¿Vale la pena comprar un smartwatch de menos de 20 euros?

Gracias al avance y el desarrollo de la tecnología se han conseguido desarrollar muchos productos muy útiles y que ayudan a muchas personas en el día a día. Uno de ellos son los smartwatch, un dispositivo que se coloca en la muñeca y aunque parezca que se trata tan solo de un reloj para dar la hora, puede hacer muchas más funciones además de eso. Existen modelos muy caros, pero hay relojes inteligentes buenos y baratos que no superan los 20 euros.

Pero, ¿merece la pena comprar un smartwatch barato o es mejor optar por una opción más cara?

¿Qué puede hacer un smartwatch?

Hace unos años, cuanto este no era un producto tan popular y solicitado, solo las grandes marcas los sacaban a la venta. Su función principal además de dar la hora era la de proporcionar información al usuario sobre diferentes datos relacionados con la práctica de deporte. Sin embargo, con el paso del tiempo, más marcas se han sumado a este mundo sacando modelos baratos que pueden llegar a hacer lo mismo que los caros.

Los smartwatch cuentan con sensores capaces de medir la presión arterial y el ritmo cardíaco, calcular la cantidad y la calidad del sueño, el número de pasos que damos y la cantidad de kilómetros que recorremos en un día. Incluso puede servir como navegador GPS para movernos por la ciudad.

Hay grandes marcas como Samsung o Apple que han sacado al mercado Smartwatch que pueden realizar las mismas funciones que un teléfono móvil. Con ellos se puede escuchar música, hacer y recibir llamadas, ver fotos y vídeos, mirar el calendario o incluso ver mensajes de WhatsApp. Junto a estas funciones, también se incluyen todas las mencionadas anteriormente.

Cabe la posibilidad de que haya muchas personas que por su trabajo requieran de un dispositivo muy completo y necesiten optar por una opción cara de smartwatch.

¿Es rentable un modelo barato de smartwatch?

Pero a su vez, también existen muchas personas para las que un smartwatch no sea un aparato imprescindible, pero sí un buen complemento. Con tan solo llevar una pequeña pulsera en el brazo, esta gente podrá recopilar muchos datos muy útiles de una forma económica y sin necesidad de comprar el reloj inteligente de una gran marca.

Otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un reloj inteligente es la autonomía de la batería. Existen smartwatch cuya batería dura semanas sin necesidad de cargarlo, lo cual hace muy cómodo no tener que cargarlo todos los días (que es lo que ocurre con los smartphones). También hay que comprobar si nuestro reloj inteligente se puede vincular con nuestro teléfono para poder recibir mensajes y llamadas.

Así pues, si crees que necesitas un modelo de smartwatch al que no le falte de nada y que sea de un buen tamaño, quizás sea mejor que optes por una opción más cara. Sin embargo, existen también opciones muy económicas que pueden funcionar perfectamente igual que las caras.

Puede que los modelos caros tengan un diseño mejor, una pantalla más grande o resistencia al agua, algo que muchos de los modelos baratos no tendrán, pero esto no dejan de ser detalles secundarios, ya que lo importante son las diferentes funcionalidades que puede ofrecer el smartwatch.

Por lo tanto, definitivamente puede merecer la pena hacerse con un smartwatch barato y así ahorrarnos un buen dinero.

¡Sé el primero en comentar!