Se hacen pasar por el FBI en Internet y pueden acabar en la cárcel

Los estafadores online se hacen pasar por todo tipo de instituciones, personas y empresas. Sin embargo, un grupo de atacantes parece haber llegado demasiado lejos haciéndose pasar por el FBI, y ahora se enfrentan no sólo a cuantiosas multas, sino además incluso a posibles penas de cárcel.

Así lo ha anunciado el propio FBI como alerta a los estafadores que intentan hacerse pasar por esta agencia federal de Estados Unidos. La agencia afirma haber recibido múltiples avisos de este tipo de estafas en el norte de Florida intentando robar información personal de varios residentes.

Vishing: hacerse pasar por alguien en una llamada

El método que usan los estafadores es bastante sencillo. Primero, contactan a las víctimas haciéndose pasar por representantes de una empresa de sorteos, diciendo que les ha tocado un premio y que necesitan sus datos personales para asignarles el premio. Si la persona se negaba a proporcionar los datos personales, posteriormente era contactada por un segundo estafador que se hacía pasar por el FBI y le pedía la misma información de cara a una supuesta investigación por estafa relacionada con la primera empresa.

En algunos casos también se llegaba a amenazar a las víctimas diciendo que dieran su información financiera o personal para ayudar en la investigación, y en el caso de no darla, se le podía acusar como sospechosa de un crimen relacionado con la estafa de los sorteos. Entre esas amenazas había supuestas multas o incluso cárcel, lo cual es algo que tiene que determinar un juez, no el FBI.

llamada robar dinero

Ahora, el FBI avisa de que, en el caso de tener dudas de si realmente alguien está siendo investigado, es mejor contactar con las autoridades locales directamente. Además, avisan de que nunca van a pedir dinero ni información financiera a nadie para resolver un caso, ya que seguramente ya tengan acceso a esos datos sin problema a través de la ficha policial, y en el caso de necesitarlo, un juez les daría permiso para ello. Sólo unos estafadores pueden llegar a solicitarnos esa información.

El FBI tiene un portal para denunciar este tipo de delitos

Para este tipo de casos, el FBI tiene la web www.IC3.gov, donde se pueden registrar estafas y fraudes, ayudando al FBI a encontrar patrones como ubicación geográfica o tipo de estafas por teléfono.

Este tipo de ataques, llamados vishing, buscan el mismo objetivo que el phishing, pero a través del teléfono en lugar del email: hacerse pasar por una persona, empresa o agencia. La suplantación de identidad en un email puede ser más fácil de averiguar, pero en una llamada telefónica esto no es así; sobre todo si se hace con número oculto. Por ello, lo conveniente es no dar nunca ningún dato personal a través del teléfono, y mucho menos aquellos que puedan poner en peligro nuestro dinero.

En España, lo mejor para informar a las autoridades de este tipo de delitos es contactar con la Guardia Civil a través del portal del Grupo de Delitos Telemáticos (GDT), donde podemos denunciar de forma electrónica multitud de delitos.