Mejora el rendimiento en Windows aumentando la memoria virtual

Mejora el rendimiento en Windows aumentando la memoria virtual

Rocío García

Una de las mejores cosas que podemos hacer para mejorar el rendimiento en Windows es ampliar la memoria virtual, cambiar el tamaño o moverla a otra unidad de almacenamiento. Puede que no hayas entendido nada de la frase anterior, pero es un proceso sencillo que nos ayudará a mejorar el rendimiento en nuestro ordenador sin necesidad de cambiar ningún componente de hardware en el mismo. Ahora te explicamos cómo hacerlo aumentando la memoria virtual o moviendo el archivo de paginación en Windows.

Puedes modificar la memoria virtual o mover este archivo de paginación o memoria virtual. Simplemente debes seguir los siguientes pasos accediendo al panel de control de tu ordenador. No te hará falta alterar el hardware ni abrir tu equipo ni tu portátil para mejorar.

Aumenta la memoria virtual

Por defecto, Windows suele establecer un tamaño mínimo inicial del archivo de paginación o memoria virtual igual a la cantidad de RAM instalada en el equipo y un tamaño máximo que suele rondar el triple. Puede que en alguna ocasión hayas visto alguna advertencia en tu equipo que indica que la memoria virtual es insuficiente.

La memoria RAM es un recurso limitado, mientras que a efectos prácticos la memoria virtual es infinita. Ese archivo de paginación es un área en tu disco que Windows usa como si fuese memoria RAM. Cuando decidas el nuevo tamaño que tendrá, simplemente presiona aceptar y mira qué tal se siente el sistema ahora. Este archivo puede tener un tamaño desde 2 GB hasta cualquier cantidad que queramos que tenga.

Se recomienda que el archivo de paginación sea al menos 1,5 veces el tamaño de la memoria RAM instalada, de manera que si esta es de 2 GB se recomienda ampliarla a 3 y si es de 4 GB el archivo de paginación ha de ser de 6 GB. Si tu memoria RAM es baja, es importante asignar memoria virtual a tu ordenador y aumentar su tamaño, mientras que los que tienen una alta memoria RAM no van a tener que necesitarlo puesto que el software que se instale probablemente no la lleve a un nivel máximo. Pero se puede hacer por precaución.

Tanto si te ha aparecido la advertencia como si simplemente te preocupa el rendimiento o te has dado cuenta de que la memoria RAM de tu ordenador es baja, puedes modificarlo desde los ajustes de Windows y vamos a explicarte cómo hacerlo paso a paso en Windows 10. Tienes que tener en cuenta que lo que hoy es una RAM elevada, los tiempos avanzan, los programas también y si te dura mucho tiempo es probable que esta se considere reducida.

Cómo hacerlo

Lo primero que debemos hacer es abrir el panel de configuración de nuestro ordenador. Basta con que vayas a la barra de Inicio de tu ordenador y escribas Panel de control. Ten en cuenta que lo que buscamos no es acceder al apartado de Configuración que usas habitualmente sino al panel de control del ordenador. Una vez que lo hayas escrito, toca para abrirlo.

Aquí nos interesará la primera opción de todas: Sistema y seguridad, tal y como ves en la imagen. Toca sobre ella para abrir todos los ajustes que permite.  Verás que uno de los apartados que se muestran en pantalla es “Sistema”. Toca sobre él para abrirlo.

Windows

Aquí lo primero que nos encontraremos es la información sobre tu equipo: la versión de Windows instalada, el procesador, el tipo de sistema…  Pero lo que nos interesa lo encontraremos en el menú de la parte izquierda. Verás que hay varias opciones y debes elegir “Configuración avanzada del sistema” para aumentar la memoria virtual y mejorar el rendimiento.

Se abrirá una nueva ventana emergente con una serie de pestañas:

  • Nombre del equipo
  • Hardware
  • Opciones avanzadas
  • Protección del sistema
  • Acceso remoto

Busca la opción “Opciones avanzadas” y ábrela tocando sobre su pestaña. Aquí volveremos a ver una serie de ajustes o configuraciones disponibles:

  • Rendimiento
  • Perfiles de usuario
  • Inicio y recuperación

Nos interesará el primero: Rendimiento. Toca sobre Configuración… Y verás que se abre una nueva ventana emergente con más opciones disponibles, tal y como ves en la imagen.

  • Efectos visuales
  • Opciones avanzadas
  • Prevención de ejecución de datos

Memoria virtual

En “Opciones avanzadas” ya encontraremos el apartado que nos interesa: Memoria Virtual. Puedes ver el tamaño total del archivo de paginación o memoria virtual y podemos modificarlo. Toca en “Cambiar…” y desmarca la opción “Administrar automáticamente el tamaño del archivo de paginación para todas las unidades”.  Ahora podrás elegir el tamaño que quieras y en la parte inferior de la pantalla veremos el tamaño actual, el tamaño mínimo y el tamaño recomendado. Elige los valores que consideres y confirma con aceptar.

memoria

Mover el archivo de paginación

El archivo de paginación es, en realidad, la memoria virtual de la que hemos hablado en párrafos anteriores. Es el área del disco duro que Windows usa como si fuera de memoria de acceso aleatorio. De manera predeterminada el sistema de Microsoft almacena este archivo en la misma partición donde están los archivos de Windows, por lo tanto, vamos a poder incrementar el rendimiento del equipo si aumentamos el espacio libre en esa partición de inicio del sistema moviendo el archivo a una partición distinta de otro disco duro, preferiblemente.

