Colores de gafas de sol: ¿para qué sirve cada uno?

Colores de gafas de sol: ¿para qué sirve cada uno?

Justo Romanos

Ni la gorra ni el ventilador de mano, el accesorio más importante del verano son las gafas de sol. Y, teniendo en cuenta la temperatura, lo más probable es que ya estés mirando modelos entre los que elegir. ¡Pero espera! Es necesario que sepas que hay importantes diferencias dependiendo del color de cristal. Como te vamos a contar, no es lo mismo el cristal negro, el amarillo o el verde e incluso hay otros colores que deberías conocer.

¡Qué difícil es elegir unas gafas de sol! Antes todo era entrar en la óptica, probarte las gafas más chulas que encontraras, pagar y ponértelas. Pero ahora este tipo de accesorio ha mejorado mucho y es capaz de proporcionarnos un uso más específico según nuestras necesidades. Antes de elegir montura, asegúrate de que esté disponible el color de cristal que necesitas.

No elijas el color del cristal por una cuestión estética: hazlo porque es exactamente el que necesitas en función del uso que le vas a dar.

Negro

Este es el modelo más estándar y el que tiene un mayor volumen de ventas. Al mismo tiempo, también es el que ofrece una experiencia más generalizada y equilibrada. Lo puedes usar en cualquier tipo de actividad sin importar el tipo de iluminación que haya en el lugar donde te encuentres. Garantiza que, en la mayor parte de los casos, se mantengan los colores reales de lo que estás viendo a través de las gafas.

Sus ventajas adicionales incluyen aportar un alto nivel de protección a la vista, la reducción del brillo en el máximo nivel posible y la reducción de la fatiga visual. Esta última es la razón por la cual, en ocasiones, si te duele la cabeza o estás mareado, no es una mala idea usar las gafas de sol. Tus ojos estarán un poco menos agotados y el bloqueo de la luz también te sentará bien. De todas formas, aunque es el color de cristal estándar, sigue leyendo para que veas que no siempre tiene que ser el mejor.

Amarillo

No te sorprenda ver a personas que utilizan gafas de sol con cristales amarillos cuando están delante del ordenador. El motivo principal es que tienen una función con la cual filtran la emisión de luz azul de las pantallas, lo que los convierte en unos cristales muy prácticos a la hora de minimizar los dolores de cabeza. También son un tipo de gafas que se recomiendan para actividades que se realicen al aire libre, razón por la cual suelen ser la elección de los amantes de los deportes extremos y de la nieve. Tanto si practicas esquí como si montas en bicicleta cuando vas por la montaña o haces trekking, será un tipo de cristal que te beneficiará mucho.

Aunque tienen la desventaja de que algunos colores no se vean de forma totalmente realista, los cristales amarillos aportan el beneficio añadido de ser perfectos para lugares en los que haya niebla.

Verde

Si bien todavía no son uno de los modelos de cristal más comprados, lo cierto es que el verde se trata de una de las principales recomendaciones que hacen los especialistas. Se aleja de la tradición del negro, pero mantiene muchos de sus aspectos positivos. Así, por ejemplo, muestra los colores con gran calidad, ofrece un rendimiento estable en cualquier tipo de iluminación y cuando hay poca luz actúa aportándote una visión con un buen nivel de contraste.

También es muy recomendable para deportes al aire libre, puesto que si te encuentras ante una gran cantidad de luz, lo que harán estos cristales verdes será reducir la fuente de iluminación y aumentar la visibilidad de las sombras. En la práctica será algo que te resultará muy cómodo.

Gris

Si quieres alejarte un poco de lo clásico, también puedes confiar en los cristales grises, que prácticamente aportan lo mismo que los negros, pero con una apreciable diferencia estética. Uno de sus añadidos, y lo que ha hecho que sean muchas personas las que se decanten por ellos, es la forma en la que aportan un gran nivel de utilidad cuando estás cerca del agua, dado que evitan muy bien los brillos. Por ello, son las gafas de sol preferidas por parte de las personas que suelen salir a pescar de forma habitual.

Los cristales grises también tienen la ventaja de aportar un buen efecto de relajación que reduce el agotamiento, mientras que están preparados para que la capacidad de visión sea adecuada tanto si el clima es soleado como si el día está un poco nublado.

¿Y los demás colores?

Aunque el negro, amarillo y verde son los que están más instaurados entre los consumidores, hay otros colores de cristal para gafas de sol que también resultan recomendables. Los cristales rojos o rosas, por ejemplo, están muy recomendados para las personas que conducen, ya que se aseguran de que tengas la mejor visibilidad en la carretera. Al mismo tiempo, cuentan con ventajas adicionales como reducir la fatiga visual y aumentar la profundidad de tu campo de visión.

Por su lado, los cristales marrones también mejoran el contraste y te vendrán bien en el día a día, ajustándose a cualquier tipo de situación. Uno de sus rasgos más interesantes es que estos cristales están preparados para aumentar la percepción de la profundidad que tienes cuando uses las gafas. No se colocan en lo más alto de la lista de recomendaciones, pero tampoco son una mala opción.

Y, en último lugar, no te tienes que olvidar de los cristales azules para gafas de sol. Tal y como reconocen los expertos, no son los más útiles, pero sí hay que decir que gozan de un gran estilo. Entre sus ventajas se incluye la reducción de los brillos y la mejora de la percepción, por lo que tampoco son cristales que se queden muy atrás.

Protección a la radiación UV

Ahora que hemos visto toda la gama de colores que hay a tu alcance para que se adecue a tus necesidades y disfrutes de la mejor estética, hay que tener en cuenta un punto muy importante independientemente del color de cristales de gafas que elijas, porque es necesario que estos artilugios absorban el 100% de la radiación ultravioleta con el fin de proteger nuestros ojos y no tengamos secuelas oculares en un futuro.

Para ello, al comprar una gafas con el cristal del color que sean debemos informarnos en la óptica si integran el filtro UV400, que nos refugian de un 99% a un 100% de las radiaciones de rayos UVA y UVB, que pueden obtenerse tanto en las gafas graduadas de sol como en las no graduadas y suponen un plus para evitar cualquier problema de visión y cáncer en la piel que rodea el ojo. En teoría, todas las ópticas son establecimientos sanitarios y, por norma, deberían vender gafas que incluyan dicho certificado.

Teniendo como referencia lo que te hemos contado, ya habrás visto que el negro sigue siendo una opción perfecta. Además, recuerda que los amarillos se convierten en otra excelente opción si los vas a utilizar en actividades al aire libre o delante del ordenador. Así que ahora piensa qué tipo de cristal encaja mejor con lo que vayas a hacer mientras usas las gafas y ¡ya podrás elegir una montura con la seguridad de que quedarás satisfecho!

¡Sé el primero en comentar!