Cómo afecta al WiFi la posición de las antenas del router

Cómo afecta al WiFi la posición de las antenas del router

Daniel Caballero

Todo el mundo quiere disfrutar de la mejor conexión WiFi en todo momento. Sin embargo, el problema está en que no siempre se cumple este punto, ni siquiera cuando se configura la red inalámbrica. Aunque, hay un elemento que podría marcar la diferencia para tener más cobertura en diferentes zonas de la casa: las antenas del router.

Por lo general, no todo el mundo tiene un router con antenas externas. Algo que suele ser habitual en los equipos que dan los operadores. En cambio, si eres de los que tienen su propio router y en su día decidieron comprar uno con antenas, el simple hecho de orientarlas de una forma y otra pueden hacer que tengas una mejor señal en diferentes partes de tu casa. Por lo que la posición de estas puede marcar la diferencia.

Y es que, aunque nunca te hayas parado a pensar en esto, una posición incorrecta de las antenas puede hacer que no disfrutes al máximo de la red WiFi. Ya no solo influye la posición del router en sí, también es clave colocar adecuadamente las antenas externas ya que no siempre propagan las ondas de la misma manera, incluso cuando son omnidireccionales.

¿Cuál es la mejor posición?

Tener problemas de señal WiFi es algo a lo que muchos usuarios nos hemos acostumbrado con el paso del tiempo. Lo bueno es que, hay consejos con los que se puede mejorar la red inalámbrica. En este caso, esta recomendación va dirigida para todos aquellos con un router con antenas externas, ya que la clave de este caso está en orientarlas de una forma u otra.

Está claro que siempre puedes optar por dispositivos para ampliar la cobertura, como los PLC, repetidores, sistemas WiFi Mesh… En cambio, si no quieres gastarte dinero y tienes este tipo de router, siempre puedes probar a mover las antenas. Aunque, hay que hacerlo con lógica, y todo para que realmente se note una mejora en la conexión inalámbrica del router y tampoco pierdas el tiempo.

router de Xiaomi

Lo primero de todo es asegurarnos de la posición del router. Una zona central de la casa, en una altura media en la que el dispositivo no esté pegado a otros dispositivos, paredes, etc. Una vez se tenga en cuenta esto, hay que pasar al siguiente paso: orientar las antenas.

En este caso, todo dependerá del número de antenas que tengas. Si, por ejemplo, tu casa es de varias plantas y tienes un router con dos antenas, puedes probar a dejar una en horizontal y otra en posición vertical. Así la señal irá hacia varias zonas, tanto en la planta en la que está como en el resto. En cambio, si tienes tres antenas, prueba a orientar la tercera de manera diagonal. Sin embargo, si cuenta con más de 4 antenas, lo suyo es que orientes unas en vertical y otras en horizontal.

Ten en cuenta que esto no es algo fijo, sino que puedes ir probando para ver cuál es la posición que más resultado te da en función de tu casa y tus necesidades. Es decir, puedes ir probando diferentes ángulos para intentar conseguir que la señal cubra toda la casa. Pero también, por ejemplo, puedes enfocarlas más hacia una zona del hogar en la que quieras tener una mejor señal WiFi.

Por lo tanto, si tienes en cuenta el factor de la posición del router y la orientación de las antenas externas, vas a poder disfrutar de una mejor cobertura WiFi. Aunque, como siempre, hay que ir jugando con los ángulos de estas para dar con la mejor posición.

1 Comentario