Crean un puente impreso en 3D en Venecia, Italia

La impresión en 3D ha hecho que varias empresas pertenecientes a los sectores de la arquitectura y la construcción la aprovechen para ahorrar muchas horas de trabajo y dinero a la hora de construir cualquier estructura.

El pensamiento general que tiene la gente es que con las impresoras 3D solo se pueden construir pequeños objetos, pero la realidad es que se pueden construir cosas de gran tamaño.

Esta tecnología es muy accesible para todos ya que cualquiera es capaz de tener una impresora 3D para su casa y construir con ella prácticamente lo que quiera.

La impresión 3D no para de expandirse

Recientemente un grupo de empresas se unió para levantar en Venecia, Italia, un puente impreso en 3D hecho con hormigón. Las impresoras 3D pueden construir con muchos materiales (generalmente con plásticos) pero también se pueden usar otro tipo de materiales como el hormigón, que es uno de los más usados en lo que a tareas de construcción se refiere.

Este hormigón en concreto ha sido desarrollado por una serie de empresas. En vez de echarse de forma horizontal como se hace siempre en todas las edificaciones donde se usa este material, solo se ha aplicado en algunas zonas determinadas por motivos de seguridad.

El uso de algunos materiales durante ejercicios de construcción como acero o cemento contamina mucho al medio ambiente, a diferencia de la impresión 3D que emite muchos menos gases nocivos a la atmósfera.

Una ventaja para la arquitectura

Una de las características de este puente es que cuenta en su interior con una serie de refuerzos que garantizan la seguridad tanto de las personas que caminen sobre el cómo de la estructura. En cuanto a sus dimensiones, el puente tiene una longitud de 12 metros y un ancho de 16. El puente se encuentra en medio de un parque.

Su estructura consta de una serie de bloques de hormigón que están unidos entre sí a lo largo de toda la estructura. Las personas que han ayudado a construirlo aseguran que es una estructura totalmente estable.

No se trata de un simple bloque que se haya soltado directamente. Esto es una gran ventaja ya que si en un futuro se quiere cambiar de ubicación el puente, se podrá dividir en varias piezas y eso hará que su transporte sea mucho más sencillo, en vez de cargar con una sola pieza mucho más voluminosa.

La tecnología de impresión en 3D no deja de sorprender y será cada vez más común que veamos en muchas ciudades del mundo tanto estructuras como decorados hechos gracias a estas impresoras tan modernas.