Errores a evitar con el router para una conexión estable

Errores a evitar con el router para una conexión estable

Rocío GR

Si tu router no funciona bien es posible que estés cometiendo una serie de errores que hacen que haya fallos que se repitan una y otra vez. Puede que la conexión no funcione de forma estable, que no tengas velocidad suficiente o que haya errores continuos que se repiten y que hacen que nada vaya como debería. En ese caso, hay una serie de errores que no deberías cometer con tu router y quizá no has tenido en cuenta. Si los evitas, conseguirás mejor estabilidad y mejor velocidad.

Son errores básicos, pero pueden afectar a tu conexión más de lo que crees y no cuesta nada evitarlos y conseguir así tener mejor velocidad y mejor cobertura, pero también nos asegurarán no correr peligros. Eso sí, antes de revisar y seguir estos consejos debes tener en cuenta que, si la velocidad que llega a tu ordenador por WiFi no es la que tienes contratada, es normal. El operador y la compañía te aseguran que la velocidad que sale de tu router por cable es la que tienes contratada en tu tarifa, pero hay muchos factores que influyen en la que llegará a tu ordenador o a tu móvil desde una habitación.

Hay errores que cometemos habitualmente y que pueden hacer que Internet no funcione como debería. Pequeños cambios en el día a día que harán que nos conectemos con mejor cobertura y velocidad.

Cuidado al colocar el router

Parece sencillo y creemos que sabemos, pero no siempre colocamos el router donde deberíamos. Lo mejor será que te dejes aconsejar. El técnico que nos haga la instalación nos aconsejará dónde hacerlo y es importante que te dejes aconsejar porque sabrá cuál es el mejor lugar. O, en ocasiones, cuál es el único lugar en el que será posible hacer la instalación en casa.

Generalmente, el mejor sitio para que coloques el router es el centro de tu casa. Cuanto más en el centro esté, mejor será la conexión que tengas porque llegará de forma uniforme a todas las habitaciones. Aunque es lo ideal, sabemos que no siempre es una opción y que son muchos tipos de viviendas los que existen. Además, las viviendas actuales ya cuentan con un PAU o un punto de acceso al usuario que permite colocar el router generalmente en la entrada y que cuenta con todas las conexiones disponibles para la instalación.

Lo que nunca debemos hacer es colocarlo en cocinas o baños porque las baldosas o azulejos perjudicarán a la señal WiFi, además de otros elementos como tuberías. También debemos tener cuidado con otros aparatos y no colocarlo cerca de electrodomésticos como lavadoras o frigoríficos o microondas, como es lógico.

PAU Router

Además, debes tener en cuenta que si usas un repetidor, no será lo mismo que usar un router. Ni la conexión será tan estable ni habrá tanta velocidad, sobre todo si no se tienen en cuenta el lugar donde se pone. Por eso, confiar en ubicar un router en cualquier lugar de la casa y comprar un repetidor, podría no ser la mejor opción.

Mala seguridad

Uno de los peores errores que puedes cometer configurando tu router es el de no cuidar la seguridad de las redes. Es probable que llegue el técnico, lo instale en tu casa, te conectes y no hagas nada más. Y es un error. Debes asegurarte que la contraseña es segura (con suficientes caracteres y combinaciones de letras mayúsculas y minúsculas y números y símbolos) pero también puedes cambiar el nombre de la red y, sobre todo, debes fijarte en el cifrado. Hay muchos cifrados y debes elegir uno que no esté obsoleto así que asegúrate que usas WPA2 o actuales y tu cifrado no es WEP o WPA, por ejemplo.

Otro aspecto básico y fundamental es que no haya redes abiertas o que estén desprotegidas. Esto se traducirá en un peor rendimiento siempre o en la posibilidad de intrusos. No solo debes cuidar la contraseña que utilices para conectarnos a una red, sino que también debes asegurarte que tienes un buen cifrado y que no está obsoleto, ya que esto será definitivo.

Tampoco debemos tener redes abiertas porque cualquier persona podrá acceder si tiene cobertura con la misma y esto hará que la señal sea mala e incluso pondrá en peligro nuestra privacidad porque podrán hackearnos y robar todos nuestros datos.

wifi wpa3

Cuidado con no actualizar

Otro de los errores más habituales es el de no actualizar el router. En general, es importante que siempre mantengamos todos nuestros dispositivos con su última versión para evitar agujeros de seguridad o el acceso por parte de ciberatacantes. En el caso del router también es fundamental que lo hagamos y no hacerlo es uno de los errores más frecuentes.

Actualizar el firmware nos ayudará a evitar posibles errores o agujeros de seguridad. En caso de no hacerlo, puede que haya alguna vulnerabilidad que haga que el router funcione peor y que la conexión no sea del todo estable o lo rápida que quieras. Por eso siempre es recomendable que actives las actualizaciones de forma periódica o que actualices el dispositivo manualmente para no caer en ningún error grave. Dependerá de tu router concreto que haya que seguir unos pasos u otros o que tengamos que hacerlo desde una aplicación o desde una página web desde la que acceder a los ajustes.

Hay muchos dispositivos conectados

La congestión de dispositivos es un error común que puede afectar la velocidad de tu conexión a internet. Ocurre cuando hay demasiados dispositivos conectados simultáneamente a la red y compitiendo por el ancho de banda disponible.

Algunos routers permiten asignar prioridades a ciertos dispositivos en la red. Puedes identificar los dispositivos que requieren mayor ancho de banda, como ordenadores o consolas, y otorgarles prioridad para asegurarte de que reciban una conexión más rápida y estable. Además, si tienes una gran cantidad de dispositivos conectados a tu red, especialmente aquellos que no necesitan un ancho de banda alto, considera limitar el número de dispositivos conectados simultáneamente. Esto reducirá la carga en el router y permitirá que los dispositivos activos obtengan una conexión más rápida.

También hay routers modernos que admiten bandas de frecuencia adicionales, como la banda de 5 GHz. Estas bandas pueden ofrecer un ancho de banda más amplio y menos congestión en comparación con la banda de 2.4 GHz, que es más común y más propensa a la interferencia. Asegúrate de que tus dispositivos sean compatibles y aprovecha estas bandas adicionales para distribuir la carga de la red de manera más efectiva.

2 Comentarios