Starlink ya puede contratarse en España en beta: precio y condiciones

Después de registrar a finales de 2020 dos empresas en España, SpaceX ha abierto en nuestro país la posibilidad de contratar Starlink para estar entre los primeros en poder disfrutar de la beta de su servicio de Internet vía satélite. Entre la nueva información publicada ya podemos conocer el precio, así como cuándo estará disponible.

Desde hoy, podemos poner una dirección de España en la web de Starlink, y registrarnos para contratar el servicio. Nada más entrar, la web nos avisa de que no tendremos cobertura hasta mediados o finales de 2021, por lo que este registro es similar a los que hizo Tesla con el Model 3: puedes estar entre los primeros en reservarlo, pero tardarás meses en recibirlo.

Así, desde hoy, puedes ponerte entre los primeros en la cola para recibir el kit que te permite comunicarte con los satélites de SpaceX. El precio del equipamiento es de 499 euros, con un pago de 99 euros al mes. Los gastos de envío del kit son de 60 euros, bastante elevados debido a que probablemente el envío se haga desde Estados Unidos. Aunque el kit se reciba dentro de unos meses, es necesario pagar 99 euros en concepto de señal, y los 559 euros restantes una vez que se vaya a enviar el kit.

El kit incluye la antena, que sólo lleva un cable Ethernet que se encarga de gestionar los datos y también la corriente gracias al PoE. También incluye un router WiFi 5, que es el que va dentro de casa, y que cuenta con salida Ethernet Gigabit.

Sin permanencia y sin límite de tráfico

Los 99 euros tienen derecho a devolución completa en el caso de querer cancelar la reserva, y también se nos advierte de que algunos pedidos pueden tardar más de seis meses en completarse. También tenemos derecho a reembolso completo 30 días después de la compra, o uno parcial durante los primeros 12 meses de contratación. El servicio no tiene permanencia. En las condiciones del servicio detalla que no límite de tráfico al mes, aunque sí se pide un uso razonable, pudiendo SpaceX introducir limitaciones en caso de que haya un uso excesivo o malicioso, con el objetivo de evitar saturaciones.

El servicio está aprobado, de momento, para uso residencial o personal, y sólo puede utilizarse en la dirección que introducimos cuando hacemos el pedido. En el futuro se podrá usar en dispositivos móviles, como caravanas o similares, pero actualmente el servicio sólo puede usarse bajo superficies fijas y en direcciones donde Starlink pueda monitorizar el rendimiento e ir obteniendo información de velocidad en los distintos puntos del planeta. Además, lo satélites crean una «celda» alrededor de nuestra dirección, y si nos salimos, el servicio no funcionará. No obstante, algunos usuarios en Estados Unidos han conseguido que el servicio funcione fuera de su dirección.

Como vemos, el precio se ha traducido simplemente de dólares a euros, lo cual tiene sentido porque, por desgracia, el precio en dólares no incluye impuestos. Al sumarle el 21%, la conversión ventajosa del tipo de cambio desaparece. El coste es bastante elevado, pero hay que tener en cuenta que el equipamiento que usan es todavía caro de fabricar, y que no hay servicios que puedan competir en prestaciones en la actualidad, ya que es posible tener velocidades de hasta 200 Mbps y latencias similares a las del 4G en cualquier punto de España por aislado que esté. Lo único que necesitamos en una zona despejada con vista al cielo, y electricidad.

Todavía nos quedan por resolver algunas incógnitas, tales como dónde estarán los centros de intercambio de datos en España que se usarán para comunicarse con los satélites, o cuándo se empezarán a enviar los primeros kits. En los próximos meses iremos saliendo de dudas de un servicio que va a acabar con la brecha digital en España de una vez por todas.