El baile de canales de la TDT no para en las comunidades autónomas

A pesar de que todos los canales de la TDT emiten en sus frecuencias definitivas, 2021 nos sigue trayendo más cambios en la televisión digital. Este año hemos visto cómo ha llegado el nuevo canal de Negocios TV a la Comunidad de Madrid. En Andalucía, se adjudicarán nuevas licencias, mientras que en Castilla y León se adjudicarán 24 licencias para emitir canales durante los próximos 15 años. Ahora, le toca el turno a Cataluña.

En concreto, ha sido 8TV quien ha anunciado la venta de su canal de TDT por 10 millones de euros. El canal era propiedad del Grupo Godó, y ahora pasará a ser propiedad de GANSO 2022, propiedad del inversor italiano Nicola Pedrazzoli, consejero delegado de Teve.cat, y Borja García-Nieto, presidente de Grupo Financiero Riva y García.

Grupo Godó vende 8TV, canal de la TDT de Cataluña

El Grupo Godó es propietario de La Vanguardia y de RAC 1, pero han decidido poner a la venta la sociedad Emisiones Digitales de Cataluña Sociedad Anónima (Edica), a través de la cual se emite el canal de 8TV. El canal lleva operando en la TDT catalana desde agosto de 2003, y en estos 18 años el mercado televisivo ha sufrido unos cambios a los cuales el canal no ha sabido adaptarse.

Hasta ahora, en la programación del canal de TDT de 8TV encontrábamos series antiguas de TV3 o películas de serie B. Hasta principios del año pasado, el canal emitía contenidos en directo, como informativos y programas. Sin embargo, para intentar paliar las pérdidas, el canal empezó a emitir contenidos en diferido. Las pérdidas acumuladas desde 2001, cuando el canal nació con el nombre de CityTV, sumaban 70 millones de euros.

Sus nuevos propietarios serán los encargados de operarlo

El Grupo Godó intentó también impulsar el canal mediante una cesión temporal a Mediaset, donde la cadena entró en el consejo de administración de la compañía. Sin embargo, el intento fue fallido, y en 2017 el canal fue devuelto al Grupo Godó. El canal no mejoró su audiencia, con una cuota de pantalla que no llegaba a superar el 1%, pero al menos las cuentas quedaron saneadas. A eso se le une que los ingresos por publicidad en televisión no han parado de caer en los últimos años, y más en el último año por culpa de la pandemia. Además, hay una mayor competencia y una mayor tendencia al consumo de contenido bajo demanda o a grabar contenido de la TDT.

Por ello, ahora no sabemos cuál será el futuro que le deparará al canal, donde sus nuevos dueños podrían elegir potenciar su programación, o podrían aprovechar la licencia de emisión que tienen para crear un nuevo canal diferente que ofrezca una alternativa más interesante a nivel de contenidos. Según publica el Grupo Godó, lo que esperan es que el nuevo operador pueda aprovechar el trabajo llevado a cabo por ellos en los últimos años y revivan el canal.