¿Puedo hacer algo si mi compañía me sube el precio de Internet o el móvil?

¿Puedo hacer algo si mi compañía me sube el precio de Internet o el móvil?

Roberto Torres

Las compañías de telefonía tienen la mala costumbre de subir el precio de sus tarifas de forma anual, aunque suelen tener la amabilidad de enviarnos un correo electrónico o SMS notificándonos sobre la dichosa subida. En un principio, puedes creer que esta subida pueda tratarse de algún error o que realmente sea un aumento general para todos los usuarios. Pero, nosotros como clientes, ¿podemos hacer algo ante esta situación y evitar que suceda?

En España, el mercado de la telefónica móvil tiene mucha competencia. De hecho, hoy en día existen más de 40 empresas móviles operando en nuestro país y eso es una auténtica barbaridad. Claro que muchas de ellas corresponden a las llamadas OMVs (Operadores Móviles Virtuales) que consiguen cobertura a través de los grandes operadores, como Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil. Pero para mantenerse vivo en este conglomerado de telefonía es importante destacar con precios muy ajustados y asequibles con el fin de aumentar la cartera de clientes.

Pero no siempre pueden mantener esos precios, ya sea por gastos en mejoras de infraestructura en la red de cobertura de fibra y móvil, como puede ser el caso de Telefónica u Orange, o por la subida de precios en relación al IPC (Índice del Precios de Consumo), como por ejemplo la actual situación de Vodafone. Y esto trae consigo una serie de consecuencias que pueden dañar a la propia empresa y al consumidor. Por lo tanto, como cliente, debes realizar una serie de comprobaciones para ver qué se puede hacer al respecto.

Comprueba que no se trata de un error

Es importante comprobar mensualmente la factura de fibra y móvil para ver si te han cobrado debidamente el importe que te prometió la compañía o si se trata de algún desajuste en la promoción  que te hayan hecho por ser cliente y justamente haya terminado esa oferta y no te hayas dado cuenta. Por ello, no debes dejar pasar cierto tiempo para reclamarlo, sino que tienes que hacerlo cuanto antes, incluso el mismo día que hayan emitido la factura de ese mes.

También es primordial verificar que la notificación que te envía la compañía sobre la subida de las tarifas es real o si se trata de un fraude que se encuentra circulando por la red. Por desgracia, en la actualidad es muy común que seas víctima de un ciberataque, por lo que hay que extremar las precauciones para cerciorarte que en realidad te están estafando. Para ello, siempre puedes consultar con atención al cliente para ver si esta información es verdadera.

Normalmente, las subidas de precio se suelen notificar con meses de antelación mediante un comunicado oficial si ese aumento se va a producir al siguiente año, ya que este proceso se produce gradual y paulatinamente. Sin ir más lejos, Telefónica y Vodafone anuncian de sus subidas de precios a sus clientes a través de correos electrónicos unos meses antes, por lo que no suele ser un aumento repentino.

Subida de precios mujer frustrada

¿Cuáles son las opciones?

Una de las vías más fáciles para no afrontar los gastos de los nuevos precios de las tarifas es irte a otra compañía. Recientemente, podemos encontrar innumerables operadoras que ofrecen precios muy asequibles con las mismas condiciones e incluso mejores. No obstante, también tenemos que lidiar con el problema de que la calidad se paga, y si pasamos a compañías que requieran del servicio de otras tenemos que saber que podemos llegar a tener problemas de cobertura o un servicio de atención al cliente menos productivo.

Pero si decidimos quedarnos en la misma compañía, tenemos la opción de ahorrar un poco más de dinero bajando a una tarifa más barata de Internet y móvil, a no ser que tengas alguna permanencia contratada que te impida hacerlo. Aunque normalmente cualquier operador te permite cambiar de tarifa sin ningún problema.

¿Podemos recurrir y llegar a un acuerdo con el operador?

Tenemos la posibilidad de llamar a atención al cliente y que nos cuenten cuál ha sido la causa de la subida de precios. En ese caso, podemos valorar si seguir adelante y negociar el precio de la tarifa. Por lo tanto, lo que se suele hacer es hablar directamente con el departamento de bajas y provocarles con irte de la compañía.

En la mayoría de las ocasiones esto no suele ser efectivo, por lo que no nos queda más remedio que cambiarnos a otra compañía y esperar a que nos hagan una contraoferta. Esta es la única forma de poder reducir el precio de nuestra tarifa y que nos igualen o mejoren nuestras condiciones, para finalmente aceptarlas si lo vemos factible.

Como vemos, estamos bastante desamparados ante las subidas de precio. Sólo podemos patalear para ver si nos hacen una contraoferta, aunque nada tan eficaz como cambiarte de compañía y esperar la llamada. La parte buena es que tenemos un mes para marcharnos sin contraprestaciones.

¡Sé el primero en comentar!