El roaming vuelve a cambiar el 1 de enero: más gigas para tus viajes y otras novedades

El roaming vuelve a cambiar el 1 de enero: más gigas para tus viajes y otras novedades

Carlos Zapatero

Viajar por Europa tiene cada vez menos restricciones en todo lo que tiene que ver con el consumo de datos de nuestro móvil. Ahora, Europa está a punto de dar un paso más allá: A partir del próximo 1 de enero los usuarios tendremos más gigas gratis incluidos en nuestra tarifa. Te contamos todo lo que tienes que saber acerca de los cambios que están por venir.

Desde junio de 2017, el roaming en Europa, tal y como lo conocíamos, pasó a una mejor vida. Atrás quedaron los cargos sorpresa en nuestra cuenta bancaria como consecuencia del uso que hacíamos de nuestro móvil fuera de nuestras fronteras. Desde entonces, todas las operadoras de nuestro país incluyeron servicios de roaming en el extranjero, permitiéndonos utilizar nuestro teléfono móvil como si estuviéramos en España. Aunque, eso sí, con ciertas limitaciones al respecto. La mayoría de ellas relativas a la cantidad de gigas que podíamos consumir cuando nos encontrábamos en el extranjero.

Ahora, sin embargo, nos encontramos a apenas unos pocos días para que podamos disfrutar de una mayor cantidad de datos en el extranjero. ¿La razón? El descenso del precio máximo al que pueden tarificar los gigas las operadoras que, al ser un mercado regulado, nos ofrece como resultado una mayor cantidad de gigas disponibles en nuestra tarifa de datos en el extranjero. Te lo contamos al detalle los cambios que están por llegar.

Más gigas en el extranjero

Pese a que muchos operadores nacionales ya nos permiten disfrutar de tarifas ilimitadas en nuestro país, no ocurre lo mismo cuando visitamos cualquier otra zona de la Unión Europea. Algunas operadoras optaron, cuando se eliminó el roaming, por limitar el uso de datos en el móvil en el extranjero. Superada una cierta cantidad, los gigas iban a tener un coste. De este modo, se evitaba que los usuarios pudieran comprar SIMs extranjeras en países con un mercado más económico y poder disfrutarlas sin limitaciones en nuestro país.

Para fijar esta limitación de los datos, se utilizaba una fórmula que dividía el precio de nuestra tarifa (antes de impuestos) entre el precio máximo del giga que permitía cobrar el mercado. El resultado, se multiplicaba por dos. Y este era el total de datos que podíamos consumir fuera de España.

una persona interactuando con su smartphone

Sin embargo, al estar el precio del giga regulado, y tener un coste que va descendiendo año tras año, la fórmula aplicada beneficia al usuario cada vez que empezamos un nuevo ciclo. Por tanto, a partir del próximo 1 de enero de 2024 tendremos una mayor cantidad de gigas para consumir gratis en el extranjero, puesto que el coste ha pasado de ser de 1,8 euros a 1,55 euros. El resultado, como ya hemos mencionado, se traduce en una mayor cantidad de gigas disponibles para ser utilizados.

Menor coste extra por cada giga

Como consumidores, no solo nos vamos a beneficiar de una mayor cantidad de datos incluidos en nuestra tarifa cuando viajamos al extranjero. En el caso de que superemos esta cantidad, el coste que deberemos abonar por cada giga también será inferior. Y es que, como ya hemos mencionado previamente, el coste de los mismos ha bajado también. A partir del mes de enero, la operadora puede cobrarnos, como mucho, 1,87 euros por cada giga extra impuestos incluidos.

Con este nuevo escenario, los sustos podrán ser, por tanto, más llevaderos en caso de producirse. Además, para evitarlos, siempre es recomendable consultar previamente la lista de países que están incluidos en nuestra tarifa. Puesto que si bien es cierto que todos los operadores cubren los países de la Unión Europea, siempre se aplican excepciones con lugares como Andorra, por ejemplo, cuya región no suele estar incluida en ningún plan de roaming.

Es importante dejar claro que estos cambios sólo aplican en la Unión Europea y otros países de Espacio Económico Europeo. Territorios como Reino Unido o Andorra no «juegan» con estas normas y allí podemos terminar pagando un pastón por utilizar el teléfono móvil. En estos países es mucho mejor optar por comprar una tarjeta SIM local.