El Corte Inglés de Marta Álvarez apuesta por los robots y los despidos

El Corte Inglés de Marta Álvarez apuesta por los robots y los despidos

Javier Sanz

El eterno buque insignia de los grandes almacenes aborda su enésimo plan de ajustes. No se puede negar que viene adornado con tintes tecnológicos, de hecho, los robots roban protagonismo a los propios empleados. Máquinas que harán más avanzada a la empresa de Marta Álvarez, eso sí, a costa de un enorme rédito en despidos en las áreas de logística y de atención al cliente.

Soplan aires de urgencia en la empresa de los Álvarez, la culpa la tiene una deuda de 2.500 millones y una batalla claramente perdida frente a gigantes de Internet. Mejor no hablar del comercio electrónico, ahí es vox pópuli que los Amazon, Aliexpress, Mediamarkt y PC Componentes demuestran estar años luz por encima de la empresa creada por Ramón Areces. Es más, los analistas y expertos en la materia coindicen en que, de facto, El Corte Inglés, ni se le considera una figura de e-commerce relevante frente a los tres actores de la venta online antes comentados y apenas el 12% de sus ventas proceden de este canal.

Con este panorama y centrándonos en el plan de ajustes, Accenture será la consultora elegida por los Folache y Bau (los dos consejeros estrella recientemente fichados), para tratar de mejorar sus resultados financieros con un plan de ajustes que pasa por la robotización. Todo ante la más que previsible crisis de consumo que se avecina por el aumento de la inflación, la guerra y por ende la pérdida de poder adquisitivo de los españoles. El centro de la ecuación de este plan no es otro que, para mejorar eficiencia y márgenes, robotizar tareas que hasta este momento realizan parte de las casi ochenta mil personas del gigante verde. El área de logística o de atención al cliente serán algunos de los departamentos que sufrirán bajas, ya que ahí serán las máquinas las que asuman estos trabajos con el objetivo de ahorrar costes y mejorar los márgenes operativos.

el corte ingles

Ahondado un poco más en el devenir financiero de la firma vemos que la subida de tipos de interés impulsada por los bancos centrales, para contener precios, está teniendo un impacto serio en una empresa que financia cerca de un 40% de sus ventas a crédito. A pesar de que la compañía cuenta con coberturas frente al aumento del precio del dinero, el elevado peso de la deuda sumado al aumento del precio de la energía o el encarecimiento de las materias primas está poniendo a la compañía en una situación límite que les obliga a tomar medidas drásticas. O ahorran costes o tienen que subir los precios de todos los productos, algo poco avenido en tiempos de crisis.

En febrero de 2021 El Corte Inglés acometió el Expediente de Regulación de Empleo más grande de su historia afectando a 3.292 trabajadores y no es descabellado pensar que en los próximos trimestres la compañía plantee nuevos despidos ante el deterioro de sus cuentas. Recordemos que, en los albores de 2015, con Dimas Gimeno como máximo directivo, eran más de 90.000 los empleados. Dicho de otra manera, la era de Marta Álvarez ha dejado en el camino más de 10.000 empleados en seis años, más de 1.600 despidos/año. El problema no es solo la crisis de consumo, es que el aumento generalizado de los precios provoca que la empresa deba vender más caro para mantener sus márgenes y precisamente sus competidores hacen todo lo contrario, son agresivos, manejan mucho mejor los procesos para ser más eficientes y son más baratos

La venta online de El Corte Inglés sigue haciendo aguas

El gigante español acaba de fichar a Enrique García López, ex Consejero delegado de Movistar Prosegur Alarmas para tratar de remontar en una de las líneas de negocio más importantes; la venta online. Desde 2010 que superaron los 16.000 millones de euros de facturación, las cuentas se han ido deteriorando hasta el punto de perder 3.000 millones de euros en el año de la pandemia, un ejercicio que para los gigantes del comercio electrónico supuso ventas récord. Los españoles estaban en casa y hacían los pedidos online en todos los comercios electrónicos, excepto en El Corte Inglés que tuvo que hacer un ERTE y ver como su facturación caía a plomo.

Mucho trabajo tiene por delante la nueva directiva propuesta por Marta Álvarez tras la destitución de Víctor del Pozo y del no menos importante, Jesús Nuño. Ambos directivos, de gran calado y máximo respeto en el mundo de la distribución, salieron de manera incomprensible y nunca aclarada de la empresa tras la llegada de Álvarez. Ambos obtuvieron dos merecidas liquidaciones de récord, pero a juicio de los expertos dejó a la empresa sin un duopolio directivo lleno de saber. Sea como fuere lo que es una realidad es que El Corte Inglés necesita centrarse en el comercio electrónico, dejar de funcionar como la empresa que fue hace 80 años y poner foco de verdad en el futuro.

4 Comentarios