¿Es recomendable usar el modo DMZ de tu conexión para jugar en consola o PC?

Los routers tienen varios mecanismos de protección que evitan que suframos ataques externos. La apertura de puertos ha de ser manual y hacia un único dispositivo, además de utilizar un firewall para evitar accesos indebidos. Sin embargo, hay una forma de desactivar esas funciones para dejar nuestro router al descubierto. ¿qué ventajas e inconvenientes tiene?

El cortafuegos o firewall que integra nuestro router es el encargado de filtrar el tráfico de red que entra y sale de nuestra conexión. Para ello, se establecen una serie de reglas, a través de las cuales se determina si se acepta o no una petición. Hay dispositivos como los ordenadores que ya integran un cortafuegos, pero hay otros, como una impresora, que no. Por ello, un router ha de proteger todas las conexiones.

DMZ: zonas aisladas en nuestra red local

No obstante, hay situaciones donde esas protecciones pueden ocasionarnos problemas. Por ello, existe la llamada DMZ, acrónimo en inglés de Zona Desmilitarizada (Demilitarized Zone). Esta zona se ubica entre la red interna de un hogar o empresa y una red externa, normalmente el resto de Internet.

La ventaja de esto es que, a través del cortafuegos, podemos generar una zona aislada en nuestra red sin protección. De esa forma, ésta queda acotada perimetralmente, y si un atacante consigue acceder a ella, no podrá llegar al resto de la red local y comprometer el resto de dispositivos que tengamos conectados.

¿Y qué ventajas puede tener esto para jugar? Pues bastantes. Gracias a crear una DMZ, podemos permitir que un ordenador o una consola accedan a Internet sin pasar por el filtro de puertos del router o de la NAT. Con ello, tenemos una conexión más rápida y directa que nos garantiza que no vamos a tener problemas para conectarnos a un servidor, o para que alguien se conecte a nuestra red de manera remota.

Los routers utilizan los puertos para limitar la cantidad de conexiones que pueden llegar a nuestra red, así como también los dispositivos a los que pueden llegar. Este es el motivo de que vengan cerrados por defecto, ya que con ello evitamos exponer todos nuestros dispositivos al resto de Internet.

No hace falta utilizar la DMZ casi nunca

La clave aquí es que la apertura de puertos en dispositivos como las consolas se suele hacer de manera automática gracias al uPnP. Este es el motivo por el que, probablemente, lleves años sin tener que abrir un puerto en tu router para hacer uso de algún servicio de red. Distinto es si creas un servidor local en tu PC para que accedan amigos tuyos, como puede ser necesario con juegos como Minecraft o Garry’s Mod.

Así, utilizar DMZ de manera permanente no es un problema en consolas con sistema operativo cerrado, pero sí puede serlo con otros dispositivos. Por ello, lo recomendable es utilizarlo sólo cuando tengamos algún problema concreto a la hora de abrir puertos, ya que el cortafuegos del router dista mucho de ser perfecto, y podemos tener problemas de intrusión en nuestra red.

¡Sé el primero en comentar!