Gran operación contra la IPTV pirata: 10 detenidos que habían ganado más de 25 millones de euros

Gran operación contra la IPTV pirata: 10 detenidos que habían ganado más de 25 millones de euros

Justo Romanos

Las autoridades no están de broma cuando aseguran querer acabar con todos los piratas de IPTV y evitar que las empresas del sector de la televisión y del entretenimiento continúen perdiendo dinero. En este contexto, se acaba de anunciar una nueva redada en la que han sido detenidos diez piratas, confiscados un buen puñado de vehículos y acabado con una operación que estaba siendo millonaria.

La policía griega quiere demostrar que se han acabado los juegos y que van en serio. Con la operación que acaban de llevar a cabo anuncian que han derribado una de las mayores organizaciones criminales dedicadas a los servicios piratas de IPTV. Las pérdidas que habían provocado se establecen por encima de los 100 millones de euros, lo que los convertía en un objetivo con el que tenían que acabar cuanto antes.

Es posible que esta operación haya afectado a los usuarios de varios paises debido a que las suscripciones a IPTV pirata o listas M3U se comercializan a nivel global y dan acceso a miles de canales de televisión a cambio del pago de un puñado de euros. El acceso a este tipo de contenido es cada vez más sencillo, lo que ha puesto en alerta a las entidades gestoras de los derechos de autor, pero también a las autoridades competentes de los diferentes paises.

Llevaban 8 años en activo

Este grupo pirata se había extendido de forma alarmante en Grecia a lo largo de ocho años en los que sus servicios han ido captando la atención de cada vez más clientes. A base de exprimir el IPTV pirata, estos delincuentes habían ganado una cifra por encima de los 25 millones de euros. Debido a lo sensible de la cantidad, el grupo tenía un sistema con el cual lavaba el dinero a través de distintas entidades que les ayudaban a no dejar rastro. No obstante, al final la policía ha sido capaz de atar cabos y de detenerlos en una de las operaciones más importantes del sector.

Estos piratas utilizaban sus ingresos para conseguir ganar dinero a través de otras vías. Por ejemplo, las autoridades habían descubierto que estaban extendiendo sus redes en el mercado inmobiliario, utilizando sus beneficios para adquirir propiedades de las que posiblemente también estaban obteniendo beneficios. Además, fueron poco cuidadosos y dejaron muchos rastros en compras de artículos de lujo que la policía llegó a encontrar.

Una redada para la historia

En el momento de las detenciones, la policía griega ha llegado a confiscar más de 100.000 euros en efectivo y un total de doce vehículos de alta gama que tampoco habían pasado desapercibidos en el proceso de investigación. Por ahora no ha trascendido el nombre de la red de piratería que ha sido desmantelada, pero dicen las autoridades que sus servicios ilegales han causado daños millonarios a Vodafone y a otras empresas del sector como Nova y Cosmote.

Los arrestos se llevaron a cabo de manera simultánea en una compleja operación en la que los policías se pusieron manos a la obra para evitar que ninguno de los sospechosos pudiera llegar a escapar. Eso derivó en que detuvieran a nueve ciudadanos griegos y un extranjero cuya nacionalidad no se ha filtrado a la prensa, aunque los rumores apuntan a que se trataba de una persona originaria de Ucrania. La noticia más positiva sobre la redada es que los agentes dicen que han caído todos los altos cargos de la red criminal, tanto el hombre que era el máximo responsable de la misma como su segundo al mando y el administrador del dinero. El resto de los detenidos eran vendedores que se ocupaban de conseguir clientes que se suscribieran a los servicios de esta plataforma de IPTV ilegal. Como ya habían amenazado con anterioridad, las autoridades no tienen intención de dejar pasar el delito a nadie, incluso a quienes están más abajo en la cadena de mando.

En estos momentos, se dice que la red criminal de IPTV pirata tenía un total de 13.000 suscriptores. A estos se les ofrecía acceso a una aplicación de IPTV en la que podían entrar como si fuera Netflix, Disney+ o similar, pero donde se daba acceso únicamente a contenidos pirata. El negocio estaba organizado de forma tan profesional que los cibercriminales incluso tenían un sistema para gestionar los suscriptores al que podían acceder con su propia aplicación para móviles. Los clientes, por su lado, además de ver canales de televisión y contenidos en streaming, tenían acceso a películas y series bajo demanda. Como es obvio, ninguno de estos contenidos se ofrecía con licencia.

La forma en la que les han cazado ha sido siguiendo el dinero. La red criminal de IPTV utilizaba varios métodos de pago con la intención de dejar el menor rastro posible en el intercambio de fondos. Por ejemplo, les ofrecían a sus clientes la oportunidad de hacer pagos en mano a cambio del servicio. También utilizaban cuentas bancarias en otros países y otras alternativas. En ese aspecto, lo tenían todo bien cubierto. Pero al final se equivocaron al comprar viviendas, coches de lujo y otros elementos caros que dejaban un rastro que ha terminado siendo clave para su detención. La policía gana de nuevo y la industria de la IPTV pirata vuelve a perder. Cada vez quedan menos.