Qué es un SAI y por qué deberías tener uno para proteger tu PC

Qué es un SAI y por qué deberías tener uno para proteger tu PC

Rocío García

Puede que tengas uno o te hayan recomendado comprártelo pero, ¿qué es un SAI y para qué sirve? Aunque su uso mayoritariamente puede aplicarse a industrias o empresas, también son una buena idea a nivel doméstico y aquí te explicamos por qué deberías tener uno, qué tipos hay y qué ventajas tiene el uso de un SAI.

Si vives en una casa en la que habitualmente se va la luz o si vives en una casa en la que hay picos de tensión que hacen que tu ordenador se desconecte de forma repentina, con los riesgos que eso conlleva. En estos casos es buena idea el uso de un SAI y te vamos a explicar cuáles son sus ventajas o sus funciones.

Qué es un SAI

SAI significa Sistema de Alimentación Ininterrumpida. Como su propio nombre indica, es un aparato o dispositivo que tiene como misión proporcionar corriente en caso de que haya un corte o haya un problema eléctrico. Si vives en una zona en la que son comunes los apagones, por ejemplo. Proporciona energía a los aparatos durante un tiempo limitado mientras dura el apagón o evita que se apaguen continuamente en caso de que haya un fallo. Esto permitiría evitar averías en los aparatos al desconectarse repentinamente, entre otras muchas ventajas.

También podemos ver estos sistemas de alimentación ininterrumpida mencionados como UPS por sus siglas en inglés (uninterruptible power supply) y hay muchos tipos de ellos que veremos en próximos párrafos. Cada tipo cubre unas necesidades concretas o tienen misiones específicas según los fallos que haya en el suministro eléctrico: si es una caída de tensión o son picos de corriente o si es una sobretensión prolongada o si es infratensión. Dependiendo de los fallos que tengas tendremos que apostar por un tipo u otro para evitar el error en los aparatos.

Cómo funciona un SAI y qué tipos hay

Puede que pienses que un SAI solo tiene sentido a nivel de una oficina o de una empresa en la que queremos evitar errores o apagados repentinos pero lo cierto es que es un aparato excelente también para tener en casa si queremos proteger nuestros equipos. Es muy fácil utilizar un SAI porque solo debemos conectarnos a la corriente y a los diferentes equipos. Funciona con una batería que es capaz de alimentar lo que tenemos conectado cuando haya un problema con la luz. Si se va la luz, el SAI comienza a funcionar gracias a que es capaz de detectar, a través de un relé, cuándo sucede esto. El resto del tiempo lo tenemos conectado a la corriente pero está en standby hasta que hace falta.

Hay varios tipos aunque el más básico es el modelo standby. Como su propio nombre indica, el aparato está en standby y cuando se va la luz o hay un pico de tensión, el relé da el aviso. El relé del SAI hace que la corriente pase por la batería del dispositivo que produce corriente continua y la convierte en corriente alterna.

offline RAI

El segundo modelo es el SAI Line Interactive que cuenta con un autotransformador encargado de regular los voltajes. Suele ser el más habitual en oficinas y hogares y los habituales que utilizamos con un ordenador. Cuenta con un filtro capaz de estabilizar los picos, controlar y corregir las fluctuaciones de energía.

Interactivo

Por último, otro tipo de SAI es el online y el más avanzado. Están pensados para uso industrial y lo que hace es convertir toda la energía en corriente continua para volver a convertirla en corriente alterna y conseguir que la señal que sale del aparato sea idónea en cualquier caso y durante todo el tiempo. Es el que más nos protege porque no solo nos protege en caso de picos de tensión sino también de cortocircuitos o si hay bajada de tensión. Nos protegen mucho más y esto hace que estén pensados para entornos industriales donde hay muchos equipos que deben funcionar bien.

online

¡Sé el primero en comentar!