Honda CR-V, la conversión híbrida todocamino de 184 CV

Todo amante de la automoción lo sabe: no hay nada como un buen Honda, y este CR-V lo es. Nos referimos al SUV más determinante de la firma, el cual ha sabido crecer a lo largo del tiempo. Es un coche híbrido convencional, con muy buenas prestaciones (mecánicas, de rendimiento y exclusividad), que se muestra como una opción muy a tener en cuenta. Conocemos su ficha técnica.

A principios de 2019 llegaba a España uno de los modelos más esperados y con un lugar propio dentro de la categoría SUV y de la variante híbrida convencional. Se conocía la evolución del famosísimo CR-V que la marca de Honda venía comercializando desde el año 1996, y que a partir de éste se inclinaron por el camino de las motorizaciones híbridas.

De hecho, son muchos los que concuerdan que modelos como este fueron los que hicieron porque las marcas de la competencia lograran coches más desarrollados y de cifras cada vez más importantes. Desde su aparición, hace más de 25 años, el mercado lo fue considerando el coche por excelencia. Y esta versión híbrida se sigue reconociendo así.

Actualmente, y aunque haya firmas que han optado por lanzamientos estratosféricos, esta CR-V le ha ido ganando la batalla a varios rivales cercanos. La experiencia, claro. Muy amplio en su categoría, esta de 2019 equipa motores de 184 CV, el cual se forma con un motor de 2,0 litros de gasolina de ciclo Atkinson.

Aunque este se conforme como el quinto de la descendencia de Honda, se podría decir que es el primero de los coches de nueva generación de los que conocemos en la actualidad. Esto, de todas formas, le ha servido porque sus niveles de ventas hayan sido totalmente satisfactorios, ocupando su sitio entre los 5 vehículos más vendidos en España. Dentro de su segmento, sus rivales más inmediatos se ven en los modelos de Nissan X-Trail o el Hyundai Santa Fe, a los que ha ganado continuamente.

  • Tipo: híbrido convencional (HEV).
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: 30.000 euros
  • Capacidad: 7 plazas
  • Potencia: 184 CV
  • Aceleración: 9,3 segundos/100km/h

Versiones

Atendiendo a esta especificación, el Honda CR-V híbrido nació con esta tecnología en el año 2019, luego de que fuera la propia firma japonesa la que se aventurara por experimentar otras soluciones en modelos de esta motorización en vehículos muy satisfactorios, el Jazz (elegido el coche más fiable del mundo).

A partir de ahí nació el que nos atañe, el cual incorporó la Honda Hybrid Performance con la tecnología Intelligent Multi-Mode Drive. En su caso, y como una vista cada vez más popular, este integra dos motores eléctricos (generador e impulsor) y un motor de gasolina de ciclo Atkinson, con 2,0 litros de cilindrada que, junto a sus baterías, rinde 184 CV de potencia total.

Dado el gran éxito de éste, en los dos últimos años los de Sakura presentaron a sus hermanos de 2020 y 2021. Ambos son vehículos que no se diferencian ampliamente de sus versiones anteriores, puesto que su diseño es el mismo que ofreció la de 2019. Lo único que les otorgaron fue una mayor potencia: para el del 2020, también híbrida convencional, desarrollaron una combinación motorizada que entrega cifras menores de 145 CV. Mientras, la de 2021, ofrece una potencia similar de alto rendimiento: 173 CV.

Diseño

Pasando a su diseño, y luego de ofrecer distintos retoques estéticos, este modelo el último diseño del chasis de Honda, el más sofisticado jamás diseñado para un CR­-V, lo que garantiza que el automóvil ofrezca una experiencia de conducción atractiva con un confort de marcha excelente.

Exterior Honda CR-V híbrido 2019

Y es que este no solamente ahora gana una apariencia más sofisticada, sino que es más robusto y deportivo que nunca. Cuenta con un diseño exterior renovado, junto con unos pasos de ruedas más voluminosos, nervios del capó más definidos y una parrilla característica para la variante híbrida.

Rápidamente reconocible por su estética atlética y musculosa, esta versión presenta también un voladizo trasero más corto y una distancia entre ejes 30 mm más larga que redunda también en un interior más espacioso. Esto se hace llamativo desde sus líneas mejor confeccionadas del capó y una parte trasera que cuenta con nuevas ópticas que se alargan hasta los laterales. Además, sus formas deportivas han mejorado también la aerodinámica con respecto a la generación anterior.

