¿Cuánto duran los paneles solares? Vida útil

Dentro de las energías renovables, la solar es una de las más utilizadas actualmente. Mientras que la instalación de paneles solares se hace cada vez más frecuente a nivel doméstico, los precios de los componentes necesarios para la misma van disminuyendo, aunque es importante remarcar que no todos ellos nos durarán de por vida. Los paneles solares se desgastan con el paso del tiempo, pero ¿cuál es su vida útil?

La instalación de placas solares y la energía solar aprovechan la energía del sol para convertirla en electricidad y así lograr un autoconsumo que, además de ahorrar en nuestra factura de la electricidad a corto y largo plazo, nos permite conseguir un consumo que tenga menos impacto en el medio ambiente. Una energía verde, limpia y renovable que se compromete con el futuro y que ya es la opción elegida por innumerables empresas y particulares. Como bien sabemos, apostar por las instalaciones fotovoltaicas proporciona siempre una rentabilidad a largo plazo y requiere de una importante inversión inicial. Es por ello que, al igual que con cualquier otro activo de gran valor, nos preguntemos cuál es la vida útil de un panel solar.

Garantía de 20 o 25 años

Las baterías, al igual que los paneles solares tienen una vida útil determinada y tendremos que irlas cambiando cada cierto tiempo. El tiempo también pasa para los paneles solares fotovoltaicos, los cuales se van desgastando y van sufriendo una caída del rendimiento poco a poco. Resulta obvio, pero la calidad del mismo también determinará su vida útil. La gran mayoría tienen una garantía de 20 o 25 años, sin embargo, la vida útil promedio puede extenderse hasta los 40 años.

A tener en cuenta es que, con el paso del tiempo, los paneles solares van a ir perdiendo su rendimiento paulatinamente. Generalmente, esto sucede dentro del periodo de la garantía en el que el fabricante garantiza una eficiencia en torno al 85% respecto a la inicial. Una vez superados los 20 o 25 años de garantía el rendimiento del panel seguirá mermando. Otro de los factores que influyen a la vida útil de una placa solar es el material con el que esté fabricada. En relación a este aspecto se ha demostrado que los paneles que tiene mayor vida útil y resistencia son los monocristalinos y policristalinos.

La potencia nominal de los paneles, tanto monocristalinos como policristalinos, se degrada alrededor de un 0,5% por año teniendo en cuenta que los que tienen una película más delgada pierden sus cualidades con mayor velocidad. Además, también debemos controlar la vida útil de otros componentes que completan el funcionamiento como lo son las baterías y los inversores. Que un panel solar sea más o menos eficiente también va a depender de la orientación en el que esté colocado.

Cómo alargar la vida de un panel solar

Con el fin de amortizar al máximo la inversión realizada en la instalación de paneles solares, conviene seguir unos consejos de mantenimiento que pueden resultar decisivos a la hora de alargar la vida útil de los paneles solares y mantener su rendimiento en óptimas condiciones durante más tiempo. El principal enemigo de los paneles solares son los factores medioambientales. La superficie puede quedar fácilmente cubierta por polvo, hojas y partículas contaminantes por lo que los días de lluvia, aunque el sol sea escaso, son buenos para el mantenimiento y durabilidad de los paneles solares. Un panel solar sucio solamente se pierde un 10% de su rendimiento, pero si no lo limpiamos, estaremos perdiendo nuestra inversión y cortando su vida útil.

Por tanto, es importante realizar de manera periódica la limpieza de los paneles. Podemos hacerla nosotros mismos o, lo que es algo más recomendable, acudir a una empresa especializada que realice labores de limpieza y mantenimiento con garantías. Tras comprobar el estado de los paneles podrán darnos consejos en función de la revisión y el estado de los mismos. Si decidimos realizar nosotros mismo la limpieza, los mejores momentos del día para hacerla son por la mañana o por la tarde al caer el sol, momentos en el que el rendimiento de los mismos es menor respecto a otras horas del día. Tras limpiarlos con un cepillo y eliminar cualquier elemento que haya podido depositarse, conviene limpiarlos con agua y jabón.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el agua con el que limpiemos los paneles solares debe ser tibia con el fin de evitar daños ocasionados por el contraste térmico si optamos por usar agua o muy fría o muy caliente. La potencia también es importante, ya que un chorro demasiado fuerte de agua podrá dañar la superficie de los paneles solares.

1 Comentario