Consiguen hacer volar el ADSL y el cable a 8 Gbps con MGFast

Todos recordaréis probablemente G.fast. Este estándar fue aprobado en 2014 por la ITU, y en unos pocos meses empezó a llegar el primer equipamiento que lo utilizaba. En 2016, empezaron a tener lugar los primeros despliegues. Con esta tecnología, se podían alcanzar velocidades de hasta 1 Gbps utilizando ADSL o cable. Sin embargo, quedó en desuso, pero ahora la ITU tiene un nuevo estándar que ofrece más velocidad aún.

Con G.Fast, era posible utilizar perfiles de 106 o 212 MHz, en lugar de los de 8,5, 17,664 o hasta 35 MHz que se usan con VDSL2. Gracias a ello, es posible alcanzar velocidades de hasta 1 Gbps en distancias de menos de 100 metros. Con 100 metros, se garantizan 900 Mbps; con 200 metros, 600 Mbps; con 300 metros, 300 Mbps; con 500 metros, 100 Mbps. La velocidad de subida está limitada a 50 Mbps.

Gfast «sólo» alcanza 1 Gbps

El Broadband Forum recomendó hacer despliegues de G.Fast usando FTTdp (Fiber to the Distribution Point), similar al FTTN, donde la fibra llega a un punto concreto, y el último tramo utiliza instalaciones de cobre. Así, a pesar de que en España todo va a ser fibra óptica dentro de cuatro años, en el resto del mundo el despliegue de fibra óptica deja mucho que desear. Por ello, se siguen desarrollando tecnologías basadas en el cobre, como es el caso del nuevo estándar MGfast.

Este nuevo estándar de la ITU es capaz de usar ADSL o cable para alcanzar velocidades de 8 Gbps en modo Full Duplex (FDX), y 4 Gbps en modo Time Division Duplexing (TDD). Este estándar, cuyo nombre técnico es ITU G.9711, promete no sólo altas velocidades, sino también baja latencia y la posibilidad de ofrecer un QoS que haga frente a las necesidades de Internet actuales. Con ello, se puede hacer streaming de contenido en 4K y 8K, e incluso jugar en la nube gracias a la baja latencia.

MGfast: doble de frecuencia y hasta 8 Gbps

Mientras que G.fast podía alcanzar frecuencias de 106 y 212 MHz, con MGfast es posible alcanzar frecuencias de hasta 424 MHz siempre y cuando la distancia al nodo sea más corta. En la siguiente imagen podemos ver el alcance.

MGfast es, por tanto, la tecnología que sustituye a G.Fast, aunque ambas pueden usarse a la vez. La ventaja que ofrecen es que no es necesario reemplazar el cableado actual de un edificio. Con ello, es posible ofrecer mejores conexiones a Internet en un edificio utilizando toda la instalación de cobre existente sin tener que reemplazarla por fibra.

A largo plazo es mejor reemplazarlo todo con fibra, pero si hay problemas de costes, esta puede ser una buena solución temporal. Así, los usuarios sólo tienen que cambiar el router, ya que no hay que instalar rosetas ni usar ONT. Gracias a ello, los despliegues pueden llevarse a cabo con mayor velocidad, a la vez que se van cerrando centrales ADSL, reduciendo el consumo energético y el espacio utilizado.

Fuente > ITU

¡Sé el primero en comentar!