Los españoles, los que más intentan robar WiFi al vecino de Europa

Los españoles, los que más intentan robar WiFi al vecino de Europa

Alberto García

España tiene un alto nivel de penetración de Internet. Sin embargo, hay un porcentaje bastante alto de población que no usa Internet, o que, si lo usa, lo hace a través de una tarifa móvil, y no tiene contratada una línea fija. Por ello, un nuevo estudio revela que los españoles hemos sido los que más hemos intentado hackear WiFi en 2020.

El estudio ha sido elaborado por NordVPN para evaluar los efectos que ha tenido tanto el confinamiento como el teletrabajo. Antes de la pandemia, España tenía uno de los porcentajes de trabajadores a distancia más bajos de la UE, con un 4,8% frente al 5,4% de la media. El confinamiento obligó a que el 30% de la fuerza laboral tuviese que trabajar desde casa, y por ello hubo que adoptar medidas adicionales a nivel de conectividad que muchos usuarios no quisieron pagar.

4.170 búsquedas mensuales de cómo hackear WiFi en España

La consecuencia de ello es que las búsquedas de «cómo hackear» se dispararon en primavera, donde el 79% buscaba cómo hackear el WiFi, mientras que el 13% iba orientado a cuentas de Facebook. En España, el volumen de búsquedas de «cómo hackear WiFi» tenía una media de 4.170 búsquedas mensuales, más que cualquier país de Europa. A nivel mundial, no obstante, hay otros países donde se busca más hackear: India, Indonesia y Estados Unidos.

Es realmente curioso que los usuarios buscasen cómo hackear el WiFi de sus vecinos para tener Internet, en lugar de contratar una conexión y pagarla. Además de quienes la necesitasen para teletrabajar, algunos probablemente lo harían para obtener contenido con el que entretenerse durante el confinamiento. El hackeo de una red WiFi es bastante peligroso, ya que cualquier persona puede tener acceso a nuestro hogar inteligente y a dispositivos conectados en red local.

Utiliza siempre WPA2 o WPA3

Sin embargo, hackear una red WiFi es algo casi imposible hoy día usando métodos de fuerza bruta. Las redes WPA2 y WPA3 son muy robustas, y a pesar de que WPA2 ha tenido vulnerabilidades, aprovecharlas es bastante complicado. La única forma de hackear esas redes es mediante diccionarios y probando a ver si las palabras usadas en la contraseña están en ese diccionario. Si la contraseña es larga y compleja, será casi imposible hackear esa red WiFi, a diferencia de lo que ocurría con WEP en el pasado donde sí era posible crackear redes mediante fuerza bruta en cuestión de minutos.

Por tanto, hay que usar contraseñas únicas y complejas, tanto en las redes WiFi como para el acceso a portales. También es recomendalbe usar la verificación en dos pasos para evitar que accedan a nuestra cuenta. Si usas un antiguo router con WEP, cambia el cifrado a WPA2.

Otro detalle curioso revelado por NordVPN es que el promedio de jornada de cada trabajador se incrementó en 2 horas, donde muchos acabaron perdiendo incluso más tiempo que el que pierden en el desplazamiento para ir y volver a casa.