Las 5 mentiras de la TDT que nos prometieron hace 10 años

Las 5 mentiras de la TDT que nos prometieron hace 10 años

Alberto García

La TDT lleva ya con nosotros más de una década. Gracias a la televisión digital pudimos dejar atrás las señales analógicas tan sensibles a interferencias y al ruido. Además, se mejoró la calidad de audio con sonido 5.1 y la resolución del contenido, llegando a alcanzar Full HD e incluso con algunas emisiones en pruebas en 4K, pasando también de 4:3 a 16:9. También nos permitió cambiar de fuente de audio, usar subtítulos, tener el EPG, o aumentar la cantidad de canales disponible. Sin embargo, aunque la TDT cumplió muchas de sus promesas, hay otras tantas que se quedaron por el camino después de ser propuestas hace más de una década y que seguramente no llegaremos a ver nunca.

Servicios interactivos

En aquel entonces, cuando la fibra óptica para casi toda la población era prácticamente un sueño futurista al nivel de los coches voladores, una de las funciones propuestas era la de aplicaciones emitidas a través del radiodifusor hacia el espectador mediante algún canal de retorno como la línea de teléfono, SMS o ADSL. Con esto, se buscaba facilitar el acceso a servicios como la tramitación de documentos con la Administración Pública, así como servicios comerciales o de entretenimiento (encuestas, votaciones, concursos o incluso chat). Sin embargo, la llegada del smartphone y las tarifas de datos hizo que este tipo de servicios no llegasen ni a materializarse.

Servicios de información

Aunque sigue existiendo el Teletexto en su versión tradicional, la TDT iba a dar pie a que se crease un servicio mejorado con una interfaz más amigable y con más resolución. En ella se iban a poder ver datos como tráfico, meteorología, bolsa, estadísticas deportivas, noticias ampliadas, e incluso la posibilidad de jugar a algunos juegos sencillos. Sin embargo, se optó finalmente por mantener la versión actual de Teletexto, ya que cada vez menos gente lo usa en favor de leer las noticias en dispositivos como el móvil.

Recepción móvil y portátil

La cobertura de la TDT llega prácticamente a toda la población gracias a su gran alcance. Sin embargo, la promesa de tener TDT en cualquier parte no es tan fácil de cumplir. En su momento se dijo que iba a poder recibirse con una antena telescópica similar a la de una radio, pero eso en ocasiones puede quedarse corto; sobre todo si se usa en movimiento en un vehículo como un coche. No obstante, con una antena no muy grande se pueden evitar problemas de señal en la TDT y verla en casi cualquier parte de España.

La calidad de audio, sólo para una pista

Los canales HD de la TDT cuentan con una calidad de audio bastante buena, al poder llevar pistas incluso en Dolby Digital 5.1. Sin embargo, lo que no se dijo es que, por motivos de compresión, la calidad de sonido de las pistas secundarias deja mucho que desear, lo que hace que aquellas personas que por ejemplo quieran ver algo en versión original lo tengan que hacer con una calidad de sonido peor que en la pista principal. Además, los subtítulos en algunas ocasiones fallan o están desincronizados, aunque esto ya es problema de las cadenas.

Canales de pago

En este caso sí que nos encontramos con una promesa cumplida, con una función que llegó, pero que fue un fracaso total. Desde 2015, ningún canal de la TDT ofrece contenido de pago, durando sólo seis años en los que Gol TV y AXN fueron los únicos que exploraron una fórmula que no cuajó entre los usuarios debido, sobre todo, a que hay muchas otras modalidades que ofrecen mejor servicio, como es el caso de la TV a través de Internet.