Motor y baterías

Esta quinta generación arrancó de inicio con un motor combinado que consta de un motor de gasolina, atmosférico, de dos litros, como elemento principal. Desarrolla 175 Nm a 4.000 r.p.m. que se traducen en 145 CV a 6.200 r.p.m. Este se une al segundo elemento con el que cuenta este CR-V, un primer motor eléctrico que es capaz de desarrollar 107 kW. Es mucho más grande que lo habitual en un híbrido no enchufable.

A esto hay que sumar una segunda máquina eléctrica que actúa fundamentalmente como generador eléctrico, que es independiente del primero y ligeramente más compacto. Desarrolla unos 275 Nm y en torno a 130 CV, el cual se acopla al motor de gasolina mediante un embrague.

Todo ello se complementa con los elementos de la transmisión que conectan estos componentes y desmultiplican sus velocidades de rotación, una batería de iones de litio bastante compacta y una unidad electrónica que lo gestiona todo. Su batería es de pequeña capacidad, 1kWh, alcanzando una velocidad máxima de 180 km/h. Su aceleración de 0 a 100 km/h es de unos rápidos 9,3 segundos.

Consumo

Como hemos mencionado, entre sus entrañas híbridas se prestan dos motores eléctricos que combinan una potencia total de 184 CV. Esto, por su parte, hace que en el ciclo de homologación correlacionado NEDC, el fabricante japonés anuncie un consumo medio de 5,3 l/100 km, mientras que su nivel de emisiones de 120 g/km de CO2 para las versiones de tracción delantera.

Consumo Honda CR-V híbrido 2019

A su vez, para los modelos que usen tracción total, los datos homologados declarados son 5,5 l/100 km de gasto de combustible y 126 g/km de emisiones de CO2. Este es un buen resultado dentro de su segmento, teniendo en cuenta que hay otros coches más compactos y de dimensiones menores, como el Hyundai Ioniq que registra entre 4,3 y 4,5 litros a los 100.

A su altura se encuentran los Kia Niro, que tiene cifras de 4,8/5 litros/100 km. De hecho, gasta menos que otros de rendimiento cercano, como el Lexus NX F SPORT, que registra 6,50 litros cada 100 kilómetros (15,3 km/l). Un rival directo al que supera claramente.

Interior y acabados

Y si el exterior llama la atención y se refleja una estructura detallada, atractiva y de líneas vistosas, el interior de la CR-V de Honda representa un lugar totalmente confortable y apto para todos. De gran habitabilidad y comodidad para cada uno de los integrantes, tanto para el conductor y su confort a la hora de conducir como al copiloto y resto de pasajeros, dentro vemos una completa digitalización.

Interior Honda CR-V híbrido 2019

Ya sea en el sistema de infoentretenimiento de 7 pulgadas, así como un nuevo panel de instrumentos digital de 7 pulgadas también. Su interior se complementa con unas líneas muy elegantes utilizando materiales simples. Aquí, Honda ha aumentado el espacio para las piernas de los pasajeros de las plazas delanteras, elevando las partes más bajas del salpicadero.

Así, esta versión híbrida, disponible únicamente en 5 puertas (la batería de iones de litio, ubicada bajo el maletero, impide una tercera fila de asientos), ofrece muchísimo espacio tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Respecto al maletero, sigue ofreciendo una gran capacidad, cifrada en 497 litros, que es más que suficiente para acomodar todo el equipaje de los cinco ocupantes. Sus formas son muy regulares, lo que permite aprovecharlo al máximo.

Equipamiento

La del Honda CR-V híbrido es específica tanto por su aspecto como por la información que ofrece. Como mencionamos, el interior está formado por una pantalla que muestra un velocímetro numérico, ofreciendo información del sistema híbrido (flujo de energía, autonomía, datos del ordenador de viaje…) y el nivel de energía que entrega o recupera en la parte superior.

Multimedia

Ahí entran los cuatro niveles de equipamiento, los cuales y a diferencia de otros del segmento, sí que permiten elegir entre una buena variedad. Los niveles disponibles, por orden de menor a mayor equipamiento, son: Comfort (sólo para el 4×2), Elegance, Lifestyle y Executive (sólo para el 4×4).

