Cómo arrancar Windows 10 en modo seguro y por qué

Cómo arrancar Windows 10 en modo seguro y por qué

Carlos González

Microsoft implementa en Windows 10, y en versiones anteriores de su sistema operativo, una serie de opciones avanzadas para el arranque. La mayoría de ellas, orientadas a resolver problemas con el funcionamiento o el rendimiento del ordenador. Y una de estas opciones avanzadas es el modo seguro de Windows 10, que limita las funciones de software que se cargan junto con el sistema operativo. Te contamos cómo arrancar Windows 10 en modo seguro, qué es exactamente esta opción avanzada de arranque y cómo nos puede ayudar a resolver diversos tipos de problemas en nuestro ordenador.

Descubrirás por qué vas a necesitar usarlo y cuáles son los problemas que puedes solucionar con ello, además de todo lo que necesitas saber sobre los aspectos básicos del modo seguro de Windows que a día de hoy sigue siendo más que necesario para la mayoría de usuarios que utilizamos el sistema operativo.

¿Qué es el modo seguro de Windows 10?

El arranque en modo seguro de Windows 10 nos permite, como decíamos, limitar las funciones de software en el encendido del ordenador y la carga del sistema operativo. Sencillamente, se deshabilitan determinados drivers para componentes de hardware que no son imprescindibles, se limitan también los servicios del sistema que se ejecutan en el inicio y se reduce la cantidad de programas que se cargan de forma automática. En definitiva, durante el arranque de Windows 10, en el modo seguro, se utiliza el software imprescindible para que funcione el ordenador, de tal modo que se puedan evitar problemas de compatibilidad, de funcionamiento y de rendimiento.

El modo seguro de Windows 10 está ideado para solucionar problemas de arranque, pero también nos puede ayudar a evitar problemas de funcionamiento –de otro tipo- de nuestro ordenador. Cuando se da un error BSoD, que es el conocido como pantalla azul de Windows, este es el modo avanzado de inicio que deberíamos utilizar. En este error aparece una pantalla azul con un mensaje que indica que tu equipo tiene un problema y tiene que reiniciarse, sin indicar mucho más al respecto. El sistema operativo no puede recuperarse debido a un error. Pero también nos sirve para evitar problemas con malware de diversos tipos, o fallos en la compatibilidad de componentes de hardware o de software. De hecho, si te encuentras con algún malware, gusano o cualquier otro problema de seguridad que no eres capaz de eliminar o solucionar en el modo normal, tendrás que intentarlo desde el modo seguro.

Cuando deberías utilizar el modo seguro

Deberías utilizar el arranque en modo seguro de Windows 10 cuando te encuentres con problemas en el inicio del sistema operativo. Si sufres un error BSoD, una pantalla azul, entonces deberías iniciar de este modo para tratar de encontrar qué está provocando el fallo y, evidentemente, evitarlo y resolverlo. Pero también te puede servir para solucionar problemas como, por ejemplo, un arranque del sistema operativo excesivamente lento –para modificar la configuración del ordenador- o para atacar con mayores garantías diversos tipos de malware que atacan de forma directa al arranque del sistema operativo.

Por otro lado, este modo avanzado de inicio del sistema operativo, el modo seguro, nos servirá para resolver problemas de compatibilidad con drivers, o para evitar otro tipo de problemas utilizando las funciones de restaurar sistema en Windows 10. En definitiva, como comentábamos anteriormente, el arranque en modo seguro de Windows 10 nos puede ayudar a atacar todo tipo de problemas en el sistema operativo, pero especialmente cuando están relacionados con el propio inicio del mismo.

Por eso, si te encuentras con alguna de estas situaciones, debes recurrir a este modo, así que te comentamos cómo hacerlo para que puedas iniciarlo siempre que quieras o necesites.

Cómo usarlo para solucionar problemas

Para solucionar problemas de funcionamiento del ordenador, el proceso lo empezaremos con el ordenador apagado, evidentemente. Por lo tanto, si en estos momentos está encendido, aunque sea en BSoD con la pantalla azul, tendremos que apagarlo. Si no pudiéramos hacerlo por la vía convencional, siempre podemos pulsar el botón físico de apagado del ordenador durante unos segundos, hasta que veamos que está apagado por completo. Si está encendido, y estamos ya en Windows 10, lo que podemos hacer es pulsar sobre las opciones de encendido y seleccionar Reiniciar mientras estamos pulsando la tecla Mayus, que nos permitirá acceder a las opciones avanzadas de arranque del sistema operativo de forma directa.

Estando en la pantalla de opciones avanzadas de inicio de Windows 10, entonces tendremos acceso a una opción en la que pone Solucionar problemas. Desde aquí podremos seleccionar Opciones avanzadas. Una vez estemos en la sección de Opciones Avanzadas, ya podremos seleccionar en la esquina inferior derecha la opción Configuración de inicio y, desde aquí, tendremos que pulsar sobre reiniciar. Una vez que el ordenador se reinicie, entonces sí, entre algunas otras opciones nos encontraremos con la posibilidad de arrancar Windows 10 en modo seguro.

