EE.UU prueba 35 aeronaves militares: desde motos voladoras hasta helicópteros

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos quiere mejorar su poderío aéreo con una aeronave de gran velocidad capaz de aterrizar y despegar de forma vertical. Sin embargo, en esta ocasión no se ha hecho un solo diseño, sino hasta muchos. Por tanto, son muchas las alternativas que puede tener el ejército americano para elegir la que será su futura aeronave.

En el año 2017 la Fuerza Aérea de Estados Unidos inició un programa llamado AFWERX que tenía la finalidad de impulsar a las empresas americanas a crear nuevas vías para la defensa nacional usando tecnología innovadora.

Hay muchos proyectos y muy variados

En junio, se abrieron las presentaciones para que diferentes compañías presentaran sus diseños de la que será la futura aeronave de la Fuerza Aérea americana. Por ejemplo, el modelo más común es un helicóptero que recibe el nombre de Sikorsky HH-60 Pave Hawk, pero tiene limitaciones al solo poder alcanzar algo más de 250 kilómetros por hora.

Otra aeronave es el Bell Boeing V-22 Osprey que es capaz de alcanzar una mayor velocidad (casi 600 kilómetros por hora). Sin embargo, solo puede ascender a una altitud de algo más de cuatro kilómetros y medio. Su coste es de 75 millones de dólares.

Existen muchas aeronaves de alta velocidad que usan sistemas de rotores, pero esto requiere un nivel de ingeniería muy complejo que algunas compañías no son capaces de lograr.

Es por ello que lo que se está buscando son diseños ágiles que sean capaces de transportar carga y humanos dentro y fuera de escenarios de batalla complicados en un corto periodo de tiempo.

Además, también se buscan aeronaves que tengan una mayor resistencia y alcance, capacidades de carga útiles flexibles y que incluso sean capaces de repostar gasolina en medio del vuelo.

Según el informe de la Fuerza Aérea, todos los diseños que quepan en un palé convencional y que tengan sistemas para defenderse de cualquier tipo de amenaza parten con ventaja.

Hasta 35 modelos para elegir

Fueron muchos los diseños presentados, pero tan solo 35 han llegado a la fase final. Se conocen ya algunos como por ejemplo un prototipo de moto voladora que puede adoptar la función de un dron multicóptero y ser impulsado por un jet. Puede moverse a una gran velocidad teniendo mucha resistencia y agilidad.

Además, puede ser manejado por un piloto, de forma remota o conducirse de forma autónoma. Esta aeronave se llama Speeder y gracias a sus turbinas puede llegar a alcanzar hasta 980 kilómetros por hora.

Parece ser que el ganador final está entre el Speeder o esta nueva aeronave, la Barracuda. Se trata de un avion con espacio para 14 personas y cuenta con cuatro motores turbohélice. Para garantizar el empuje, sus helices delanteras se inclinan hacia abajo mientras que las traseras lo hacen hacia arriba, todo para maximizar el empuje.

Podría llegar a alcanzar casi 900 kilómetros por hora y llevar encima una carga de hasta algo más de 5.700 kilos. Puede alcanzar hasta algo más de 12 kilómetros de altitud.

Así pues, habrá que esperar para comprobar cuál es la elección final de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para desarrollar su próxima aeronave.