollo cognitivo, puedan interactuar y reaccionar con el entorno de forma similar a como hacen los seres humanos. Según han informado fuentes de la compañía, se considera que su uso en campos como la asistencia a personas invidentes, operaciones de rescate y salvamento, o su aplicación en los medios de transporte, ayudaría a mejorar y transformar nuestra vida cotidiana.

La carrera de IBM hacia el progreso

IBM

Con esta tecnología, IBM pretende acercar el funcionamiento del cerebro humano y aplicar sus características a los chips computacionales, que den como resultado máquinas y dispositivos más potentes y complejos. De momento TrueNorth solo es un prototipo pero desde la compañía contemplan que su producción comercial arranque en un par de años. Este es tan solo uno de los proyectos en los que IBM se encuentra trabajando, ya que hace poco os comentábamos los avances que la empresa quería llevar a cabo en el campo de los componentes informáticos a la hora de crear ordenadores con una alta potencia computacional pero en tamaño “de bolsillo”. Esto será posible gracias a la gran inversión que va a realizar para desarrollar el empleo de nanotubos de carbono en la fabricación de nuevos componentes. De igual modo, la empresa ha anunciado que está elaborando un nuevo lenguaje de programación para ser adaptado a estos chips y que irá destinado en primer lugar a universidades y centros de enseñanza.