Otras formas de arrancar en modo seguro

Aunque la anterior puede ser probablemente la opción más conocida para arrancar desde el modo seguro en tu sistema operativo, hay otras formas que conviene que tengas en cuenta porque pueden ser tu mejor solución dado el caso, así que te comentamos cómo llegar a ellas y qué tienes que hacer paso a paso.

Desde la Configuración

Si el ordenador arranca correctamente, una de las formas más rápidas de arrancar Windows 10 en modo seguro es desde Configuración. En la pantalla principal de Windows 10, en la barra de tareas, podemos pulsar sobre el menú de Inicio para abrir Configuración; o bien, sencillamente usar el atajo de teclado Windows + I para que se abra de forma directa. A partir de aquí, en Actualización y seguridad tendremos que desplazarnos hacia Recuperación, y en el apartado de Inicio avanzado podremos pulsar sobre Reiniciar ahora. Entonces, como antes, tendremos que seguir la ruta Solucionar problemas > Opciones avanzadas > Configuración de inicio > Reiniciar.

Si estamos en la pantalla de inicio de sesión, con el ordenador ya encendido, entonces podremos pulsar el botón de encendido en la esquina inferior derecha de la pantalla, pero mientras mantenemos pulsada la tecla Mayús, como mencionábamos anteriormente. Y a continuación, cuando el ordenador se reinicie por sí solo, tendremos que seguir de nuevo la ruta Solucionar problemas > Opciones avanzadas > Configuración de inicio > Reiniciar.

Windows 10 dirá que podemos reiniciar el dispositivo para cambiar las opciones de arranque avanzadas, incluida la habilitación del modo seguro. Así que presionaremos Reiniciar. Después de que Windows 10 se reinicie una vez más, podemos elegir qué opciones de arranque queremos habilitar. Para entrar en Modo Seguro, tenemos tres opciones diferentes:

  • Modo seguro estándar: presiona la tecla 4 o F4 en el teclado para iniciarlo
  • Modo seguro con funciones de red: presiona 5 o F5
  • Modo seguro con símbolo del sistema: presiona 6 o F6

Iniciaremos sesión en el modo seguro de Windows 10 con una cuenta de usuario con permisos de administrador y realizaremos los cambios que queramos.

Desde el Entorno de recuperación de Windows

Pero si nuestro ordenador se encuentra en una pantalla blanca o negra por completo, entonces podremos arrancar Windows 10 en modo seguro de otra forma. Tendremos primero que acceder al Entorno de recuperación de Windows, de la siguiente manera:

Pulsa el botón físico de encendido 10 segundos para apagar el ordenador, después enciéndelo pulsando de nuevo. Cuando dé la primera muestra de haberse iniciado Windows, entonces mantén de nuevo el botón de encendido durante 10 segundos para que se apague, y una vez más arranca el sistema pulsando este mismo botón. Vuelve a repetir exactamente el mismo proceso una vez más, y ahora debería encenderse directamente en el Entorno de recuperación de Windows o winRE. Ahora bastará con seguir, una vez más, la ruta Solucionar problemas > Opciones avanzadas > Configuración de inicio > Reiniciar.

Con Msconfig

Una buena forma de llegar hasta esta opción es con la herramienta de configuración del sistema a la que puedes llegar con Windows + R o ejecutar escribiendo msconfig. Una vez que lo hayas hecho te aparecerá una nueva pantalla en la que debes ir a la pestaña de arranque. Desde ella, irás al arranque a prueba de errores con las opciones que quieras, como mínimo. Una vez que lo hayas hecho, podrás reiniciar el sistema. Cuando vuelvas a iniciarlo, te entrará automáticamente en el modo seguro.

Concretamente, verás una pantalla para iniciar en este modo de prueba de errores con símbolo de sistema, funciones de red, etc. Tienes que tener en cuenta que para poder utilizar esto tu ordenador tiene que funcionar lo suficiente, ya que si no arranca tendrás que optar a otras soluciones.

msconfig windows

F8 y Mayúsculas + F8

Hasta hace unos años, acceder a este modo era tan sencillo como presionar esta tecla. Ahora no funciona en muchos equipos modernos con Windows 10, aunque hay pocos en los que esta combinación de teclas funciona, especialmente en los que se usan discos duros como unidad principal. Puedes probar, pero es mucho más probable que esto no te funcione. Por suerte, ya te hemos comentado otras formas en que puedes hacer esto mismo que no te requieren mucho tiempo.

Los ordenadores y sus componentes son demasiado rápidos como para permitir que se interrumpa el arranque con estas teclas, aunque no está de más que lo compruebes en tu caso. Puede que te sorprendas y funcione, o que tu equipo sea tan antiguo que realmente lo permita.

Con un USB booteable

Si tienes un USB o unidad de arranque de Windows 10, puedes usarla para arrancar en modo seguro. Esto lo puedes necesitar si el sistema operativo está tan dañado que no puede cargar ni con el método de cierre forzado. Para ello, tendrás que tener este USB de arranque, que habrás creado anteriormente. Si no lo tienes, siempre puedes usar el ordenador de otra persona para crearlo y así acceder a él usando una unidad USB con al menos 8 GB de espacio libre y siguiendo las instrucciones de la web de Microsoft, o el programa que utilices para ello.

