Lanzan una campaña para acabar con quienes comparten torrent pirata

Lanzan una campaña para acabar con quienes comparten torrent pirata

Alberto García

En la actualidad, hay muchos grupos antipiratería que luchan contra las descargas de contenido sujeto a derechos de autor. Uno de los más activos en la Unión Europea es el holandés BREIN, que ha anunciado una nueva campaña contra los torrents pirata y quienes los comparten en redes P2P.

Entre los principales objetivos que han tenido asociaciones como BREIN se encuentran las páginas web que permiten descargar torrents, así como webs que venden IPTV pirata. Sin embargo, ahora el BREIN ha puesto su punto de mira en los propios usuarios que comparten contenido, los cuales afirman ser el corazón del mundo P2P.

Plan de 6 meses para descubrir a los piratas de torrent

A partir del 15 de diciembre, BREIN afirma que arrancará su nuevo plan llamado FLU, acrónimo de Frequent and Long-Term Uploaders, que tendrá como objetivo reducir la disponibilidad de películas, series, libros y música en las redes P2P. Para ello, han creado un software llamado AFLU (Analysis Program For Frequent and Long-Term Uploaders), que buscará a usuarios que compartan continuamente contenido sujeto a derechos de autor o que lo compartan duran un largo periodo de tiempo.

Para ello, analizarán tres criterios:

  • Que la IP haya sido observada compartiendo contenido protegido de miembros del BREIN
  • Que la IP pertenezca a un operador de Países Bajos
  • Que, en un periodo de cuatro semanas, la dirección IP haya sido observada al menos dos veces formando parte de un enjambre relevante o en enjambres diferentes, y en un intervalo de al menos 7 horas de diferencia.

De momento, el contenido que analizarán será el centrado al mercado holandés, aunque afirman que también estarán en contenido que tenga subtítulos en danés o doblado, incluyendo a quienes vean torrent por streaming con apps como Popcorn Time. El proyecto busca acabar con los que comparten contenido de manera regular, y no con los que se descargan algo de manera puntual. Y es que, si no fuera por los usuarios regulares, los torrents morirían, según afirma BREIN, aunque en realidad influyan muchos más factores.

Las 1.000 direcciones IP que más compartan tendrán «premio»

Por ello, los afectados serán un reducido número de usuarios, los cuales suelen tener buenas conexiones a Internet y mantienen torrents con vida durante mucho tiempo. Así, las 1.000 direcciones IP que más compartan durante un periodo de seis meses, recibirán una carta informativa. Para ello, piden colaboración con los operadores, intentando identificar a los usuarios reales detrás de las IP, los cuales pueden o no haber realizado la descarga.

Los operadores, por suerte, no parecen dispuestos a colaborar en esto, aunque el BREIN podría iniciar acciones legales para forzarles a que lo hagan. Lo que no parece es que vayan a conocer en ningún momento la identidad de los usuarios, ya que los operadores simplemente pueden remitir la carta a los clientes para no tener que ceder los datos al BREIN.

Entre las direcciones IP estarán recolectadas también direcciones de todo el mundo que comparta esos archivos, incluyendo las españolas. No obstante, el BREIN dice que eliminará toda la información no relevante para anonimizarlas, además de evitar almacenarlas en primer lugar. Las que almacenen serán eliminadas como mucho en seis semanas.

El proyecto durará 6 meses, y el BREIN decidirá qué hacer a partir de ahí dependiendo del grado de colaboración de los operadores.