EE.UU ya puede destruir buques de guerra con vehículos autónomos

Existen diferentes países alrededor del mundo como Estados Unidos, Rusia o China que quieren ser los mejores en lo que a tecnología militar se refiere. Estas naciones no se cansan de desarrollar nuevas armas o sistemas con la finalidad de usarlas para superar a sus enemigos en el campo de batalla. Se han implementado muchas cosas: desde el uso de pequeños vehículos aéreos como drones hasta misiles hipersónicos o sistemas que usan Inteligencia Artificial. En esta ocasión, Estados Unidos ha lanzado un misil antibuques durante un ejercicio de prueba.

La prueba fue hecha por un vehículo no tripulado operado por la sección de infantería de la Marina de los Estados Unidos.

Lanzado por una unidad autónoma

Se lanzó un misil antibuques desde la costa. Para ello, se usó una unidad terrestre operada de forma remota equipada con un lanzador que fue el encargado de disparar el misil. El resultado fue que el proyectil impactó de forma directa contra el objetivo de prueba.

Esta demostración del misil tuvo lugar en Hawái, como parte del programa más amplio de la Marina estadounidense de permitir que los miembros de la Marina prueben nuevos sistemas operativos. En esta ocasión, se probó el vehículo terrestre ROGUE con el misil y su sistema lanzador. El misil recibe el nombre de NSM y el sistema que los lanza NMESIS.

El ROGUE es un vehículo sin tripulación que se hizo para operaciones de misiles antibuque y cuenta con la posibilidad de poder hacerle modificaciones para adaptarse a los distintos requisitos que requiere la misión.

No cuenta con un piloto y se maneja de forma remota. De esta forma, se pueden colocar varias plataformas de lanzamiento de misiles sin poner en riesgo la salud del personal.

Por su parte, el misil NSM es un misil de crucero que se puede usar para múltiples misiones, aunque está diseñado para eliminar objetivos defendidos en tierra y mar.

¿Cómo de letal es este misil?

Tiene un alcance de más de 185 kilómetros y una munición explosiva de 125 kilos con un fusible programable, lo cual le hace capaz de maniobras de evasión de radar y tiene un sistema avanzado de apuntado con precisión utilizando distintos mecanismos como guía inercial, GPS, navegación de referencia del terreno, localización por infrarrojos de imágenes y una base de datos de objetivos a bordo.

Esta ha sido la primera vez que el misil ha hecho un ataque de costa a mar durante un ejercicio de la Marina de los Estados Unidos. Sin embargo, este misil lleva siendo usado desde casi una década por la Marina de otros países como Noruega o Malasia. Tambien lo usan los escuadrones de defensa costera de la Armada de Polonia.

Así pues, Estados Unidos continua constantemente desarrollando diferentes tecnologías que usar en el campo de batalla, utilizando además sistemas autónomos que no requieren piloto.