Si tienes la unidad de arranque, lo que tienes que hacer es insertarla en tu ordenador e iniciar el ordenador. Tendrás que ir a Reparar el equipo para abrir el Entorno de Recuperación de Windows del que ya te hemos hablado. Desde ahí los pasos son los mismos, accediendo al modo seguro.

usb booteable modo seguro

Interrumpiendo la secuencia de arranque normal

Si Windows 10 no arranca de forma normal en tres intentos, al cuarto, entraremos de forma predeterminada en un modo de reparación automática. Usando este modo, podemos iniciar en modo seguro.

Para activar el modo de reparación automática, debe interrumpir el proceso de arranque normal tres veces consecutivas. Para ello, usaremos el botón Reiniciar o el botón de encendido en el ordenador con Windows 10 para detenerlo durante el arranque, antes de que termine de cargar Windows 10. Si usamos el botón de encendido, es posible que debamos mantenerlo presionado durante al menos 4 segundos para forzar el apagado. Cuando Windows 10 ingresa al modo Reparación automática, lo primero que vemos es una pantalla que nos indica que el sistema operativo está «Preparando reparación automática«.

Luego, puede que nos pida una cuenta para continuar. Elegiremos la cuenta en la que tengamos permisos de administrador. Luego, escribiremos la contraseña de la cuenta de usuario administrador seleccionada. Si no nos solicita esta información, esperaremos a que Windows 10 intente hacer un diagnóstico automático del ordenador.

En la pantalla «Reparación automática» , presionaremos el botón «Opciones avanzadas». Y, luego, elegiremos Solucionar problemas. De aquí en adelante, los pasos que a seguir son los mismos que se muestran en el primer método de Configuración.

Desactivar el modo seguro

Si lo que tienes es problemas para arrancar Windows, tendrás que recurrir a la función de recuperación de Inicio o acceder al modo seguro desde unidades externas de arranque. Sin embargo, si has solucionado los problemas o simplemente quieres volver al modo normal tras hacer los ajustes necesarios, solo tienes que reiniciar el equipo desde el botón de apagado del menú de inicio. De esta forma, lo más habitual es que tu equipo inicie con normalidad. Sin embargo, pueden darse casos en los que esto no sea así.

Puedes tentarte a pensar que este es un modo más seguro y querer quedarte con él, pero lo cierto es que está pensado para un uso ocasional como la solución de problemas, pero es mucho más limitado, así que sí o sí vas a querer volver al modo inicial.

Para ello, tendrás que recurrir nuevamente a msconfig. Puedes pulsar la tecla de Windows + R para abrir ejecutar. Escribes msconfig y das a Enter. Irás a la pantalla de arranque y desde allí seleccionarás inicio normal, que incluye todos los servicios y controladores del dispositivo o desactiva el arranque a prueba de errores. Le das a aplicar y aceptar y una vez que reinicies volverás al modo normal. Lo único que tienes que hacer es volver sobre tus pasos anteriores y comprobar si ya funciona bien.

arranque a prueba de errores

Otras opciones avanzadas de arranque

Aunque el modo seguro de Windows 10 sirve para solucionar determinados tipos de problemas, existen otras opciones avanzadas de arranque para el sistema operativo. En función del problema que esté experimentando nuestro dispositivo, como es evidente, deberíamos utilizar una u otra.

  • Habilitar el modo de vídeo de baja resolución: Esto significa que Windows inicia con el controlador de vídeo normalmente, pero la resolución y frecuencia de actualización las coloca en el mínimo posible.
  • Habilitar el modo depuración: es el modo de inicio para solucionar problemas que se destina a profesionales TI y administradores.
  • Habilitar el registro de arranque: se crea un archivo con el nombre ntblog.txt donde se incluyen todos salen todos los controladores del inicio. Es una información muy útil para arreglar cualquier tipo de problema.
  • Habilitar el modo seguro con funciones de red: Windows se inicia en modo seguro, pero incluye todos lo referente a la red e Internet.
  • Habilitar el modo seguro con símbolo de sistema: se ejecuta el modo seguro sin redes, pero con una ventana de símbolo de sistema, en vez del arranque que normalmente se tiene.
  • Habilitar el modo de restauración de servicios de directorio: se inicia el controlador de dominio de Windows que ejecuta Active Directory. De esta forma el servicio de directorio se restaurará. No es recomendable que lo utilicen usuarios no expertos.
  • La última configuración válida conocida (avanzada): se iniciará Windows con la última configuración que ha funcionado correctamente.
  • Deshabilitar el uso obligatorio de controladores firmados: se podrán instalar controladores que tengan firmas incorrectas.
  • Deshabilitar protección antimalware de inicio temprano.
  • Deshabilitar el reinicio automático en caso de error del sistema: esto impide que Windows se reinicie automáticamente en caso de haya algún error en el sistema operativo. Solo es aconsejable activar esta opción cuando Windows entre en un bucle de error interminable.
¡Sé el primero en comentar!