¿Buscando cable HDMI para Smart TV 4K? Es bastante complicado equivocarse

2021 ha sido el año en el que los conectores HDMI 2.1 han empezado a normalizarse, no sólo en la gama alta de televisores, sino incluso también en algunos modelos de gama media. La tendencia del futuro será a encontrar este conector en cada vez más televisores; incluso si éstos sólo equipan paneles 4K a 60 Hz. Por ello, vamos a explicar qué cable debes comprar para cada televisor.

Tener conectividad HDMI 2.0 es imprescindible hoy en día si tenemos un televisor 4K. Seguro que en casa tienes algunos cables antiguos, y al conectarlos en tu nuevo televisor puedes tener problemas de imagen, como pocos fotogramas por segundo si por ejemplo conectas un ordenador.

HDMI 2.0b: el mínimo que se exige en la actualidad

La clave radica es que es necesario utilizar conectores y cables HDMI 2.0. Con ellos, es posible alcanzar 4K a 60 Hz, mientras que el HDMI 1.4 está limitado a 4K a 30 Hz. Para ver películas puede ser suficiente, pero para otros usos que requieren fluidez, como enchufar una consola, es necesario utilizar mejores cables.

Entre esos cables encontramos los HDMI 2.0b. El 2.0a fue lanzado en 2015, y fue el primero compatible con la transmisión de contenidos en HDR al incluir metadatos estáticos. Menos de un año después llegó HDMI 2.0b, que es el estándar que hemos estado usando en el último lustro hasta la llegada de HDMI 2.1, y que mejoraba la transmisión de contenido en HDR con metadatos dinámicos.

hdmi 2.1

En 2017, todo cambió con el anuncio de HDMI 2.1. Este nuevo estándar trae demasiadas mejoras unidades bajo el mismo estándar. Entre ellas encontramos la posibilidad de enviar señales en 4K a 120 Hz o en 8K a 60 Hz sin compresión, y hasta 10K a 120 Hz con compresión. A nivel de HDR, encontramos la compatibilidad con metadatos dinámicos por escena e incluso por fotograma, algo introducido por primera vez en HDMI 2.0b, pero que se formaliza aquí para todos los estándares de HDR.

Las ventajas de HDMI 2.1

Más allá de eso, encontramos multitud de funcionalidades interesantes como Display Stream Compression 1.2 (DSC 1.2) que permite alcanzar hasta resolución 10K a 120 Hz, estando plenamente preparado para el futuro. También tenemos funciones para sincronizar el contenido multimedia más rápidamente, y reduciendo la altencia, como Quick Media Switching (QMS) y Quick Frame Transport (QFT). A nivel de sonido, tenemos compatibilidad con Dolby Atmos y DTS:X.

Sin embargo, hay multitud de funcionalidades que son clave para jugar, y que es importante buscarlas en una tele; incluso si no tiene un panel 4K a 120 Hz. Por ejemplo, encontramos Variable Refresh Rate (VRR), que sincroniza los fotogramas entre una consola o un PC y el televisor, eliminado el tearing y el lag. También tenemos Auto Low Latency Mode (ALLM), un modo que desactiva todas las ayudas y optimiza el procesamiento en los píxeles para reducir al máximo la latencia entre el mando y la imagen que vemos en pantalla.

Un cable antiguo puede valerte para HDMI 2.1

La lógica nos diría que un cable HDMI 2.0b no debería funcionar con HDMI 2.1, pero la realidad nos dice que eso no es así. Los cables utilizan los mismos pines, y las mejoras que encontramos en los cables HDMI 2.1 son a nivel estabilidad de señal, lo que permite ofrecer un ancho de banda superior de hasta 48 Gbps.

Sin embargo, si tenemos un cable HDMI 2.0b que sea corto y que esté bien hecho, es posible que no tengas que gastarte el dinero en un nuevo HDMI 2.1. Para ello, tan sólo tienes que probar a enchufar un dispositivo compatible con HDMI 2.1, como un PC o una consola, y comprobar si la señal que recibe es 4K a 120 Hz.

La clave de que un cable antiguo de funcione con las propiedades de HDMI 2.1 es que los cables HDMI no están diseñados para funcionar bajo un estándar concreto. Un cable HDMI lo que te garantiza es un ancho de banda mínimo.

Por ejemplo, con el estándar HDMI 1.4 llegaron los cables «High Speed«, con un ancho de banda de hasta 10 Gbps. Con HDMI 2.0 se llegó a un ancho de banda de hasta 18 Gbps con los Premium High Speed. Con HDMI, la cifra sube hasta los 48 Gbps con los cables Ultra High Speed.

De todas formas, hay pocos juegos en las consolas actuales capaces de ejecutarse en 4K a 120 Hz. Si no tienes un ordenador muy potente, no te va a importar mucho el cable que utilices, ya que con 4K a 60 Hz vas a tener más que suficiente. Incluso con HDMI 2.0b puedes disfrutar de 1440p a 120 Hz sin problema si tu ordenador se queda corto.

¡Sé el primero en comentar!