Una de las alternativas a Starlink de SpaceX reconoce no poder competir

Starlink es, en la actualidad, el único servicio que ofrece Internet satelital con satélites no geoestacionarios. Hay otras empresas que están intentando competir con el servicio, pero la realidad es que SpaceX ha sido la única compañía capaz de lanzar este servicio. Ahora, uno de sus principales competidores ha anunciado que va a revisar los planes para el lanzamiento de su servicio.

SpaceX anunció inicialmente 4.425 satélites, para luego expandirlo a 11.943. Posteriormente solicitaron permiso para lanzar 30.000 satélites adicionales, por lo que sus planes actuales para los próximos años incluyen lanzar 41.943 satélites al espacio. Actualmente tienen ya casi 1.000.

OneWeb fue demasiado optimista con su plan inicial

SpaceX tiene la ventaja de que ellos mismos pueden lanzar sus propios cohetes, algo que sus competidores no pueden hacer. Por ello, en su momento sorprendieron las pretensiones de OneWeb, que se postulaba como uno de sus grandes competidores, y que tenía como objetivo lanzar 48.000 satélites al espacio para ofrecer Internet.

La solicitud para ese lanzamiento fue solicitada en mayo de 2020, y poco más de medio año después, sus dueños han reconocido que se pasaron de optimistas, y han recortado un 85% las previsiones. Esta semana, OneWeb ha enviado una nueva solicitud a la FCC en la que piden rebajar la cifra de satélites desde los 47.844 iniciales a sólo 6.372 satélites.

La empresa había lanzado ya 74 satélites al espacio a inicios de 2020, pero la pandemia se lo llevó todo por delante, y una crisis de liquidez les llevó a declarar la bancarrota, reduciendo su plantilla de 531 a 74 empleados. La compañía afirmó que la pandemia había sido la causante de sus problemas, pero hubo multitud de críticas por su estructura de alto coste para un mercado con poco tamaño actualmente, y encima con un competidor como SpaceX que está mucho más avanzado.

Sus nuevos dueños son más realistas

En julio de 2020, la compañía pasó a manos del gobierno de Reino Unido, con una participación del 45%, y de la empresa india Barthi Global, que tiene el otro 55%. En esa compra, que le costó 500 millones de dólares a Reino Unido, se anunció que iban a intentar reutilizar parte de los satélites desplegados para su propio sistema de GPS, ya que tras el Brexit han perdido acceso al europeo Galileo. Sin embargo, este GPS alternativo no estará plenamente operativo hasta 2030.

En la actualidad, OneWeb está en pleno proceso para desarrollar y lanzar 716 satélites, de los cuales ya tienen en órbita algo más de 100. Estos 716 satélites, pertenecientes a la fase 1, no están afectados por la nueva solicitud a la FCC, y orbitarán a 1.200 km de altura. Los de la fase 2 son los que se han visto afectados con la reducción.

La compañía afirma que esperan que el nuevo plan revisado de la fase 2 les permita obtener un rendimiento superior para el usuario final, y un uso más eficiente del espectro a la vez que reducen los requisitos de financiación y fomentan el uso responsable del espacio dentro de la iniciativa Responsible Space.

¡Sé el primero en comentar!