Qué es un USB booteable y cómo crear uno para arrancar el sistema

Qué es un USB booteable y cómo crear uno para arrancar el sistema

Carlos González

Un USB booteable es una memoria, efectivamente en formato USB, que sirve para llevar a cabo el proceso de ‘boot’, es decir, arrancar el PC desde un USB. Algo necesario para la reparación de archivos críticos del sistema, relacionados con el propio arranque, o sencillamente para arrancar cualquier ordenador sin que haya un sistema operativo instalado. En definitiva, es un USB con archivos necesarios para llevar a cabo el primer arranque. Y esta es la forma en que podemos crear uno, con diversos sistemas operativos y a través de diferentes programas.

Qué es un USB booteable

La palabra booteable es una españolización de la palabra boot, que en términos informáticos significa arranque. Por lo tanto, cuando nos referimos a un USB booteable realmente queremos decir USB de arranque, que son esos que son capaces de ejecutarse automáticamente en un ordenador sin necesidad de que tenga un sistema operativo instalado. Para ello vamos a necesitar una imagen ISO que contiene los archivos a almacenaren la unidad, una memoria USB con espacio suficiente para la imagen ISO que vamos a utilizar y una aplicación específica para grabar esta imagen ISO.

Evidentemente, se recomienda que la memoria sea un USB 3.0, de tal modo que la transferencia de datos se pueda llevar a cabo de forma más rápida. No obstante, para aprovechar sus especificaciones técnicas propias de la especificación tendremos que conectarla a un USB 3.0 del ordenador. Si tienes dudas, puedes leer más acerca de los tipos de USB.

Cómo crear este USB

Ahora procederemos a explicarte algo muy importante, cómo crear un USB booteable con el sistema operativo que quieres instalar. Puedes hacerlo con el símbolo de sistema en Windows o con uno de los programas diseñados específicamente para estas funciones. Si sigues los pasos tal como te indicamos, lo tendrás listo en poco tiempo. Si no tienes los conocimientos suficientes, hazlo con un programa de confianza.

Solo necesitas un USB ejecutable que tenga el espacio suficiente para guardar la imagen ISO del SO que va a contener. Te recomendamos además que tenga USB 3.0 porque proporciona mayor velocidad que un USB 2.0. Con todo lo que necesitas a mano nos podemos a la obra.

Con el símbolo del sistema en Windows

Si bien es cierto que existen multitud de programas para crear un USB booteable, hay usuarios avanzados que se atreven a ejecutar esta tarea en Windows a través del símbolo del sistema. Por tanto, antes de conocer aplicaciones que cumplan dicha función, vamos a detallar el proceso.

  • En primer lugar, vamos a insertar un dispositivo USB en uno de los puertos de nuestro ordenador.
  • Desde la barra de búsqueda de Windows, vamos a teclear cmd para acceder al símbolo del sistema. Clicamos en el icono del mismo para acceder.
  • Ahora escribimos el comando diskpart y pulsamos Enter. Así confirmaremos cualquier entrada, que dará paso siempre a la gestión de los soportes de datos.
  • El siguiente comando que introduciremos el list disk, y avanzamos de nuevo con la tecla Enter. Se nos abrirá una nueva ventana.
  • Reconoceremos el dispositivo USB, por lo general, por su capacidad de almacenamiento. En la mayoría de los casos suele identificarse como disk 1. El disk 0 debe hacer referencia a la partición del sistema del ordenador, en este caso a un disco duro SSD. No obstante, es aconsejable asegurarse de ello.
  • Ahora, para seleccionar nuestro dispositivo USB escribimos sel disk 1 (siempre y cuando este sea nuestro dispositivo).
  • Si no lo has hecho anteriormente, desde aquí también podrás eliminar todo el contenido de tu USB. Hazlo tecleando el comando clean. No obstante, lo aconsejable es realizar esta opción antes de iniciar el proceso de booteo.
  • En la siguiente opción, introduce el comando create partition primary. Con ello estaremos creando una especie de partición principal dentro de nuestro USB.
  • Después tecleamos el comando list par. Para seleccionar la partición que acabamos de generar, debemos escribir nuevamente sel par 1.
  • Pero no se encuentra operativa. Por lo tanto, debemos activarla tecleando el comando active.
  • Ahora es momento de formatear el dispositivo USB de nuestro ordenador con el comando format fs=FAT32 label=»WINDOWSUSB» quick override. También cabe la posibilidad de cambiar el nombre de WINDOWSUSB por otro que nosotros mismos consideremos. Eso sí, no debe tener ni espacios libres ni tampoco caracteres especiales.
  • Este va a ser el nombre con el que vamos a constituir nuestro USB booteable cuando lo conectemos a cualquier ordenador o dispositivo. Por tanto, conviene asignarle un nombre que podamos recordar y de fácil identificación.
  • Una vez que el proceso haya finalizado, el siguiente paso es introducir el comando assing, de manera que asignaremos al USB una letra de la unidad. La F o la G son buenas opciones por lógica.
  • Por último, escribimos exit para cerrar el procedimiento de diskpart. Volvemos a escribir exit para cerrar el asistente de comandos.
  • El paso final es copiar el archivo ISO de Windows en el USB de arranque. Lo puedes hacer arrastrando y soltando.

