Cómo usar Linux en tu ordenador sin desinstalar Windows

Cómo usar Linux en tu ordenador sin desinstalar Windows

Rocío García

Seguramente sabes que hay muchos sistemas operativos y no solo el que tú tienes instalado en tu ordenador. O el de tu teléfono móvil. Por ejemplo, tienes quizá Android y Windows. Pero en el ordenador también puedes tener varios sistemas operativos diferentes. Seguro que has escuchado hablar de Linux. Las máquinas virtuales permiten que tengas un sistema operativo dentro de otro, es decir, que tengas Linux en tu ordenador con Windows. Por eso te explicamos en este artículo cómo instalar una máquina virtual Linux en Windows si quieres probar las distintas funciones.

Lo que permite la máquina virtual es que en tu ordenador instales o cargues otro sistema operativo diferente y se comporte como si realmente estuviésemos usándolo como el sistema instalado por defecto o de forma definitiva. Pero es virtual, similar a un emulador de consolas para ordenador. Esto nos permite comprobar si nos gusta antes de decidirnos por uno u otro o simplemente probar herramientas que no funcionan en el sistema operativo que tenemos instalado. Si no nos gusta, solo tenemos que eliminarlo y seguir como antes.

Qué es una máquina virtual para Windows

Una máquina virtual Linux nos permite utilizar Linux si tienes un ordenador con Windows pero quieres utilizar Linux pero no quieres instalarlo y desinstalar Windows, como hemos explicado en los párrafos anteriores. Por ejemplo, si quieres probar cómo es antes de decidirte al instalarlo al completo y cambiar definitivamente tu sistema operativo. Usar una máquina virtual para Windows nos permite ver todas las opciones y la “interfaz” pero sin necesidad de realizar el cambio completo.

Hay diferentes formas de conseguir una máquina virtual Linux en Windows. Una de ellas es utilizar el subsistema Linux de Windows 10 que incorpora Microsoft y que nos ofrece algo similar a una integración nativa de Linux en el kernel de Windows para que puedas ejecutar los sistemas. Pero no es la única opción, puedes usar una máquina virtual Linux en Windows para probar estas herramientas.

Ventajas de una máquina virtual

Son muchas las ventajas de utilizar una máquina virtual Linux o de cualquier otro sistema operativo en Windows. En el campo profesional, personal. Por trabajo, por ocio o por aprender son muy interesantes. Lo principal es que podrás probar otros sistemas operativos sin necesidad de pasar por el proceso de desinstalar o instalar por completo algo. No es como tener que instalar algo nuevo en tu ordenador o quitarlo si no te convence o no te acostumbras. Así puedes hacerlo más rápido y probar el sistema operativo que quieras. Si no te convence, no hay ningún problema.

Prueba herramientas o aplicaciones que están pensadas para otros sistemas si necesitas usar algo que en concreto no está desarrollado para tu sistema operativo. Si tienes Linux y un juego o aplicación solo está para Android, puedes usar este proceso a la inversa que como te explicamos a ti. O si está para macOS, etc.

Puedes probar las aplicaciones que tú mismo has creado si eres desarrollador. Esta es probablemente la opción más útil ya que si creas un programa podrás ver cómo queda en los diferentes sistemas operativos y ajustar las configuraciones, solucionar posibles errores y adaptarlo correctamente a cada una de las versiones instaladas haciéndote una idea final y definitiva.

Programas para las máquinas virtuales

Hay diferentes programas que te servirán para usar máquinas virtuales y tener otros sistemas operativos. Algunos de los programas o métodos para hacerlo son:

Virtualbox

Es el más popular y ya hablaremos de él en próximos párrafos, porque es el que vamos a utilizar para explicarte cómo instalar una máquina virtual en tu ordenador con Windows. Está disponible para varios sistemas operativos, es gratuito y es bastante más sencillo que otros que cumplen la misma función. Es una opción muy recomendable gracias a que es fácil de manejar a cualquier nivel y hay una gran cantidad de información con tutoriales en caso de que tengas alguna duda.

WMWare

Otro de los más conocidos es VMWare y encontrarás máquinas virtuales disponibles que te permiten importar directamente. Es gratuito y está pensado para sistemas Windows o Linux. La instalación es bastante sencilla aunque algo más compleja que el anterior, con todo tipo de herramientas y opciones de configuración y con la gran ventaja de poder tener varios sistemas operativos virtuales en prueba.

