Un espectáculo que no olvidarás: así podrás ver la lluvia de estrellas de las Delta Acuáridas

Un espectáculo que no olvidarás: así podrás ver la lluvia de estrellas de las Delta Acuáridas

Justo Romanos

Tanto si te gusta la astronomía como si no, seguro que te encantaría disfrutar de una bonita lluvia de estrellas. La buena noticia que tenemos para ti es que estás a punto de poder hacerlo. El próximo día 30 de julio se va a producir la lluvia de meteoros de las Delta Acuáridas, un momento del año inolvidable que nadie se debería perder.

Las Delta Acuáridas siempre nos reservan un gran espectáculo y se transforma en una de esas noches que merece la pena disfrutar sea como sea. Si queremos compartir un momento romántico con nuestra pareja, no se nos puede ocurrir mejor ocasión. Y si solo quieres maravillarte con la belleza del cosmos, también es algo que te encantará. Ahora te explicamos qué tienes que hacer para ver la lluvia de estrellas que se producirá dentro de unos días.

Un espectáculo colosal

El periodo de tiempo que corresponde a las delta acuáridas comienza en julio y se extiende hasta final del mes de agosto. No obstante, el momento más recomendable para disfrutar de ellas en este año 2023, cuando se encuentran en su plenitud, es la noche del 30 de julio. Es entonces cuando tendrás que seguir las instrucciones que te daremos a continuación y prepararte para disfrutar de un buen espectáculo.

Eso sí, como imaginamos que ya estás pensando en cómo ver la lluvia de meteoritos, es importante que te mencionemos que el momento más adecuado para ver la caída de las estrellas no será a primera hora de la noche. En realidad, será en el momento totalmente contrario: justo en las últimas horas de la noche antes de que se comience a producir el amanecer.

¿Cómo ver esta lluvia de estrellas?

Hay que decir que las previsiones de los especialistas apuntan a que, por desgracia, este año 2023 la lluvia de las delta acuáridas no va a ser tan espectacular como en otras ocasiones. El motivo de ello es que vamos a tener luna creciente y eso significa que habrá una iluminación más intensa que otras veces. De todas maneras, las previsiones sí que indican que será, como de costumbre, una noche digna de ser disfrutada por quienes adoran este tipo de momentos.

Partiendo de la referencia de posición de España, tenemos que tener en cuenta que las deltas acuáridas caerán por encima del horizonte. Al margen de esto, lo más importante es encontrar una zona que esté lo más oscura posible. Tendrás el inconveniente que te hemos comentado de la luz que aportará la Luna, así que, al menos, habrá que intentar elegir una zona que no tenga ningún otro tipo de fuente de iluminación. Como de costumbre, siempre es mejor salir al campo e intentar tumbarse mirando al cielo en una zona donde no haya farolas u otros elementos que aporten luz añadida en la ciudad.

Al mismo tiempo, también tienes que recordar que cuantos menos obstáculos naturales encuentres en el punto de visión, más posibilidades tendrás de ver un espectáculo superior. En este aspecto, se recomienda evitar lugares con montañas, con muchos árboles o con, lógicamente, edificios. Respecto a la forma de verlas, no necesitas prismáticos ni nada similar. Tus ojos serán la mejor forma de disfrutar de la lluvia de estrellas y, en realidad, serán también la manera de verlas más claramente. Otros instrumentos (sin hablar de los satélites Starlink) podrían llegar a empeorar la visión, así que es mejor evitar recurrir a ellos.

En caso de que quieras sacar fotos, te advertimos que no es sencillo. Con el móvil puede ser prácticamente imposible y tendremos que recurrir a una cámara reflex con sensores grandes. Para capturarlas debemos abrir el obturador el tiempo necesario, pudiendo seguir para ello la Regla 500. Esta consiste en coger el número 500 y dividirla por la longitud de la lente en mm.

También es recomendable usar un disparador para no tocar la cámara que deberá estar montada sobre un trípode. Además, de la misma forma que para verlas con nuestros propios ojos, las mejores fotos se consiguen en zonas sin contaminación lumínica alejadas de las grandes ciudades.

Te hemos comentado que desde la noche ya puedes comenzar a esperar la lluvia de estrellas, pero que el mejor momento se producirá cuando la Luna ya esté marchándose por el horizonte. No obstante, si estás observando el cielo demasiado pronto y la Luna todavía está presente, lo que deberías hacer sería mirar hacia la dirección opuesta a ella. Eso hará que la cantidad de luz que bloquearía la visión de la lluvia de meteoros sea inferior, por lo que el momento resultará un poco más satisfactorio. Además, recuerda que da igual a qué punto mires en el cielo, puesto que la lluvia de meteoritos se verá de forma global. Esto está en contraposición a la antigua creencia que decía que resultaba más recomendable mirar a la zona de la constelación de Acuario, de la cual proceden.

Por si te lo preguntas, el origen de las delta acuáridas está relacionado con el cometa 96P/Machholz que fue descubierto en el año 1986. La primera vez que se detectó esta lluvia de estrellas fue en el año 1870 de la mano de G. L. Tupman, aunque sus análisis no eran del todo precisos y posteriormente fueron revisados por Ronald A. McIntosh para trazar su recorrido de una manera más precisa. A partir del año 1926 la observación de las acuáridas se convirtió en tendencia y generó una oleada de interés que se extendió hasta 1933, lo que ayudó a definir finalmente su localización

Eso también derivó en análisis más a fondo del cometa 96P/Machholz, el cual ha supuesto un elemento de gran atracción para multitud de expertos y amantes de la astronomía. Este cometa orbita el Sol cada 5,3 años, entra también en la órbita de Mercurio y se cree que el material que ahora vemos convertido en lluvia de estrellas se desprendió del cometa hace 20.000 años. ¡La astronomía es fascinante!

¡Sé el primero en comentar!