Procesadores de 64 bits en móviles ¿donde estamos y hacia donde vamos?

Procesadores de 64 bits en móviles ¿donde estamos y hacia donde vamos?

Carlos González

Con el lanzamiento del iPhone 5s, que tuvo lugar el año pasado en el mes de septiembre, el sector de la telefonía inteligente recibía un duro revés con la llegada, por primera vez, de los 64 bits a los procesadores móviles. Ahora, diez meses después, algunos fabricantes han respondido. Pero, ¿cuál es la situación real?

Han pasado diez meses desde que se lanzase al mercado el primer teléfono inteligente con procesador de 64 bits. El iPhone 5s estrenó este tipo de arquitectura y las primeras respuestas en el sector no se hicieron esperar. Una de las primeras llegó de parte de Qualcomm, uno de los fabricantes de chipsets más grandes del sector, que quiso dejar claro que los 64 bits del iPhone 5s no sólo no les asustaban, sino que no significaban un cambio demasiado significativo. Sin embargo, poco tiempo después se retractaron y se pudo saber que, en realidad, llegaron incluso a asustarse. Pero, ¿qué pasa con los procesadores de 64 bits? ¿por qué son mucho mejores que los de 32 bits?

a7-apple

Procesadores de 64 bits, el doble de velocidad

Evidentemente, la arquitectura -32 o 64 bits- no es el único dato técnico al que se debe prestar atención cuando revisamos la hoja de configuración técnica de un procesador. Sin embargo, si dejamos de lado el resto de parámetros y los consideramos idénticos en dos casos en que la única variación sean «los bits», estaríamos hablando de que un procesador de 64 bits es mucho más veloz al procesar información. ¿Por qué? Lo explicamos de una forma muy sencilla.

64 bits:

0010101010110101101101011010110110100110111011100011101011101101

32 bits:

00-001010101011010110110101101011

01-011010011011101110001110101110

10-1101

Según lo anterior podemos ver que, para aportar exactamente la misma información, siguiendo una estructura de 64 bits utilizaríamos una única cadena. Sin embargo, para una estructura de 32 bits necesitaríamos un total de tres cadenas. Y es que, aunque lo mismo también cabría en dos cadenas, tenemos que agregar al principio de la cadena un nuevo «comando» para indicarle al procesador -y al software- cuál es el orden de estas cadenas, puesto que sino la información sería malinterpretada. En cualquier caso, la diferencia es obvia, en el procesador de 64 bits procesaremos la misma información a una velocidad mucho mayor, puesto que sólo necesitamos procesar una cadena para esta información y, para la misma, en el de 32 bits necesitamos un total de tres cadenas. Entonces, ¿tardará el triple el procesador de 32 bits? No exactamente, pero en este caso sí tardaría poco más del doble de tiempo en procesarlo. Evidentemente, estamos hablando de un caso hipotético en que la única diferencia entre ambos procesadores sería la arquitectura, es decir, uno de 32 bits y el otro de 64 bits.

chipset-mediatek

Ya existen procesadores móviles de 64 bits, no sólo el Apple A7

Tras el lanzamiento del iPhone 5s con su chip Apple A7, que volvemos a recordar fue el primero en pasarse a los 64 bits, el resto de fabricantes también se han adaptado a esta nueva tendencia. No todos, pero MediaTek es un claro ejemplo de rápida evolución, al igual que Qualcomm que ya prepara sus productos correspondientes y otros homólogos que están pasando por el mismo proceso evolutivo.

Sin embargo, mientras que Apple ha creado su propia versión del sistema operativo móvil que utiliza -iOS- para funcionar con esta arquitectura -desde iOS 7-, el resto de compañías no se han adaptado tan rápida y correctamente, al menos por el momento. Como adelantábamos, iOS 7 ya se adaptó al mismo tiempo que era lanzado el iPhone 5s para sacar el máximo rendimiento del procesador de 64 bits, y sin embargo el software desarrollado para iPhone, las aplicaciones ajenas a Apple, no eran compatibles al principio con esta nueva arquitectura -y aún continúan algunas sin serlo-, por lo que el rendimiento máximo del procesador Apple A7 del iPhone 5s no ha sido explotado al cien por cien.

Pero, ¿qué hay de Android y Windows Phone en este mismo sentido? En Android, desde la versión 4.4 KitKat se han podido utilizar procesadores de 64 bits, pero no ha sido Google la que ha adaptado su sistema operativo móvil desde esta versión, sino que han tenido que ser los propios fabricantes los que han introducido modificaciones sobre el AOSP para hacerlo funcionar de forma óptima con procesadores de 64 bits. Ahora bien, lo mismo ocurre con las aplicaciones, que prácticamente ninguna ha sido adaptada al cambio, por lo que nos volvemos a encontrar con poco más que un «engaño» vestido de 64 bits, puesto que en ningún caso es aprovechado el rendimiento potencial de estos procesadores.

La «buena noticia» es que, definitivamente, Google ha hecho compatible su sistema operativo con la arquitectura de 64 bits con su nueva versión Android L, la cual aún no puede ser utilizada de manera generalizada. Por último tenemos el caso de Windows Phone, el sistema operativo móvil de Microsoft que, visto lo visto, no parece estar muy cerca de este salto evolutivo y aún no ofrece soporte para este tipo de procesadores, ni se han recibido declaraciones al respecto por parte de Microsoft. En cualquier caso, con la nueva versión Windows 9 -que unificará las distintas plataformas- podría llegar la «esperada novedad».

Betriebssystem © Matthias Buehner

¿Estamos preparados para el salto a los 64 bits?

Como cabía esperar tras el lanzamiento del iPhone 5s de Apple, las cosas en este sentido no son tan fáciles, al menos para el resto de fabricantes. Mientras que Apple tiene su ecosistema cerrado y se dedica al desarrollo de software y hardware con un catálogo de productos tremendamente reducido, sus homólogos Microsoft y Google -en cuanto a software- tienen las cosas mucho más complicadas. Y es que, si Apple introduce una gran novedad de hardware, sólo tiene que adaptar el software para iPod, iPad y iPhone, donde encontramos escasas «ramificaciones» y variantes.

Y si quieren introducir una gran novedad en el software, tienen que adaptar el hardware de escasos dispositivos también. Por el contrario, si Google o Microsoft quieren hacer lo mismo, tienen que contar con un enorme abanico de dispositivos diferentes, así como una gran cantidad de fabricantes de hardware de los cuales dependen, aunque ellos también tienen una importante dependencia de Google y Microsoft.

Dicho lo cual, está claro que la tendencia pasa por adoptar la arquitectura de 64 bits en todo el catálogo de teléfonos inteligentes, igual que ocurrió ya con el Bluetooth o el WiFi -o similar-. Ahora bien, ¿cuánto tiempo tiene que pasar para que se implemente de forma correcta en la gama alta de Android y de Windows Phone? Y, por otra parte, a partir de aquí, ¿cuánto tiempo pasará hasta que los 64 bits se extiendan a gamas inferiores?