Hyper-V

Seguro que también lees sobre Hyper-V porque es la aplicación que cuenta Microsoft con este fin. Una aplicación que permite lo mismo que las anteriores y que agrega todo tipo de funciones para que puedas usarlas en tu ordenador.

HyperV

Subsistema de Linux en Windows

También te explicaremos, en próximos párrafos, cómo funciona el subsistema de Windows para Linux. Se trata de un software propio del sistema operativo de Microsoft que nos permite usar Linux como SO invitado sin necesidad de renunciar al sistema que tenemos instalado. Funciona desde 2020 con la versión WSL 2 que añade mejoras y que permite utilizar la versión original del kernel de Linux. Es una opción muy interesante si quieres ejecutar programas Linux sin complicaciones.

Usar Virtualbox

Virtualbox es posiblemente la opción más popular y más recomendable, como hemos recogido en los párrafos anteriores. Se trata de un programa que nos permite instalar sistemas operativos considerados como “invitados” en un ordenador en el que hay otro sistema operativo nativo. Por ejemplo, instalar GNU/Linux en un ordenador en el que tienes Windows. Aunque aquí te explicamos cómo hacerlo con GNU/Linux, también puedes probarlo con otros sistemas que quieras probar y que puedan serte útiles. Como programador o simplemente si tienes curiosidad o si quieres experimentar, aprender, instalar nuevas herramientas, etc. Las características que tiene VirtualBox son muy interesantes. Nos ofrece algunas funciones como:

  • Agrupar máquinas virtuales en el programa
  • Clonar máquinas con funciones de clonado de máquinas
  • Una pantalla remota para controlar la máquina virtual
  • Múltiples resoluciones de pantalla
  • La posibilidad de configurar hasta 32 CPUs
  • Es compatible con todo tipo de hardware
  • Soporte completo ACPI
  • Sistema de instantáneas completo
  • Etc

Maquinas virtuales VirtualBox

Instalar Virtualbox

Lo único que necesitas para poder hacerlo es tener un ordenador con Windows 10 y una imagen ISO del sistema operativo si vas a crear la máquina virtual desde cero o bien la propia máquina ya creada. Además, necesitarás el software que hará de máquina virtual que es, como hemos explicado, Virtualbox. Aunque no es el único, te explicamos cómo utilizarlo.

La opción más cómoda para configurar Virtualbox es recurrir a máquinas virtuales preparadas para ejecutar directamente desde el software, tal y como explicamos en el siguiente apartado y como te recomendamos que hagas, salvo que no haya ninguna imagen que se corresponda con lo que quiere instalar o probar. O simplemente porque quieras crearla desde cero.

Lo primero que tendrás que hacer es ir a la página de Virtual Box y descargar el software en tu ordenador. Funciona con Windows, Linux, Macintosh y Solaris con sistemas operativos Windows en prácticamente cualquier versión o actualización. Sólo tienes que ir a la página web, elegir la versión que corresponde a tu sistema operativo o a tu versión del sistema y descargar el archivo. Sigue los pasos para ir completando la instalación y ve pulsando en “Siguiente” hasta completarlo.

Virtual Box

Máquinas virtuales para VirtualBox

Puedes descargar las máquinas para VirtualBox o crear las tuyas propias.

Descargar máquinas preparadas

Desde la página web descargarmaquinasvirtuales.com tenemos una serie de imágenes en formato .OVA que podemos descargar sin necesidad de instalar desde cero el sistema operativo. Una vez que hayas descargado las diferentes imágenes que hay disponibles en la página web puedes usarlas en VirtualBox para comenzar. Las imágenes están comprimidas en formato ZIP y puedes importarlas con VirtualBox.

Aquí encontramos distintas imágenes como Ubuntu, Linux Mint, Fedora, elementary OS, Fedora, ReactOS, Zorin OS… Puedes arrancar Virtualbox e importar las imágenes, como podemos ver en las propias capturas de pantalla que nos ofrece descargarmaquinasvirtuales.com:

  • Arranca VirtualBox en tu ordenador con Windows
  • Toca en la parte superior izquierda de la pantalla
  • Ve a “Archivo” y busca la opción “Importar servicio virtualizado”
  • Busca el archivo OVA que tengas en el ordenador, previamente descomprimido
  • Marca la opción “Reinicializar la dirección MAC de todas las tarjetas de red”
  • Una vez que esté listo, toca en el botón “Importar”
  • Se iniciará la importación en unos minutos
  • Una vez que esté completada, toca en el botón verde de “Iniciar”
  • La máquina virtual estará arrancada y podrás acceder
Importar maquina virtual en VirtualBox

