La producción de chips para PS5 y Xbox Series X indica que no habrá retrasos

PS5 y Xbox Series X llegarán al mercado a finales de año. La consola de Microsoft tiene como fecha confirmada el 26 de noviembre de 2020, mientras que Sony la lanzará también en torno a esas fechas. Ha habido fuertes rumores de que ambas consolas iban a retrasarse, pero parte de su producción en masa ya ha empezado.

Así lo ha desvelado AMD esta semana. Su CEO, Lisa Su, afirmó que “espera que los ingresos del segmento semi-custom aumenten en el segundo trimestre, y que aumenten su peso de cara a la segunda mitad del año conforme aumentamos la producción para el lanzamiento de PlayStation 5 y Xbox Series X en Navidad”.

AMD ya ha empezado a fabricar los chips

Por tanto, AMD se encuentra ya fabricando las que son las primeras unidades de la APU que llevan ambas consolas, incluyendo CPU Zen 2 y GPU Navi, donde ambas utilizarán la misma arquitectura en los dos elementos. Eso sí, habrá diferencias a nivel de rendimiento, ya que el procesador de Xbox Series X tendrá ligeramente más frecuencia, y en la GPU habrá una diferencia de en torno al 20% en rendimiento porque la GPU de la consola de Microsoft tiene más Compute Units.

La última información oficial que hemos conocido de PS5 ha sido su mando, el cual ha sido bautizado como DualSense y nos da una pequeña señal de cuál va a ser el diseño de la consola, o al menos qué colores puede usar. A pesar de ello, faltan los juegos, el aspecto de la consola, y lo más importante: cuál será su precio. Sobre Xbox Series X ya conocemos casi todo, y falta también por saber qué juegos exclusivos tendrá o qué precio final tendrá, ya que al ser más potente podría costar algo más que la consola de Sony.

Las APU de ambas consolas no cuentan con problemas de producción

La apuesta de AMD por los 7 nm en CPU y GPU ha cogido desprevenida a su competidores, entre los que se encuentra NVIDIA, que ha decidido tomarle la delantera a AMD y reservar toda la capacidad productiva posible de TSMC para los 5 nm en 2021. Con ello, buscan evitar que AMD siga creciendo al nivel que está haciendo ahora, e incluso podría adelantarles en lo que a los 5 nm en tarjetas gráficas se refiere. A pesar de ello, la capacidad que AMD ha contratado de TSMC es más que suficiente no sólo para sus CPU y GPU en ordenadores, sino para los millones que van a necesitar para las consolas.

Por tanto, los procesadores y las tarjetas gráficas no van a suponer ningún impedimento en la fecha de llegada de las consolas al mercado e indican que las fechas iniciales van sobre lo previsto, aunque eso no asegura que la oferta inicial no vaya a ser limitada. La ofertade otros elementos, como memoria RAM o SSD, tampoco se ha visto afectado, y ambas compañías pueden fabricar sin problema en las fábricas chinas en las que tenían pensado hacerlo inicialmente antes de la crisis originada por el coronavirus.