¿Por qué un archivo comprimido pesa menos? Esto debes saber

¿Por qué un archivo comprimido pesa menos? Esto debes saber

Rocío García

Seguro que has visto programas para comprimir archivos o que has escuchado hablar de ellos pero: ¿qué son? ¿Merece la pena comprimir un archivo? Y, sobre todo, puede que nos hagamos una pregunta: ¿por qué un archivo comprimido ocupa menos? Estos son los tipos de compresiones o cuándo los usamos en el día a día.

Los archivos que utilizamos a diario puede que ocupen mucho espacio en nuestro ordenador o en nuestro teléfono móvil y no nos suponga ningún problema. Pero comprimir archivos es algo que se hace desde hace años con un fin claro: que un documento o archivo ocupe mucho menos pero que se mantenga, en la medida de lo posible, su contenido. Lo hacemos con imágenes, por ejemplo, si tenemos que subirlas a una página web o blog o si queremos enviarla por email.

¿Qué es un archivo comprimido?

Un archivo comprimido prácticamente idéntico al original pero reduciendo su tamaño. Depende del formato que se utilice o el tipo de compresión tendremos pérdida o no en la calidad. Podemos encontrar generalmente dos tipos de archivos comprimidos: con compresión sin pérdida y con compresión con pérdida. Como su propio nombre indica, la diferencia entre ambos es la pérdida de calidad de la misma.

Comprimimos archivos prácticamente siempre. A veces lo hacemos de forma voluntaria y otras de forma involuntaria. Por ejemplo, si envías a tu madre una foto que has hecho de tu hijo o hija con la cámara de tu móvil de gran calidad. Si mandas esa fotografía, de muchísima calidad y peso, por WhatsApp, automáticamente la aplicación comprime el archivo para que no pese demasiado y pueda suponer un problema. Si esa misma foto se reenvía de unos a otros continuamente veremos que la compresión hace que la calidad empeore.

Tipos de archivos comprimidos

Encontramos dos tipos de archivos comprimidos: archivo de compresión sin pérdida y de compresión con pérdida.

Compresión sin pérdida o lossless compression

Este tipo de compresión funciona básicamente eliminando la redundancia. Es decir, si tenemos BBBEEEEETTT, el programa compresor lo que hará será interpretar B3E5T3, reduciendo la repetición y el espacio que ocupa la misma cantidad de información. De esta manera, la información que se repite se sustituye por instrucciones que le dicen al ordenador cuántas veces los datos idénticos entre sí se repiten. Esto en lenguaje de programación no se puede hacer como tal, pero es una manera de representar el proceso que siguen estos programas, y además existen otros procesos más complejos de reducción de tamaño.

Compresión con pérdida o lossy compression

A diferencia de la compresión sin pérdida, la compresión con pérdida sí que deja información por el camino, y no permite reconstruir el archivo original a partir del archivo comprimido. Este formato de compresión se utiliza en todo tipo de formato audiovisual, como películas, series, música, imágenes, etcétera.

Usar archivos comprimidos

Usamos este tipo de archivos en nuestro día a día de forma continua. Algunos de ellos lo hacemos de forma consciente, como en el caso de imágenes que convertimos, pero también otros archivos en los que no nos damos cuenta, quizá, como pueden ser los videojuegos que utilizamos o descargamos de Steam o los vídeos de YouTube que, aunque tú no lo sepas, ocupan mucho menos que los vídeos normales que se suben. Incluso se comprime al subir a Instagram.

Imágenes

Las imágenes son probablemente la opción que nos parece más reconocible o más aplicada a nuestro día a día. Las imágenes comprimidas se utilizan para subir a una página web o blog, para enviar por corero electrónico, etc. Reducir el tamaño o comprimir las imágenes nos permite que mantengamos la calidad, en la medida de lo posible, pero reduzcamos notablemente el peso. Generalmente, para comprimir imágenes podemos hacerlo desde cualquier editor de fotografía sin necesidad de un programa especial pero también hay páginas webs dedicadas a este fin.

