FACUA denuncia la impunidad de los operadores si se retrasan en las nuevas portabilidades

Desde el 1 de junio está en vigor el nuevo proceso de portabilidad móvil que permite cambiar de operador en apenas un día. Sin embargo, desde FACUA se critica que no se obligue a las compañías a compensar económicamente a los usuarios que sufran retrasos en estos procesos.

Con el fin de fomentar la competitividad dentro del sector de la telefonía móvil, la CMT impulsó el proceso de portabilidad exprés que permite desde este mes a los usuarios cambiar de operador con una mayor celeridad. De este modo, con menos tiempo de reacción, los operadores se ven limitados a la hora de hacer las llamadas contraofertas con las que intentan retener a los usuarios que quieren portar su línea a otra compañía y las compañías más pequeñas, sin capacidad para contraofertar, se pueden ver beneficiadas.

Los operadores afectados sí son compensados

Se trata de una reclamación histórica de distintas empresas y organizaciones como FACUA-Consumidores en acción. A pesar de haberse conseguido, desde dicha organización se han denunciado las "carencias" del cambio regulatorio. Su principal reivindicación pasa por la falta de compensaciones económicas a los usuarios en caso de que los operadores no respeten los plazos en el proceso de portabilidad. "Curiosamente, cuando se dan incidencias en las portabilidades, las compañías sí están obligadas a abonar indemnizaciones a los operadores afectados por ellas, pero no a los clientes", subraya Rubén Sánchez, portavoz de FACUA.

En opinión de la organización "cada día de retraso" tendría que ser compensado de forma económica al usuario, que puede ver cómo se queda incomunicado por un fallo ajeno. Aunque se pueden "exigir las indemnizaciones por interrupciones en el servicio establecidas en la Carta de derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas", según FACUA se trata de "cantidades ridículas y deberían revisarse, pero es lo único reclamable de momento, salvo que acreditemos que el problema de estar incomunicados nos ha causado un perjuicio económico".

Sánchez destaca que el nuevo proceso puede dar pie a que sigan produciendo casos del que denomina "síndrome del teléfono invisible". Con estas palabras se refiere al fallo en la comunicación entre compañías a la hora de tramitar la portabilidad, de modo que algunas no actualizan sus sistemas y dejan al usuario sin poder recibir llamadas provenientes de las compañías que no han sido notificadas de la portabilidad. "Lo peor es que cuando reclamamos por este motivo a nuestra nueva compañía o al operador desde el que no podemos recibir llamadas, a menudo sus servicios de atención al cliente no son capaces de entender el origen del problema e incluso en ocasiones hacen creer a los afectados que está causado por fallos puntuales de cobertura", denuncia FACUA.

¿Atenderá el Ejecutivo estas reclamaciones de derechos por parte de FACUA?