Aplicar un impuesto a los ordenadores, posible alternativa para financiar la televisión pública

La financiación de la televisión pública sigue dando quebraderos de cabeza a algunos gobiernos europeos como el español o el francés. Este último estudia aplicar un impuesto a equipos informáticos por el aumento en su uso para disfrutar de contenidos televisivos y así financiar su TV pública.

El Ministerio de Cultura francés se plantea nuevas formas de financiación de su sistema de radio y televisión públicas. Según leemos en un artículo de The Guardian recogido por Nación Red, en la actualidad se recaudan 125 euros por cada hogar galo con televisión y de este modo se financian dichos medios. Sin embargo, la recaudación no parece suficiente para cubrir los gastos que generan, tal y como reconoce el nuevo Gobierno de François Hollande, por lo que se dispone a recaudar 7.500 millones de euros extra con un nuevo plan impositivo.

Aunque no ha sido revelado en qué consistirá excatamente este plan, han comenzado a surgir las primeras informaciones que apuntan a la creación de un impuesto que grave el uso televisivo de nuevos dispositivos como ordenadores, tabletas y smartphones. Desde el país vecino se señala que se ha producido un aumento del 41% respecto a 2011 en el consumo de programas de televisión en las pantallas de los citados dispositivos, por lo que consideran lógico aplicar a estos equipos tasas para financiar la televisión.

Poco más se sabe de esta alternativa por el momento, salvo que entraría en vigor a partir de 2013. ¿Se aplicará a todos los equipos informáticos y móviles que se vendan a partir del año que viene? Esto plantearía el problema de la aplicación del impuesto de forma indiscriminada, puesto que aunque cada vez sea mayor el consumo de televisión en dichos dispositivos, la adquisición de uno de ellos no implica que vaya a ser utilizado para este fin. Estaríamos ante una situación similar al del canon para compensar a los artistas por el potencial uso de equipos informáticos para grabar o reproducir sus contenidos.

¿Estudiará España este modelo en caso de llevarse a cabo? Parece poco probable que se aplique en nuestro país a corto plazo. Lo que sí gana más enteros es la creación de un canon que pagarían los ciudadanos para financiar la televisión y radio pública, en la línea del repago que está introduciendo el Gobierno en otros ámbitos como el de la sanidad. La vuelta de la publicidad se ve por parte de muchos como la solución idónea, aunque el Ejecutivo no ha dado pasos firmes en esta dirección.