Crean un kart para competiciones usando piezas impresas en 3D

La impresión en 3D es una tecnología que nos ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de hacer un objeto. Muchas empresas y compañías usan estas impresoras en 3D para crear productos que les ayudan a ahorrar tiempo en el trabajo, además de costes.

Esta tecnología es fácil de conseguir y muy accesible ya que cualquier persona puede comprar una impresora 3D e imprimir con ella lo que desee.

La impresión 3D sigue en auge

Esta vez ha sido en el mundo del automovilismo donde hemos visto como se ha aplicado esta tecnología de impresión en 3D. Un equipo polaco de karts ha optado por usar impresoras en 3D para construir piezas para sus vehículos y así reducir el peso de estos, una gran ventaja que ayudará a ganar velocidad a los karts.

Este equipo lleva participando desde hace seis años en la Formula SAE, la competición de carreras universitarias de karts en todo el mundo.

El equipo estuvo pensando en cómo ganar más rendimiento con el vehículo y se dieron cuenta que la relación entre el peso y el poder del motor era muy importante por lo que reducir el peso del vehículo se puso como el objetivo prioritario.

Un kart mejor, más ligero y más rápido

Han sido un total de tres piezas las que se han imprimido en 3D para aligerar el peso del kart. La primera parte ha sido el conjunto de tubos encargados de guiar el combustible y el aire. Este mecanismo es muy importante ya que gran parte de la potencia del vehículo depende de lo bien que rinda esta parte.

Esta nueva pieza es el doble de resistente que la que usaba el equipo hasta ahora y no alcanza los 600 gramos de peso. Tardó menos de tres días en hacerse y es tres veces más barata.

La segunda pieza que se ha sustituido es la dirección. Es decir, todo el sistema encargado de hacer girar las ruedas una vez que el piloto gira el volante, hecho con aluminio.

Esta es una de las piezas más complejas de cualquier vehículo terrestre, por lo que cambiarla a una pieza impresa en 3D ha supuesto un ahorro muy grande y hacer que el vehículo pierda un kilo de peso.

Por último, la otra pieza hecha con impresoras 3D ha sido la funda de la palanca de marchas. Esta parte se suele hacer de un material que no es muy resistente, pero ahora se ha conseguido que además de aguantar más sea más flexible. En menos de seis horas la pieza se fabricó por completo.

De este modo, el equipo ha conseguido dos cosas muy importantes para su futuro en las siguientes carreras: ahorrar dinero que podrán invertir en mejoras futuras para el kart y reducir el peso para ganar velocidad.