¿Por qué Hacienda le va a devolver 1.000 millones a Telefónica?

Telefónica ha ganado una larga batalla judicial que mantenía con Hacienda con respecto a la liquidación del Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2009 y 2010. De esta forma, el Fisco tendrá que devolver a la compañía española unos 1.000 millones de euros.

Esta sentencia no es la primera sobre el caso. En enero de 2019, la empresa Telefónica ya recibió una sentencia favorable que derivó en la devolución de 702 millones de euros (y 201 de intereses de demora). Ahora, al no admitir el Tribunal Supremo a trámite el recurso presentado por la Abogacía del Estado a la sentencia original de la Audiencia Nacional, recuperará una cantidad que, con intereses de demora, se puede disparar hasta los 1.200 millones de euros.

Los orígenes del Telefónica vs Hacienda

La operación se remonta a los tiempos de Terra, filial de Internet del Grupo Telefónica, y la compra que hicieron entonces del buscador Lycos en el año 2000 por una cifra de unos 8.000 millones de euros a través de un canje de acciones. Cuatro años después, Terra vendió Lycos por una cantidad de menos de 90 millones, haciendo que Terra se apuntase un crédito fiscal de 272 millones de euros.

terra

Las minusvalías en esta transacción se anotaron como pérdidas para reducir la base imponible de ejercicios futuros a efectos del pago del impuesto de sociedades. Más tarde, la compañía recalculó esto y la base imponible negativa podía haberse calculado según el valor de mercado de las acciones de Lycos recibidas. Así que rehízo las cuentas reclamando a Hacienda un crédito fiscal mucho más cuantioso por la misma operación.

Según estas nuevas cuentas, había la posibilidad de acreditar una minusvalía más elevada por la operación de hasta 7.418 millones. Con esta cifra, el crédito fiscal se elevaba hasta unos 2.600 millones de euros, 10 veces más que originalmente. Ese mismo año, Telefónica se hizo con el 75% de Terra para poder deducirse esas pérdidas que había acumulado tras la venta de Lycos.

Un proceso judicial de lo más lioso

Hacienda entonces no reconoció dicho crédito fiscal recalculado, por lo que recurrió en primera instancia al Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), con resultado negativo, y finalmente a la Audiencia Nacional. La resolución de ese caso en la Audiencia Nacional hizo que la Abogacía del Estado cambiara el criterio a favor de la empresa, pero desestimaba la demanda.

De ahí se llevó al Tribunal Supremo, donde, a pesar de darse la razón a la empresa, Hacienda no quiso ejecutar inicialmente la sentencia. Telefónica volvió a acudir de segunda al Tribunal Económico-Administrativo Central, quienes dieron parcialmente la razón y exigieron a Hacienda al pago de 702 millones de euros. Posteriormente exigieron 201 millones de euros más por intereses de demora.

Ahora finalmente el proceso judicial termina con la desestimación del recurso del ente público a la condena de la Audiencia Nacional de noviembre de 2021. Finaliza uno de los culebrones judiciales más dilatados en el tiempo en nuestro país.