Aunque variará según la opción que elijas, la mayoría de webs soportan los principales formatos JPG, PNG o GIF aunque generalmente la mejor opción para comprimir archivos que sean imágenes es utilizar PNG gracias a que es un formato de imagen sin pérdidas. Generalmente, ocupa más el PNG que el JPG para guardar una fotografía o imagen. Pero si utilizamos imágenes con muchas partes uniformes, podremos tener un archivo que ocuparía menos que en formato JPG, gracias a que PNG utiliza la redundancia para reducir el tamaño de los archivos, además de que las fotografías en PNG se pueden guardar sin fondo.

Videojuegos

También suele usarse en videojuegos que nos permite descargarlos fácilmente a través de plataformas online como Steam, por ejemplo.  Cuando descargamos un juego de Steam, este puede ocupar unos 30 GB, pero sólo se descargan entre 7 y 10 GB. O un juego de 60 GB suele tener una descarga de 25 o 30 GB. Con los DVD las instalaciones podían llegar a tardar horas por la lenta velocidad de lectura de estas unidades junto con los largos procesos de descompresión.

Vídeos, películas y música

En el caso de los archivos MP3 generalmente tenemos el tipo de compresión con pérdida pero no siempre nos damos cuenta. Es decir, se eliminan frecuencias que están por encima o por debajo de lo que el oído humano puede oír, así como la cantidad de información que contiene la canción. Por ello, cuando una canción se comprime demasiado, empieza a sonar plana y con mala calidad. Pero si se comprime lo justo conseguimos que sea de calidad pero sin necesidad de que ocupe tanto espacio como antes. Así tenemos un MP3 más ligero y con la canción original.

La compresión de los archivos multimedia es muy práctica, ya que hay factores de compresión que pueden no generar diferencias perceptibles por los humanos. Por ejemplo, un archivo FLAC de 50 MB puede comprimirse en un MP3 de 10 MB, y la diferencia es prácticamente imperceptible, o un archivo de vídeo puede comprimirse hasta 50 veces sin notar pérdida. Lo mismo suele ocurrir con el JPEG si no se abusa demasiado.

Otros archivos comprimidos

Por ejemplo, en formatos como RAR o como ZIP.  Este tipo de programas usan un sistema para descomprimir que permite que tengamos el archivo como al principio gracias a que son capaces de restablecer el código tal y como estaba antes de haberlo comprimido.

También comprimimos otro tipo de archivos que son útiles para nuestro día a día como pueden ser los documentos en PDF, por ejemplo. Podemos manejar así archivos de menor tamaño y que siguen siendo legibles porque la reducción de calidad, habitualmente en este tipo de documentos, será en las imágenes y gráficos.

Cómo comprimir archivos

Te hemos dado algunos ejemplos de archivos que usamos cada día y son comprimidos pero puede que hayas pensado cómo llegar hasta ellos. En ese caso, hay algunas páginas que nos permiten comprimir archivos en PDF o imágenes en PNG o JPEG si queremos reducir el peso.

Comprime PDF desde Adobe

La página web de Adobe nos permite comprimir un documento PDF sin ningún coste. Puedes ir a su página web y simplemente debes arrastrar o soltar el archivo que quieras en el compresor de PDF de Adobe. Pasados unos segundos, tendrás listo el documento con menor peso que antes. Además, también te permite guardarlo en la nube si inicias sesión, compartir el enlace, etc.

Comprimir

Comprime imágenes

Si quieres comprimir imágenes son muchas las páginas que nos permiten esto. Aunque puedes hacerlo con Photoshop, también puedes recurrir a webs gratuitas como TinyPNG, una de las más populares. Puedes elegir entre PNG o JPG y permite comprimir hasta 20 imágenes a la vez con 5 MB cada una. Reduce el tamaño hasta el 70% con pérdidas mínimas y también tiene un complemento para WordPress si tienes un blog o una web y quieres tenerlo siempre a mano.

Pero no es la única y Squoosh es otra de las más interesantes, modernas y recomendables. Es compatible con formatos como JPG o PNG además de otros como WebP y funciona de forma offline si la usas frecuentemente. Es fácil y rápida y puedes ir controlando el nivel de compresión con un deslizante.

Squoosh - Webs para comprimir imágenes