Podemos volverlo siguiendo todos los pasos anteriores. En resumen, los siguientes:

  • Abre el Panel de Control
  • Ve a Sistema y seguridad
  • Abre el apartado de Sistema
  • Toca en Configuración avanzada del sistema
  • Elige la opción Opciones avanzadas en Propiedades del sistema
  • Busca Rendimiento
  • Abre la configuración
  • Busca el apartado Memoria virtual

Esta vez no vamos a ampliar la memoria virtual, sino que lo que buscamos es cambiarlo de sitio. Para eso, dentro del apartado de “Memoria virtual” tienes que elegir la opción “Sin archivo de paginación” tal y como puedes ver en la captura de pantalla siguiente. Una vez que lo hayas marcado, elige “Establecer”. En ese momento, nos aparecerá un mensaje que nos alertará de que si el archivo de paginación en la unidad C: tiene un tamaño inicial de menos de un número determinado de MB, es posible que el sistema no pueda crear un archivo de información de depuración si ocurre un error. Aceptamos el mensaje y a continuación procedemos a crear un nuevo archivo de paginación en la unidad de almacenamiento que queramos.

mover archivo paginacion

Puede parecer un proceso largo pero los pasos son prácticamente idénticos en ambos casos así que no tendremos ningún problema en seguirlos en cuestión de minutos y mejorar así el rendimiento de Windows 10. Eso sí, no solo así lo mejoraremos, sino que hay otros aspectos a tener en cuenta.

Trucos para mejorar el rendimiento

Más allá de los pasos anteriores, hay algunos trucos sencillos o consejos que podemos seguir para mejorar el rendimiento en Windows 10 si es lo que nos preocupa. Consejos básicos que no solo mejoran el rendimiento, sino que hacen que el ordenador funcione de forma más segura, más limpia.

Borra lo que no uses

Elimina todos los programas que no utilices y desinstala aplicaciones que no hayas instalado tú. Puede que en alguna instalación hayas añadido todos los componentes que no te sirven para nada o que tengas juegos viejos que ya no usas. Todos los programas que están en el ordenador ocupando sitio para nada, son los que podemos borrar, ya que pueden ralentizar nuestro sistema, ejecutándose en segundo plano, teniendo algún tipo de entrada en el menú de inicio de la sesión o simplemente ocupando un sitio que sería ideal para otros menesteres más orientados al rendimiento.

Solamente tenemos que ir a la búsqueda del menú de Inicio de Windows, escribir Aplicaciones y características y después ir seleccionando uno a uno aquellos que se pueden desinstalar. Así de sencillo.

Deshabilita programas de inicio innecesarios

Al encender el equipo, algunos programas se inician automáticamente y se ejecutan en segundo plano. Puedes deshabilitar estos programas para que no se ejecuten al iniciarse el equipo.

Muchos programas están diseñados para iniciarse automáticamente cuando se inicia Windows. No te darás cuenta de que se están ejecutando, pero se abrirán rápidamente cuando vayas a usarlos. Esto resulta útil para programas que uses mucho, pero no para programas que no uses a menudo, ya que aumenta el tiempo que tarda Windows en iniciarse.

A veces, puedes determinar los programas que se inician automáticamente mirando los iconos de programa del área de notificación que se encuentra en el extremo derecho de la barra de tareas. Mira allí para saber si hay programas en ejecución que no quieras que se inicien automáticamente.

Para hacer que un programa deje de iniciarse automáticamente selecciona el botón Inicio, luego selecciona Configuración > Aplicaciones > Arranque. Posteriormente, abre la configuración de aplicaciones de Inicio En el área Aplicaciones de inicio, busca el programa cuyo inicio automático quieras detener y establécelo en Desactivado.

Comprueba que no tienes malware

Usa un antivirus o limpiadores específicos para evitar virus o malware en el ordenador. Normalmente esto hará que tu rendimiento mejore notablemente, ya que los principales virus que afectan a los ordenadores hacen que vaya mucho más lento. Es importante que este se encuentre actualizado, así como sus bases de datos, para que pueda detectar los nuevos peligros que van apareciendo conforme los ciberdelincuentes buscan nuevas formas de llegar a sus víctimas.

Además de pasar un escaneado completo de tu equipo, es importante que tengas el antivirus activado en todo momento y compruebes que todo está bien si salta indicándote que hay un peligro. Además, no abras archivos adjuntos de emails que no conoces, etc.

Desactiva efectos virtuales

Algo que es muy útil es desactivar los efectos virtuales del sistema. Windows tiene efectos en las pestañas, en las ventanas y en los menús para dar espectacularidad al sistema, lo que ocurre es que todo esto hace que se consuma más memoria y por lo tanto puede ser parte de un problema de lentitud que pudiéramos tener ordenador. El tema está en que si tenemos un PC que no es excesivamente potente tener estos efectos o no tenerlos puede marcar una diferencia de rendimiento mayor de lo que os podéis imaginar.

acelerar windows 10

Para lograr quitar estos efectos debemos abrir la página de Configuración de Windows 10 y escribimos en el buscador Ajustar la apariencia y rendimiento de Windows. Ahora clicamos en el resultado y se nos abrirá una ventana en la que, si entramo en Efectos visuales, vamos a poder desactivarlos.

Debemos elegir la opción Ajustar para obtener el mejor rendimiento. También os aconsejamos marcar la opción Personalizar y desactivar todos los efectos que queramos para tratar de acelerar Windows 10.

1 Comentario