Programas para crear un USB de arranque

Hay muchos programas que te facilitarán la vida si quieres crear un USB booteable con Windows 10, también para otros sistemas operativos, por lo que es importante que encuentres uno de confianza, seguro y que se adapte a tus preferencias. Por eso, te mencionamos algunos de los programas más aconsejables para que utilices para la instalación de Windows.

Universal USB Installer

Puedes usar una amplia variedad de programas, y funcionan todos ellos de una forma parecida. Al final de este artículo encontrarás un listado con diferentes opciones, pero para este tutorial utilizaremos Universal USB Installer. Una vez descargado lo instalaremos en nuestro ordenador y, al ejecutarlo, nos encontraremos con una pantalla como la anterior. En ella tendremos que seleccionar, en el primer apartado, el sistema operativo o la distribución –si es GNU/Linux- que vamos a guardar en nuestra memoria USB.

En el segundo apartado elegiremos el archivo .ISO que se va a almacenar, que debería estar en alguna carpeta de nuestro ordenador. Únicamente hay que localizar el archivo con el explorador de archivo de Windows y seleccionarlo. Y en el tercer apartado, por último, elegiremos la unidad de almacenamiento. Que, como es evidente, será nuestra memoria USB conectada al ordenador. Como opción adicional, si ya habíamos usado esta memoria USB anteriormente, podemos marcar la opción de Format, que aplicará un formateo rápido a la unidad para que se puedan grabar los nuevos archivos seleccionados de la imagen ISO. Solo nos queda pulsar sobre Create y esperar a que concluya el proceso.

Como avanzábamos, hay diferentes opciones. No son pocos los programas que nos permiten crear un USB booteable en apenas unos minutos. Pero debemos tener en cuenta que no todos ofrecen las mismas opciones de soporte en cuanto a sistemas operativos, además de que cada cual cuenta con sus particularidades. Sea como fuere, los siguientes son algunos de los mejores programas disponibles actualmente para crear un USB booteable.

PassFab para ISO

Esta herramienta nos permite descargar directamente imágenes del sistema de Microsoft, importar archivos desde el ordenador y grabar éstos tanto en CD, DVD, como en pendrive USB que es lo que nos ocupa en este reportaje. Es capaz de trabajar con 2 tipos de particiones (MBR y GPT) y 3 sistemas de archivos (FAT, FAT32 y NTFS). Un programa sencillo que nos permite actualizar fácilmente el sistema operativo, reinstalarlo en un ordenador con problemas o, simplemente, para llevar nuestro OS instalado en un pendrive y poder ejecutarlo en cualquier sitio.

Es la herramienta profesional de grabación de ISO de Windows 10, 8, 8.1 y 7 con el que puedes crear un USB, CD o DVD de arranque fácilmente y en solo 3 pasos. Puedes probarlo gratuitamente o comprarlo. Funciona para las diferentes situaciones a las que tengas que enfrentarte a la hora de crear este archivo.

passfab for iso

Rufus

Compatible con imágenes ISO no solo de Windows, sino también con cualquier distribución de GNU/Linux y otros sistemas operativos. Es un programa sencillo, pero al mismo tiempo se trata de una de las herramientas con más posibilidades. Es uno de los mejores y más completos programas para crear unidades USB de arranque a partir de archivos ISO en Windows. Puedes usarlo para USB de arranque en que se guarden los cambios para otras sesiones.

Puedes formatear y crear soportes USB de arranque fácilmente si quieres instalar un sistema operativo donde no lo hay, actualizar el BIOS o firmware de tu ordenador desde DOS; ejecutar una unidad de bajo nivel y otros casos. Pese a su pequeño tamaño, te ofrece prestaciones de primer nivel.

Es interesante que sepas que este programa para crear USB booteable es libre de distribuir, modificar o vender el software.

LiveUSB Install

Aunque enfocado a la instalación de distribuciones GNU/Linux, LiveUSB Install cuenta con versión compatible con imágenes ISO de Windows. Una de las opciones más interesantes con que cuenta es la descarga directa de distros. Es decir, que no tenemos por qué contar de antes con el archivo .ISO, sino que podemos descargarlo directamente desde sus opciones.

Puedes llevar Windows o Linux en tu bolsillo en una memoria de arranque e instalarlo cuando quieras, así podrás tener el sistema operativo que quieras en tu ordenador. Es una de las alternativas que te puedes plantear por su comodidad y facilidad de uso.

Media Creation Tool

Si lo que quieres es crear un USB booteable con Windows 10, esta es la mejor opción. O al menos, la oficial. Media Creation Tool está orientado únicamente a eso, a crear unidades de instalación del sistema operativo Windows 10. Así que el sistema operativo se descarga de forma directa, y la herramienta hace todo lo necesario con nuestro pendrive para que funcione como medio de arranque. Solo necesitas una licencia oficial del sistema operativo para empezar a arrancarlo fácilmente con un programa de confianza.

