¿Por qué la batería de Windows 11 se agota rápido?

¿Por qué la batería de Windows 11 se agota rápido?

Justo Romanos

El paso de Windows 10 a Windows 11 quizá haya supuesto para ti algo más que mejoras. ¿Has notado que ahora la duración de la batería es inferior? Hay usuarios a los que la batería de sus equipos portátiles se les está agotando demasiado rápido en comparación al periodo anterior a la actualización. ¿Por qué ocurre? Hay varias explicaciones posibles y soluciones que te vamos a explicar en las próximas líneas.

Las actualizaciones de ordenadores portátiles a Windows 11 han llegado a diestro y siniestro sin dar mucha opción a los usuarios. Y aunque no nos quejamos de la mejora en funciones y rendimiento, quienes han visto cómo su batería reduce su duración de manera considerable, no se puede decir que estén contentos. En algunos casos, incluso en equipos actuales, la batería no llega a resistir una jornada de trabajo. ¿Cómo solucionarlo?

Hay varias ideas que te vamos a dar para que las apliques una por una hasta que encuentres la que te ayude a lograr que la batería vuelva a funcionar tan bien como lo hacía antes.

Reduce la frecuencia de actualización de tu pantalla

Es posible que algunas opciones de configuración se hayan trastocado con la llegada de Windows 11, aunque también puede darse el caso de que hayas sido tú mismo quien lo haya cambiado. Uno de estos parámetros es la tasa de frecuencia de actualización de la pantalla o, dicho de otra forma, la suavidad con la que se actualizará la imagen. Lo ideal es que el nivel de refresco sea alto, porque eso indicará que estarás haciendo uso de la máxima suavidad posible y, en algunos contenidos, es crucial, como cuando juegas.

Pero que tengas la frecuencia de actualización alta también supone un problema: que tu ordenador consumirá mucha más batería y estarás condenándote a tener que enchufarlo a la electricidad antes de tiempo. Por ello, comprueba y ajusta la tasa de refresco de la siguiente manera:

  • Haz clic en Inicio y escribe Configuración. Luego pulsa en el icono del engranaje para abrir la aplicación de «Sistema».
  • Entra en Pantalla y después baja hasta «Pantalla avanzada».
  • En el campo «Elegir una frecuencia de actualización» cambia el valor que aparece por uno inferior.

Si el sistema no te deja cambiar ese valor significará que tu portátil no está preparado para ello y que esta no será la solución que necesitas.

Ajusta la actividad en segundo plano

Es posible que haya muchas aplicaciones que están actuando en tu equipo en segundo plano sin que lo sepas. No tiene que suponer un peligro para tu sistema, pero estarán consumiendo batería. Sigue estos pasos mientras el portátil no está conectado a la electricidad y ajusta la configuración para que ya no permita esa actividad:

  • De nuevo entra en Configuración como te hemos indicado antes.
  • Haz clic en Energía y batería
  • Pulsa en «Ahorro de batería» y edita los campos para activar el ahorro de batería, definir que se active cuando el porcentaje de batería es superior al predefinido (suele ser del 20%) y activar la reducción del brillo.

Otras posibles soluciones

Si nada de eso te ha funcionado, tenemos otras opciones que podrían dar con la tecla que tienes que tocar para que tu batería rinda de nuevo al máximo rendimiento. Por ejemplo, es recomendable que cambies el tema de Windows 11. Lo mejor en este caso es que optes por uno oscuro, algo que será especialmente recomendable en el caso de que tu monitor sea OLED. Con este tipo de pantallas los píxeles se iluminan individualmente y pueden llegar a consumir mucha más batería de lo normal. Por ello, cambia el fondo o el tema siguiendo esta ruta que también personalizará el explorador de archivos y todos los demás elementos de Windows:

  • Entra en Inicio y busca «Personalización».
  • Eso te llevará al menú de Temas, en el cual puedes elegir uno oscuro que requiera menos iluminación por parte de la pantalla.
  • Después de eso vuelve al menú anterior y haz clic en «Color».
  • En la primera de las opciones, donde se indica «Elige tu modo», selecciona «Oscuro».

Acabamos dándote una idea más, la de configurar que la pantalla de bloqueo se active en un breve espacio de tiempo. Se puede dar el caso de que dejes el ordenador mucho tiempo sin atender y que esté consumiendo batería hasta que se activa el bloqueo. Por ello, es mejor que lo tengas configurado para un bloqueo cuando hayan pasado 2 minutos, o incluso con 1 minuto no te debería suponer un problema.

Haz el ajuste entrando de nuevo en Configuración y en Energía y batería, pero ahora accede al apartado «Energía». Eso sí, ten en cuenta que solo te recomendamos hacer este ajuste para cuando el equipo está desconectado de la electricidad. Si está conectado realmente no tienes necesidad de hacerlo. ¡Esperamos que alguna de estas soluciones te ayude!

Como solución general, siempre podemos optar por tener un mayor control de los niveles de brillo de nuestro ordenador. Es importante tener en cuenta que, en este caso, se trata de uno de los aspectos que consumen una mayor cantidad de energía, por lo que es recomendable que si no tenemos una conexión a la corriente cercana, tratemos de trabajar con un nivel equilibrado que nos permita poder maximizar la autonomía de nuestro portátil. A medida que las pantallas han ido mejorando, resulta necesario regular los niveles de brillo para evitar un consumo que pueda comprometer la funcionalidad de nuestro equipo.

Además, en el caso de que tengas un ordenador portátil, Microsoft te recomienda que ajustes lo antes posible lo que ocurre en tu equipo en el momento en el que bajas la tapa. Es posible que no se encuentre configurado automáticamente, que tu ordenador entre en suspenso cuando la bajas y que eso esté haciendo que tu batería se reduzca de forma acelerada sin que te des cuenta. Por suerte, tiene una solución sencilla.

Entra en el apartado de búsqueda en Inicio, escribe Panel de control y luego accede a Opciones de energía. En este lugar te encontrarás con un campo en el que se puede modificar aquello que ocurre cuando bajas la tapa de tu portátil. Selecciona que el ordenador se suspenda y así ahorrarás una gran cantidad de energía.

Actualiza tu equipo

Es importante, además de todo lo que hemos mencionado previamente, asegurarnos que nuestro equipo siempre se encuentra actualizado con la última versión. Es habitual que cuando actualicemos nuestro sistema operativo, surjan algunos problemas que puedan comprometer la estabilidad y el funcionamiento de nuestro equipo.

A medida que se van lanzando nuevas versiones, estos problemas se van solucionando. Por ello, es tan importante estar siempre al tanto de las actualizaciones que va notificando nuestro ordenador. No solo para garantizar un mejor funcionamiento, sino también para poder tener las últimas mejoras en materia de seguridad.

¡Sé el primero en comentar!