Movistar negocia con Zegona para que los clientes de Vodafone puedan usar su red de fibra

Movistar negocia con Zegona para que los clientes de Vodafone puedan usar su red de fibra

David Soriano

Después de que el fondo Zegona adquiriese el 100% del negocio de Vodafone en España por 5.000 millones, el operador rojo entra en una nueva etapa en 2024 en la que se avecinan cambios para remontar la situación en nuestro país. Uno de estos podría ser la utilización de la red de Movistar para compensar su excesiva dependencia del HFC que adquirió de Ono.

Según fuentes del sector, Telefónica buscará un acuerdo con Zegona para que Vodafone utilice su red. De esta forma, se abre una nueva etapa en la que los clientes de Vodafone podrían tener acceso a FTTH en ciertas zonas donde tienen que conformarse con el HFC heredado.

La importancia del negocio mayorista en Movistar

Que dos de los principales operadores a nivel nacional negocien, es siempre interesante para ver cómo evoluciona el mercado de las telecomunicaciones. Este suele ser un reflejo de cómo un movimiento provoca una reacción y en este caso, la negociación entre rojos y azules surge a raíz de que Movistar busque protegerse ante la posibilidad de que pierda su contrato mayorista con Digi, quienes han adquirido los remedies de la operación de fusión de Orange y MásMóvil.

Ventaja de Digi y Movistar

Con este acuerdo, se hacen con 60 MHz de espectro radioeléctrico (20 MHz en la banda de 1.800 MHz, 20 MHz en la banda de 2.100 MHz y 20 MHz en la banda de 3.500 MHz) y un pacto de uso preferente de red móvil. Dicho de otra forma, Digi se ha asegurado una opción de usar la red de Orange a partir del año 2027, cuando expire precisamente el contrato con Movistar. Además de esta jugada por la que los azules saben que con casi total seguridad perderían a Digi a partir de entonces, se estima que los dirigidos por Mario Varzuru tratarán de bajar el precio del contrato desde este mismo 2024.

Esto significará que a partir de 2026, cuando acabo el contrato mayorista con Digi, el operador azul perderá ingresos cifrados en 300 millones de euros, los que actualmente paga el operador de origen rumano por el uso de su red. Digi no podría romper este acuerdo antes, incluso aunque ya tuviera la infraestructura adquirida, porque tendría que pagar las indemnizaciones millonarias por romper el acuerdo.

Negociaciones con Zegona y Vodafone

Entendidas las causas, llegan los movimientos. Movistar busca cerrar un pacto mayorista con Vodafone para cubrirse ante la eventual fuga de Digi y mantener esos ingresos de 300 millones de euros que les reporta la operadora rumana. En este caso, en lugar de la red móvil como sucede con Digi, sería con el negocio de la fibra.

La opción a considerar es que Movistar a cambio de esos 300 millones de euros ceda a Vodafone el uso de su extensa red de fibra óptica . Actualmente, es la más destacada del panorama nacional en cuanto a cobertura, con más de 28 millones de unidades inmobiliarias de alcance y, sobre todo, con una amplísima presencia en zonas rurales, uno de los lugares donde más costoso se vuelve instalar estas infraestructuras.

movistar vodafone migración hfc a ftth

Esto también abriría la puerta a la posibilidad de migrar clientes de HFC a su red (hasta 7,5 millones). La red de híbrido de fibra coaxial es todavía un gran activo en la red de Vodafone, que heredó de su compra a Ono. En una reciente entrevista en El Mundo, el CEO de Zegona Eamonn O’Hare, indicó que uno de sus objetivos era reducir la infrautilización de su red y potenciar el uso de la red HFC, así que esto no parece que encaje con lo que Movistar quiere ofrecer.

«El cable de Vodafone está en muchos mercados en el mundo, como Reino Unido, y permite velocidades de un gigabit. El problema es que está infrautilizado, con sólo un 15% o un 20% de su capacidad. Necesitamos que haya más clientes en esa red para tener un retorno de la inversión. Es como gestionar un hotel con solo el 20% de las habitaciones ocupadas, no da dinero. Tenemos que conseguir que haya más clientes. Telefónica consigue el 20% de su negocio del mercado mayorista, Orange, igual, mientras que Vodafone sólo un 4%, porque, al ser parte de un grupo más complejo, se decidió hace cinco años que no iban a ofrecer su red en este mercado. No pensamos de la misma manera, hay que utilizarla para que sea más productiva y su uso dé beneficios».

«Hay muchas cosas que podemos hacer con la marca en el segmento para consumidores. Por ejemplo, la red sólo se usa a una capacidad entre el 15% y el 20%, hay mucha capacidad y creemos que podemos dar mucha más velocidad a los consumidores que utilizan la red Vodafone. No vemos motivos para no darles incluso un precio distinto llegado a un punto, como hace Digi en su red. Creemos que la red y la marca son buenos activos, pero no se están usando a capacidad plena».

Este movimiento tendría un calado importante en el mercado español. Por un lado, la totalidad de los clientes de Vodafone disfrutarían de una conexión de última generación gracias a la avanzada red de Movistar. Por otro lado, Telefónica se aseguraría unos suculentos ingresos mayoristas fijos por muchos años, algo que no le viene nada mal en esta tesitura econónica.