La herramienta es gratuita y no requiere de instalación, además de ligera. Como varía según la versión de Windows, lo mejor es que la descargues cada vez que quieras crear un USB booteable, especialmente si ha pasado un tiempo desde la última vez. Recuerda que Microsoft puede cambiar la imagen ISB al lanzar nuevas actualizaciones.

Yumi

Es otra herramienta para crear USB booteable, pero quizás está más orientada para usuarios experimentados que buscan funciones más avanzadas. Y es que además de permitir crear dispositivos booteables o USB de arranque, Yumi ofrece la posibilidad de hacerlo para más de un sistema operativo en la misma llave, lo que se conoce como multiboot.

Además, la propia aplicación permite personalizar el dispositivo adjuntando aquellas aplicaciones que deseemos incluir en la nueva instalación como antivirus o todo tipo de utilidades adicionales al propio sistema.

RMPrepUSB

Al igual que Yumi, RMPrepUSB es otra aplicación para crear USB booteables pensada para aquellos que buscan herramientas completas y con opciones avanzadas, es decir, usuarios expertos en este tipo de tareas.

RMPrepUSB nos permite crear unidades USB con multiboot, varios sistemas en una única llave, y además no se limita a archivos ISO, sino que también permite utilizar otros formatos alternativos. Además, por si fuera poco, tiene más de 150 artículos, la mayoría de ellos relacionados con el arranque USB y grub4dos.

ULTRAISO

UltraISO es otra herramienta que nos permite crear archivos ISO. Es una aplicación de pago, pero permite descargar una versión de prueba gratuita. Entre sus principales características destaca la verificación de archivos antes de generar el USB booteable.

Esto es una gran ventaja ya que evita copiar archivos con defectos que no funcionen en el futuro. También permite editar directamente el archivo de imagen ISO, permite extraer archivos y carpetas desde el archivo de imagen ISO o permite optimizar automáticamente la estructura del archivo de imagen ISO para ahorrar espacio en el disco duro.

Cuenta con una gran cantidad de posibilidades, como editar archivos de imagen ISO, extraer carpetas y archivos diresctamente del archivo de imagen ISO y mucho más.

UNetbootin

Si lo que necesitas es crear USB booteables específicos para distribuciones Linux, UNetbootin es una de las mejores opciones. Esta aplicación cuenta con el soporte incorporado para descargar y cargar automáticamente las distribuciones de Ubuntu, Debian, openSUSE, Fedora, PCLinuxOS entre muchas otras.

Puedes crear unidades USB Live de arranque para Ubuntu y otras distribuciones de Linux sin necesidad de grabar un CD, descargando la distribución compatible lista para usar que quieras o con tu propio archivo .iso de Linux.

Esta otra alternativa compatible con sistemas Windows, Linux y Mac y una de las preferidas entre los usuarios de distribuciones de Linux, ya que, en el caso que aún no hayamos descargado la imagen de la distribución de Linux que queremos instalar, lo podremos desde esta misma aplicación. Además, permite incluir en el USB booteable otras herramientas adicionales que nos serán de gran utilidad para poner en marcha un nuevo sistema.

Debemos destacar además que es una aplicación muy sencilla por lo que no son necesarios grandes conocimientos para crear un USB booteable.

UltraISO[/UNetbootin]

¿Y puedo instalar Windows 8.1 en un USB?

Gracias a este manual en vídeo vamos a aprender a instalar Windows 8.1 en una memoria USB para usarlo de forma portable en cualquier ordenador, sin tener que instalarlo en el disco duro. Para lograrlo, vamos a utilizar la aplicación gratuita WinToUSB, que deberemos descargar e instalar en el equipo para poder comenzar el proceso.

La aplicación es extremadamente sencilla. El primer paso será seleccionar la imagen ISO de Windows 8.1 que utilizaremos para instalar en la memoria USB. También podremos instalar el sistema operativo desde una unidad de DVD, utilizando el disco original de instalación de Windows. En caso de existir varias versiones, tendremos que elegir la que queramos instalar.

En el siguiente paso elegiremos la memoria USB donde se realizará la instalación. Debemos tener la memoria conectada al puerto USB del ordenador y esta debe tener al menos 16 gigas de capacidad. El programa se encargará de formatear y preparar la memoria USB para la instalación.

Una vez finalizado esto, comenzará el proceso de copia e instalación, que tardará algunos minutos en completarse. Sólo nos quedará esperar a que finalice este proceso y ya podremos arrancar el ordenador desde la memoria USB para ver cómo se inicia la versión portable de Windows 8.1.

Todos los detalles y una explicación más exhaustiva la podréis ver en el siguiente videotutorial. No olvidéis visitar nuestro foro dedicado a Windows 8 donde podrás plantear tus preguntas y resolver tus dudas relacionadas con el sistema operativo de Microsoft.

1 Comentario