Cerrado un IPTV pirata español que emitía los canales con máxima calidad

Duro golpe a la emisión de canales de pago por Internet en España. La Policía Nacional ha desmantelado una organización dedicada a la venta ilícita de televisión de pago por Internet, lo que se conoce coloquialmente como IPTV pirata. En total, cinco personas detenidas en A Coruña, Barcelona y Madrid que tenían montando un sistema muy profesional con dos servicios diferentes de televisión, uno con más canales y calidad que el otro, para adecuarse a los distintos tipos de clientes.

Acabar con el IPTV pirata sigue siendo la máxima obsesión de autoridades y empresas poseedoras de los derechos de emisión de canales o deportes. A lo largo y ancho del mundo se realizan decenas de operaciones, aunque lo cierto es que el mercado no se ha visto afectado ya que siempre surgen nuevas alternativas en cuestión de días. El gran problema, al igual que ocurre con las descargas, es que los usuarios tienen la sensación de que son servicios con precios demasiado elevados en comparación con sus salarios. Casi nadie piratería el fútbol, por decir un deporte mayoritario, si sus precios fueron más asequibles y no estuvieran vinculados a los paquetes más caros.

Cierre IPTV pirata en España con canales de máxima calidad

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada, presuntamente, a la venta ilícita de televisión de pago por Internet. Con un total de cinco detenidos y tres registros, la operación se ha saldado con la intervención de diez decodificadores IPTV, siete teléfonos móviles de alta gama, dos ordenadores, dos tablets, 28 critpodivisas Ethereum y 1250 euros en efectivos. Se estima que podrían haber ganado alrededor de un millón de euros anuales.

iptv arresto

Todo se remonta a principios de 2020 cuando la Policía recibió una denuncia al respecto. En un primer momento se intentó identificar a los responsables y se analizó el flujo de pagos entre los investigados. Esto sirvió para catalogarlos como organización criminal. Además, se pudo comprobar que la red estaba compuesta por un proveedor de contenidos, los revendedores y los clientes finales. Todo se anunciaba a través de sus propias páginas web, redes sociales o portales de compra venta.

Los investigadores también han comprobado que uno de los detenidos tenía un sistema muy profesional capaz de ofrecer dos servicios diferentes de televisión, uno con más canales y calidad que el otro, para adecuarse a los diferentes tipos de clientes. Se estima que gracias a ello habían conseguido unos 20.000 usuarios finales que le reportaban el mencionado beneficio de 1 millón de euros al año.

4 Comentarios