Capturas de pantalla de descargarmaquinasvirtuales.com

Crear máquina

Como hemos explicado, lo más cómodo para usar VirtualBox es que importes una máquina ya creada para no tener que crear la tuya. Pero puede que quieras empezar desde cero a configurarla. En ese caso, necesitarás la imagen ISO con el sistema operativo correspondiente. Una vez que la tengas, tendrás que seguir unos pasos algo más complejos pero accesibles a nivel de usuario:

  • Ejecuta VirtualBox en tu ordenador, una vez ya instalado
  • Pulsa en “Nueva”, en la parte superior de la ventana principal
  • En una ventana, tendrás que rellenar los datos
    • Nombre
    • Carpeta de máquina
    • Tipo
    • Versión
  • Pulsa sobre “Siguiente” para ir configurando
  • Tendrás que configurar la memoria RAM asignada a la máquina virtual
  • El tamaño que quieres que la máquina tenga en el disco duro
  • Una vez rellenados los campos, tendrás la máquina lista
  • Accede a la configuración y cambia los parámetros que quieras
  • Ve a Configuración y a “Almacenamiento”
  • Aquí tendrás que montar la imagen ISO del sistema operativo
  • Una vez completado el proceso, tendrás lista la máquina
  • Instala el sistema operativo como si estuvieses haciéndolo de forma “real”

Crear maquina en virtualbox

Subsistema Linux en Windows 10

Más allá de las máquinas virtuales que puedas usar, como Virtualbox, Windows nos ofrece el subsistema Linux en Windows 10 para que puedas probar herramientas directamente sin instalar nada más y desde el propio sistema operativo Microsoft.

Un subsistema Linux en Windows 10 nos permite ejecutar herramientas nativas de Linux directamente en Windows. Tenemos el escritorio tradicional de Windows pero podemos probar Linux sin cambiar de sistema operativo. Es decir, nos permite utilizar distribuciones de GNU/Linux pero sin salir del sistema operativo de Microsoft. Permite que probemos las herramientas que nos ofrecen las distintas distribuciones pero sin salir de Windows. Es útil para desarrolladores, por ejemplo, si quieren ejecutar un entorno para probar alguna herramienta desde Windows sin modificarlo.

Para que funcione, normalmente tenemos que elegir las distribuciones de GNU/Linux que necesitamos o que queremos tener y una vez que las tengamos instaladas podemos instalar o invocar aplicaciones de GNU/Linux en Windows.

WSL 2

WSL es una versión de la arquitectura en WSL que mejora lo anterior y aumenta el rendimiento. WSL 2 permite que la interacción entre Windows y las distribuciones de Linux sean más eficaces, mejora el rendimiento y tiene mayor compatibilidad con las distintas llamadas del sistema. Se estrenó en 2020 y sólo está disponible en Windows 10 en su versión de 2004 con la compilación 19041 o con compilaciones posteriores.

A diferencia de WSL 1, el anterior subsistema de Windows para Linux, aquí tenemos la posibilidad de acceder al kernel de Linux completo, compatibilidad completa con las llamadas del sistema o VM administradas. También, como hemos explicado, se mejora el rendimiento entre sistemas de archivos del sistema operativo.

Cómo instalar WSL de Windows

Para instalar la distribución de Linux que quieras, podrás hacerlo fácilmente desde la Microsoft Store de Windows, donde tendrás que seguir unos pasos básicos

Ve a la Microsoft Store y elige la distribución de Linux que quieras. O bien elige cualquiera de las siguientes en la lista a continuación. Cada distribución la encontrarás en los siguientes enlaces:

ubuntu

Una vez que hayas accedido a cualquiera de ellas, la que te interese, tendrás que tocar en “Obtener” en la parte superior de la pantalla y encima de las capturas de pantalla de la misma. Pasará a instalarse en tu ordenador con Windows y podrás iniciarla. Tardará varios minutos en descargarse al completo y podrás empezar a utilizar la distro descargada en tu ordenador con Windows. Para poder usarla necesitarás mínimos conocimientos de Linux y usar las líneas de comandos correspondientes.