La Copa del Rey sigue el camino de la Segunda: nadie la quiere por ahora

“La Copa mola”, dice el eslogan con el que la Real Federación Española de Fútbol promociona la Copa del Rey. En efecto, la competición del KO tiene un encanto inigualable, pero parece que no tanto como para pagar 22 millones de euros por temporada por sus derechos para poder ver el fútbol por televisión.

Como sucediera a LaLiga con el Lote 7, que agrupaba los partidos de Segunda División (Liga Smartbank), la organización presidida por Luis Rubiales no ha conseguido ofertas por la Copa, por lo que trocea los derechos audiovisuales de la competición y limita las ofertas a tres años.

Sin pujas por 22 millones

La Federación salió a mercado buscando una plusvalía con respecto al ciclo anterior. En aquel entonces, vendió los derechos a Mediaset y DAZN por un valor algo inferior a 14 millones de euros por temporada. Sin embargo, ahora pretendía crecer más de un 50%, pese a que todos los indicadores apuntan a una estabilización del precio de los derechos en la televisión de pago e incluso un descenso en el abierto.

Copa del Rey

Copa del Rey

Al menos 22,14 millones de euros era la cifra objetivo que se ha propuesto conseguir la Federación en la próxima venta de la competición del KO en territorio nacional, con un contrato que se extendería entre 2023 y 2026, pese a que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) solicitó que se eliminara la opción de ofrecer el paquete por cuatro y/o cinco temporadas para “establecer una duración de los contratos adecuada a los principios y a las normas de competencia”.

Nuevo reparto de lotes

Buscando conseguir colocar una oferta más al gusto de los operadores, ahora la Real Federación ha aceptado limitar la oferta a tres años y su nuevo tender se compone de dos lotes principales.

mediaset copa del rey derechos futbol

Derechos Copa del Rey

El primero de ellos incluirá dos partidos de primera y segunda ronda en exclusiva, otros dos de dieciseisavos, octavos y cuartos también en exclusiva. En semifinales serán cuatro encuentros en exclusiva, pero con emisión obligatoria en abierto, igual que la final. Todos estos deben emitirse en abierto, en un canal con cobertura en todo el territorio y gratuitamente. Es una condición impuesta por la Ley General de Comunicación Audiovisual, que considera estos encuentros de interés general.

En cuanto al segundo lote, incluye esencialmente el resto de partidos: hasta 54 en primera ronda, 26 en segunda, con obligación de emitir al menos 14 encuentros; seis partidos de octavos, dos en cuartos y cuatro en semifinales con la exclusiva para las televisiones en cerrado, además de la final en exclusiva siempre que sea en televisión de pago.

En esta ocasión el precio de reserva será público y habrá un plazo de tres semanas desde la publicación del concurso. De haber varias ofertas, se adjudicará a la que sea de mayor cantidad. Si en esta nueva ronda no se llega a alcanzar el precio de reserva, la RFEF podrá proceder a la comercialización no exclusiva de los contenidos audiovisuales ofertados. Se desconoce el importe que podrían alcanzar estos nuevos lotes, aunque probablemente la suma siga siendo esos 22 millones de euros por temporada que se buscan.