Telefónica en la dirección correcta a pesar de la tormenta

Telefónica en la dirección correcta a pesar de la tormenta

Javier Sanz

Telefónica prepara novedades con un objetivo claro, recuperar valor en bolsa y salir de un bache que dura ya demasiados meses. La compañía capitaneada por José María Álvarez-Pallete se ha comportado peor que el IBEX 35 desde que se desató la crisis del coronavirus y peor que sus homólogas europeos.

La operadora española no es capaz de levantar cabeza en bolsa. Desde el pasado 19 de febrero se ha dejado un 37% mientras que el IBEX 35 ha bajado un 26%. Si echamos la mirada a sus rivales, Orange apenas ha bajado un 18% mientras que Vodafone ha caído un 16% en la bolsa de Londres. La situación es preocupante si tenemos en cuenta que la teleco azul ha caído incluso más que empresas como Amadeus que están completamente impactadas por el sector turístico y la crisis del COVID-19. Otro dato alarmante para Telefónica es que Cellnex ya capitaliza 1000 millones más que la operadora y comentan algunos analistas del mercado que en su momento se pudo haber fusionado con Telxius, la filial de torres de la compañía dirigida por Pallete.

Cambios para levantar la cotización de Telefónica

En primer lugar, la compañía planea de nuevo sacar su filial de torres a bolsa para ingresar más de 6.000 millones de euros.  Ya hubo un intento en 2016 pero la operadora decidió abortar el estreno de Telxius en los mercados porque no se daban las circunstancias idóneas. La operación que valoraba la empresa en más de 3.000 millones suscitaba dudas por el impacto de un cable submarino que era el que más ingresos aportaba a la empresa. Además, en ese momento los mercados tenían turbulencias pero no tantas como ahora tras el impacto de la pandemia en Europa.

El objetivo de la operadora es generar valor para recuperar la confianza de los mercados. A pesar de que no está decidida la salida a bolsa de Telxius, está planificada para el próximo año y podría ser un balón de oxígeno de cara al 2021 que se presenta complicado a nivel bursátil si no aparece pronto la vacuna contra el coronavirus.

Compra de OI en Brasil

El pasado mes de noviembre conocimos los nuevos planes de Telefónica que se basaban en dos ejes fundamentales. Concentrar todo el esfuerzo en cuatro mercados principales, España, Alemania, Reino Unido y Brasil; y la creación de las dos filiales, Telefonica Infra y Telefónica Tech para generar valor. A pesar de que la operadora está totalmente centrada en la reducción de deuda acabamos de conocer que planea invertir 3.000 millones de dólares en la adquisición de la operadora brasileña OI. La teleco carioca que se encuentra en concurso de acreedores tiene 38 millones de líneas y es la operadora con mayor número de accesos fijos.  Brasil es un mercado prioritario para Telefónica ya que aporta el 21% de los ingresos y algún trimestre incluso ha llegado a superar en ingresos a España.

Los ingresos de Telefónica se situaron entre enero y marzo en los 11.366 millones de euros, lo que supone un descenso del  5,6% y es que la situación del país no es la más propicia. Con el Real Brasileño devaluándose y la crisis del coronavirus impactando con virulencia tras la negativa de Bolsonaro de tomar medidas más drásticas, los ingresos podrían seguir descendiendo en los próximos trimestres.

En las próximas semanas conoceremos más detalles sobre ambas operaciones y es que la tormenta financiera no ha hecho más que empezar e incluso ya hay rumores en el mercado que hablan de una posible suspensión del dividendo de Telefónica para proteger su rating. Bank Of America considera que la teleco española está obligada a adoptar medidas contundentes si no quiere perder su grado de inversión. Cancelar el dividendo o reducirlo supondría un jarro de agua fría para todos los pequeños accionistas pero sobre todo para los más grandes. Algunos bancos como BBVA o Caixabank maquillan sus resultados gracias los ingresos que aporta la teleco española.