Algunos elementos de serie desde el nivel básico, el Comfort, son las llantas de aleación de 18 pulgadas, el climatizador automático y los faros y las luces antiniebla de ledes. A partir de ahí viene el segundo, el nivel Elegance, que añade el sistema multimedia Honda Connect con navegador, un climatizador de dos zonas y una cámara de visión trasera.

El intermedio es el Lifestyle, que ya suma elementos distintivos como su tapicería de piel, el aviso de tráfico cruzado al dar marcha atrás, los cristales oscurecidos, los raíles en el techo y la luz en curva. Finalmente, el nivel Executive, el más lujoso. Este cuenta con techo solar panorámico, apertura y cierre del portón con función manos libres, información proyectada en el parabrisas y asientos y volante calefactables. El habitáculo puede ser decorado con molduras en acabado de aluminio o de madera, el cuero puede ser negro o de color marfil y para la carrocería hay ocho colores a elegir.

Extras

En lo que tiene que ver con los extras, y a pesar de que contamos con ya suficientes niveles de equipamiento, Honda tiene para el usuario de la CR-V otros dos niveles para añadir como accesorios al mismo, aparte de cualquiera de los anteriores que podemos integrar al coche.

El primero es el Pack Sport Line Plus, con el que sabremos añadir un toque de deportividad y exclusividad. Suma un faldón delantero y otro lateral, del que también se incluyen estribos negros, alerón del portón trasero en negro, embellecedores de la puerta con el logotipo CR-V en negro o alfombras Elegance.

El segundo de los extras, que pueden ir acompañados de uno u otro nivel de equipamiento, es el Pack Aero que añadirá al vehículo un toque más sofisticado gracias a sus características refinadas y de color de la carrocería. Este pack incluye los paragolpes Aero delantero y trasero, los estribos laterales y el alerón del portón trasero.

Mantenimiento

Además de una mejor eficiencia en términos de consumo, otra de las ventajas que aportan los vehículos con tecnología híbrida, como este Honda CR-V, reside en sus costes de mantenimiento notablemente menores respecto a un automóvil impulsado por un tradicional motor de gasolina o diésel.

El primer principio básico en la tecnología de un coche híbrido eléctrico es el siguiente: al prescindir o no tener elementos mecánicos sujetos al desgaste (aumentan, por tanto, las posibilidades de sufrir una avería), los costes se reducen al ser más sencillos desde el punto de vista tecnológico. Así, los frenos se desgastan menos gracias a tecnologías como la frenada regenerativa.

Frontal

Con ella, en lugar de disipar la energía en forma de calor en los propios frenos, esa energía es recuperada para cargar la batería. Es uno de los varios aspectos por los que tampoco nos debemos preocupar en exceso al utilizar este vehículo. Con todo, tenemos que considerar que en este tipo de híbridos convencionales se llega a prescindir del embrague, alternador, motor de arranque y correa de distribución.

Esos cuatro elementos son muy propensos a fallar o a tener mantenimiento en un coche tradicional, así que es algo que nos quitamos de en medio. También, el motor eléctrico se encarga del frenado del coche al soltar el acelerador, por lo que el gasto en discos y pastillas de freno es muy bajo. Para este SUV Honda CR-V, la marca japonesa precisa igualmente pasar a revisión en su red de concesionarios oficiales cada año o 15.000/20.000 km. Se comprobarán el estado del motor eléctrico, del aceite, batería, neumáticos o frenos. Por lo general, son coches muy fiables.

Garantías

Las garantías de Honda son siempre uno de los aspectos más reconocidos. Es verdad que, como hemos visto, sus coches son altamente eficientes y fiables, por lo que rara vez sufriremos problemas de mecánica o algún desajuste sobre la carrocería del mismo. Aun así, a la hora de compra de este vehículo híbrido, tendremos una garantía muy amplia. Es más; en conjunto con el resto de vehículos nuevos, la garantía del fabricante garantiza que cada viaje se desarrolle sin contratiempos.

Como tal, la cobertura de la garantía de serie de 3 años o 100 000 km (lo que antes suceda) frente a averías mecánicas. Mientras que existe otra garantía de cobertura de cinco años, esta vez para todo lo referido a los componentes híbridos y la batería ponen el broche a una protección de confianza.

¡Sé el primero en comentar!